Mataderos en cuarentena en Reino Unido

Reino Unido teme un rebrote y cierra tres plantas cárnicas tras detectarse un centenar de positivos por coronavirus

UK Prime Minister visits National Biosample Centre in London
EL "premier" Boris Johnson visita un laboratorio en LondresAndrew Parsons/No10 Downing Stre / DPA Andrew Parsons/No10 Downing Stre

En Reino Unido, el segundo país más afectado del mundo por el Covid-19, el miedo a un nuevo rebrote del coronavirus se ha incrementado después de que, en cuestión de horas, tres de las principales fábricas de carne hayan tenido que cerrar temporalmente sus puertas, después de que sus trabajadores hayan dado positivo en los test. Se calcula que el total de afectados se elevaría a alrededor de un centenar.

El grupo alimentario británico «2 Sisters» fue el primero en dar la voz de alarma al detectar el jueves 58 casos en su planta procesadora de pollos en Anglesey (Gales). Y tan solo 24 horas después, Rowan Foods (también ubicada en Gales), y Kober (localizada en el condado inglés de West Yorkshire) mandaban a su personal a casa para ponerles en cuarentena después de que varios dieran positivo en las pruebas.

«Como era de esperar, hemos realizado cambios operativos significativos en las instalaciones para mantener el distanciamiento social donde sea prácticamente posible, incluidas varias mitigaciones, como pantallas y visores», señaló en un comunicado Rowan Foods, propiedad de la firma Oscar Mayer, donde explica que los contagios forman parte de un aumento de infecciones en la zona y que no responde a un brote iniciado dentro de sus instalaciones. Los responsables de Kober, que suministra tocino a los supermercados del país, indicaron que se habían rastreado alrededor de 100 contactos de los empleados infectados.

En los últimos días, varias fábricas por toda Europa y América han registrado brotes de coronavirus. En un matadero en la ciudad alemana de Gütersloh, en el oeste del país, se han superado los 730 positivos tras realizar 983 test entre su personal. aún quedaba pendiente estudiar a 5.300 trabajadores más.

Por lo tanto, el caso de Reino Unido –que acumula ya más de 42.400 muertes– no es aislado. De cualquier modo, la noticia llega en el momento tremendamente significativo, ya que precisamente las autoridades rebajaban ayer el nivel de alerta por el Covid-19 del 4 al 3, después de que el centro conjunto de bioseguridad –formado por los asesores médicos de Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte– concluyeran que el virus aún está en circulación, pero su contagio ya no es tan elevado ni aumenta de manera «exponencial».

En un comunicado conjunto, los expertos médicos justificaron su decisión ante el «descenso firme de casos en todas las cuatro naciones», si bien alertaron de que la epidemia no ha terminado todavía. «Esto no significa que la pandemia esté superada. El virus está en circulación general y es posible que haya brotes localizados», advirtieron.

El titular de Sanidad, Matt Hancock, aseguró que la rebaja del nivel de alerta supone un «gran momento» para este país y corrobora que el plan del Ejecutivo «está funcionando», aunque no son pocas las críticas recibidas por el Gobierno por su gestión ante la crisis sanitaria.

Entre las medidas más polémicas está la cuarentena impuesta desde principios de junio a todos los pasajeros que lleguen a suelo británico. En cualquier caso, según informó ayer la BBC, citando a una fuente del sector de la aviación, el Ejecutivo planea también relajar las reglas a comienzos de julio para algunos países, entre ellos España y Portugal, con los que se está negociando la posibilidad de «corredores aéreos». El acuerdo con España, uno de los principales destinos túristicos de os británicos, estaría próximo.

Como parte de la desescalada, el Gobierno ya ordenó la reapertura de los comercios que venden productos no esenciales, siempre y cuando cumplan con estrictas normas de seguridad, como la distancia social de dos metros.