Trump reaviva la teoría de que el virus surgió en un laboratorio chino

Un murciélago lo habría contagiado a uno de los empleados del centro, ubicado en Wuhan

Trump leads COVID-19 task force briefing
El presidente Donald J. Trump y el vicepresidente Mike Pence salen del Despacho Oval para ofrecer la rueda de prensa diaria sobre el coronavirusContacto Contacto

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y medios afines a la Casa Blanca como la cadena Fox han resucitado en las últimas horas la teoría de que el Covid-19 se originó en un laboratorio de la ciudad china de Wuhan, epicentro de la pandemia.

El matiz que añaden en esta ocasión las fuentes de Inteligencia citadas por Fox News -y que encabeza su edición digital de hoy- sería que el coronaviruos fue creado no como una arma biológica, sino como resultado del esfuerzo de China para demostrar que su capacidad para identificar y combatir virus es igual o suiperior a la de Estados Unidos. Según sus conidentes, la transmisión inicial del virus fue de murciélago a humano, y que el “paciente cero” trabajó en el laboratorio y luego pasó a la población de Wuhan.

La “creciente confianza” en la validez de esta teoría está fundamentada en documentos y pruebas clasificados y públicos, añadieron las fuentes. Fox News admite no obstante que éstas han insistido en que los informes no son definitivos y que la investigación continúa.

En lo que todas las fuentes están de acuerdo, dice la cadena, es en el amplio encubrimiento de datos e información sobre el Covid-19 protagonizado por el Gobierno chino. Y preguntado sobre estos informes por el reportero de Fox News John Robert, el presidente Trump comentó en la rueda de prensa de coronavirus del ayer: “Cada vez estamos escuchando más esta historia... estamos haciendo un examen muy completo de esta horrible situación”.

Esta nueva ofensiva mediática de la Casa Blanca, que algunos medios de EE UU interpretan como una maniobra de distracción para sortear de alguna manera las duras críticas recibidas por su gestión de la crisis, llega poco después de que el general del Ejército Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto, incidiese en que el origen de la pandemia podría ser natural.

Cuando se le preguntó en una rueda de prensa en el Pentágono si tenía alguna evidencia de que el virus comenzó en un laboratorio chino y tal vez fue liberado accidentalmente, Milley se negó a ser categórico. “Existe una gran cantidad de rumores y especulaciones en una amplia variedad de medios, blogs, etc. No debería sorprenderle que nos hayamos interesado mucho en esa teoría y que ha sido muy difícil el trabajo de Inteligencia”, dijo Milley. “Y solo diría, en este punto, no es concluyente, aunque el peso de la evidencia parece indicar que el origen fue natural. Pero no lo sabemos con certeza”, informa Reuters.

Tensión con Pekín

Los comentarios del jefe del Estado Mayor Conjunto podrían avivar nuevamente la tensión con Pekín, donde el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, escribió en Twitter el mes pasado que el Ejército de los Estados Unidos podría haber “traído la epidemia a Wuhan”. El mensaje fue denunciado por el Gobierno de los Estados Unidos y enfureció a Trump, quien empezó a referirse al coronavirus como “el virus chino” en sus ruedas de prensa. la tensión bilateral se ha traducido también en la expulsión de varios periodistas en los dos países.

Incluso ya en febrero, el Instituto de Virología Wuhan, respaldado por el Gobierno chino, rechazó los rumores de que el virus podría haber sido sintetizado artificialmente en uno de sus laboratorios o tal vez salido de allí. El coronavirus se detectó por primera vez en Wuhan y existe amplio consenso científico respecto a que el SARS-CoV-2, el nombre oficial del virus, se originó en los murciélagos.

Una columna de opinión de “The Washington Post” publicada el pasado martes aseguraba que el Departamento de Estado de EE UU ya advirtió en 2018 en varios cables diplomáticos sobre las debilidades de seguridad y gestión en un laboratorio WIV de Wuhan. El “Post” añadía que los científicos coinciden en gran medida en que el virus proviene de animales, en lugar de ser sintetizado. Pero citó a un experto que dijo que no descartaba que pudiera haber surgido del laboratorio WIV, que pasó años probando coronavirus de murciélago en animales.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, se negó a abordar directamente la columna del diario en sus últimas entrevistas. “Sabemos que ésta es una pandemia global que se originó en Wuhan, China. Sabemos que había mercados allí. Así que estamos empezando a reconstruir los hechos”, dijo Pompeo en una de ellas.

Un equipo de 27 científicos publicó una declaración en la revista médica “Lancet” en febrero condenando las teorías de conspiración, que “no hacen más que crear miedo, rumores y prejuicios que ponen en peligro nuestra colaboración global en la lucha contra este virus”. Dijeron que los científicos de todo el mundo “concluyen abrumadoramente que este coronavirus se originó en la vida silvestre”.