Macron amenazó a Boris Johnson con cerrar la frontera si no tomaba medidas contra el virus

Horas después el primer ministro británico ordenaba la clausura de pubs, restaurantes y gimnasios

Emmanuel Macron y Boris Johnson, en una rueda de prensa en París
Emmanuel Macron y Boris Johnson, en una rueda de prensa en París

El presidente francés, Emmanuel Macron, llegó a amenazar con cerrar la frontera de Francia con Gran Bretaña el viernes al primer ministro Boris Johnson si no tomaba medidas más estrictas para contener el brote de coronavirus, según ha informado hoy “Liberation”.

Curiosamente, ese día por la noche Johnson ordenó a pubs, restaurantes, teatros, cines y gimnasios que cerraran sus puertas para frenar la propagación de la pandemia, varios días después de que otros países europeos pusieran a sus ciudadanos en cuarentena.

El periódico francés, citando fuentes de la oficina de Macron, incide en que la decisión de Johnson se produjo después de que el líder francés le diera un ultimátum por la mañana, amenazando con prohibir la entrada a cualquier viajero procedente de Reino Unido si no había nuevas medidas.

“Tuvimos que amenazarlo claramente para que finalmente se moviera”, dice el medio citando a un funcionario del Elíseo. La oficina de Macron ha declinado hacer comentarios, pero otra fuente cercana al presidente confirmó que sí hubo una conversación entre los dos líderes el viernes. “La forma en que se presenta la noticia es un poco dura, pero de hecho nos estábamos preparando para cerrar (la frontera)”, dijo la fuente a Reuters.

Justificación de Downing Street

Al otro lado del Canal de la Mancha, cuando se le preguntó sobre la información, una portavoz de Downing Street dijo: “Como dijo el viernes el primer ministro, estas nuevas medidas se tomaron con base en el asesoramiento científico y de acuerdo con el plan de acción del gobierno establecido hace dos semanas”. El “premier” ha repetido que está actuando bajo la guía de sus asesores científicos a medida que intensifica los esfuerzos para limitar el brote.

Macron ordenó el lunes estrictas restricciones al movimiento de los franceses. Los restaurantes, bares y escuelas se han cerrado en todo el país y se ha ordenado a las personas que se queden en sus casas a no ser que salgan para comprar víveres, ir al trabajo, hacer ejercicio o recibir atención médica. Macron también presionó para que los Estados miembros de la Unión Europea cerrasen las fronteras externas del bloque a principios de esta semana.

El artículo se hace eco de los comentarios que el primer ministro galo, Edouard Philippe, hizo en una entrevista el martes. “Si los países vecinos, Gran Bretaña, por ejemplo, permanecieran demasiado tiempo en una situación sin tomar estas medidas, entonces sería difícil aceptar en nuestro territorio a ciudadanos británicos que se habrían movido libremente en su propio país”, dijo Philippe. Gran Bretaña abandonó la UE el 1 de febrero, pero permanece en una zona de libre circulación con el bloque hasta fin de año.