El SPD se impone en Hamburgo y la CDU cae a la tercera plaza

Los ultras de AfD entran por la mínima en el Parlamento regional en un claro retroceso tras la matanza de Hanau

Hamburg state election
El principal candidato y alcalde de Hamburgo, Peter Tschentscher, de los socialdemócratas (SPD) reacciona después de las primeras encuestas, Alemania, el 23 de febrero de 2020. (Christian Mang/REUTERS)CHRISTIAN MANGReuters

Por la mínima. El partido ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) seguirá en el Parlamento de la ciudad-estado de Hamburgo tras superar con una décima el mínimo necesario por el sistema de votación germano, que deja fuera del Congreso a aquellos partidos que no alcanzan el 5% de los votos. Así lo dictaron las urnas de los comicios regionales de este “Land” en los que el Partido Socialdemócrata (SPD) ganó con claridad al lograr el 38,9 de los votos.

Aunque Hamburgo nunca fue el feudo predilecto de los ultras, el 5,1% alcanzado por la AfD -que supone la pérdida de un punto con respecto a las elecciones pasadas-, deviene en una multitud de lecturas pero sobre todo en la primera consecuencia directa de la masacre de Hanau, en la que un racista declarado asesinó a tiros a diez personas, y por la que la AfD evitó en todo momento calificar los hechos de terrorismo y, menos aún, de terrorismo ultraderechista.

A pesar de la victoria, el SPD se anotó un importante desgaste al dejarse desde la última cita electoral ocho puntos por lo que, para muchos, el verdadero ganador fue el partido de Los Verdes que se alzó con el 24,4% de las papeletas lo que supone un ascenso de 13,1 puntos o lo que es lo mismo, el doble de lo que consiguió hace ahora cinco años. Una cifra que para muchos analistas es el reflejo de la ola ecologista que recorre el país desde las elecciones europeas de mayo de 2019, con la preocupación por el clima como telón de fondo.

Todo lo contrario que lo acontecido en el partido de Angela Merkel. Los electores de Hamburgo infligieron un revés electoral a la Unión Cristianodemócrata (CDU), en plena crisis interna de la formación. El partido conservador, que busca a la vez un líder y una línea coherente después de que la sucesora de Merkel arrojara la toalla a mediados de febrero, cae a la tercera posición, con el 11,2% de los votos, frente al 15,9% de la última elección en 2015. “Es un desastre”, comentó la televisión pública ARD, que habló del “segundo peor resultado de la historia” para el partido conservador, después del 9% que cosechó en 1951 en la ciudad-estado de Bremen.

Por su parte, los liberales del FDP no acceden a la Asamblea regional por la mínima al lograr el 5% de los sufragios. Este partido estuvo en el centro de la reciente crisis política en el estado de Turingia donde un liberal fue elegido a la presidencia regional con el apoyo de la derecha y la extrema derecha.Con estos datos, el actual alcalde, el socialdemócrata Peter Tschentscher, que accedió al cargo en marzo de 2018, cuando su predecesor, Olaf Scholz, saltó al Ministerio de Finanzas, podría revalidar el cargo y buscar un socio minoritario para forjar una mayoría estable, básicamente y salvo sorpresas, con La Izquierda o con Los Verdes.

Estas elecciones eran la primera cita con las urnas tras una serie de acontecimientos que han hecho tambalearse la política alemana y que, en opinión de los expertos, influyeron en el voto. Así, la ruptura del cordón sanitario a la ultraderecha en Turingia castigó a la CDU y al FDP, los dos partidos que votaron junto a AfD para aupar a un liberal como jefe del Ejecutivo regional, pero que dimitió unos días más tarde por la presión y las críticas. Asimismo, el atentado xenófobo de Hanau del miércoles fue el detonante que animó a muchos electores ha dejar fuera del Parlamento regional a la AfD.

Unos datos que sin duda pueden ser analizados en clave nacional. De hecho, la cita electoral de Hamburgo, aunque es poco representativa para el conjunto del país con sus 1,3 millones de electores mayores de 16 años que suelen votar al centro izquierda en una ciudad próspera, se produce en plena crisis de identidad del partido de Merkel. En esta línea, la CDU tiene previsto anunciar mañana al candidato para preparar la sucesión de Angela Merkel en el horizonte de 2021, aunque tendrá que aclarar su posición ante los extremos.