Trump deja al resto del mundo sin tratamiento de remdesivir hasta octubre

Ha comprado 500.000 dosis y se ha asegurado el 90% de la producción de julio, agosto y septiembre. El laboratorio que lo produce alega que existe una necesidad urgente en EE UU por el aumento de los brotes así como que se priorizará el acceso en países donde el fármaco esté aprobado

La decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de hacerse con toda la producción mundial de remdesivir, uno de los dos medicamentos aprobados para tratar Covid-19, ha generado la indignación de los científicos y la inquietud de los gobernantes europeos, informa “The Sun”.

Peter Horby, investigador de la Universidad de Oxford que participó en los ensayos del fármaco, originalmente diseñado para tratar el ébola pero que ayudó a acelerar la recuperación de los pacientes con coronavirus, pidió un acceso más justo al medicamento. Horby dijo que el fabricante Gilead Sciences, con sede en California, habría recibido “presiones políticas” por ser una compañía estadounidense y que se ha visto obligada a comprometer toda su producción EE UU, uno de los países en los que la pandemia azota con fuerza todavía.

Según explicó Horby en una entrevista en BBC Radio 4, ”el ensayo que permitió que remdesivir se vendiera como medicamento para tratar la enfermedad no solo se realizó en EE UU, hubo pacientes de otros países europeos”. “Y me pregunto cómo se sentirán sabiendo ahora que el medicamento tendrá una disponibilidad restringida en su propio país, ¿se habrían ofrecido voluntariamente para ese ensayo si lo hubieran sabido?”, se cuestionó.

Anoche se hizo público que la administración Trump había comprado más de 500.000 dosis de remdesivir, lo que supone todo el suministro mundial para el mes de julio y el 90 por ciento de las existencias para agosto y septiembre, por lo que en los próximos tres meses ningún país podrá acceder al fármaco y lo que es peor, ningún paciente podrá recibir el tratamiento hasta octubre si vive fuera de EE UU.

Según el gobierno norteamericano El coste de un un ciclo de seis dosis del medicamento asciende a 3.200 dólares, unos 2.850 euros.

El secretario de Salud de EE UU, Alex Azar, explicó que la decisión tiene como objetivo, “en la medida de lo posible, asegurarnos de que cualquier paciente estadounidense que necesite remdesivir pueda obtenerlo. Estamos haciendo todo lo que está a nuestro alcance para aprender más sobre las terapias que salvan vidas y asegurar el acceso a estas opciones para el pueblo estadounidense”.

La respuesta del laboratorio

La respuesta de Gilead a esta polémica ha sido que, debido el aumento significativo en la incidencia de Covid-19 en de los Estados Unidos “existe una necesidad urgente de ayudar a tratar a los pacientes afectados por el aumento reciente de los brotes, mientras que la mayoría de la UE y otros países desarrollados han reducido considerablemente sus niveles de enfermedad. Estamos trabajando con el gobierno de los EE UU para determinar las necesidades del suministro de remdesivir, que actualmente es limitado”, así como que dada la escala global de esta pandemia y trabajan “lo más rápido posible para permitir el acceso en todo el mundo”.

“Hemos acordado con el gobierno de EE UU que las partes no asignadas del stock existente hasta septiembre se puedan asignar para otros usos, incluso a países fuera de los Estados Unidos. Evaluaremos los niveles y evolución de las peticiones de los hospitales cada dos semanas para informar sobre posibles decisiones adicionales de asignación”, añaden desde el laboratorio, que recuerda que Además, “para ampliar aún más el acceso y la oferta de remdesivir, hemos llegado acuerdos de licencia voluntarios no exclusivos con nueve fabricantes genéricos para fabricar y distribuir versiones genéricas de remdesivir en 127 países en vías de desarrollo”. Para los países en regiones de alta necesidad que actualmente no están cubiertos por los acuerdos de licencia voluntaria, se estarían explorando una serie de estrategias para apoyar el acceso a remdesivir.

Por último señala que el acceso a remdesivir se priorizará en primer lugar de acuerdo con las aprobaciones y autorizaciones regulatorias y la incidencia de la enfermedad, y luego por la gravedad de la enfermedad, para proporcionar acceso al tratamiento. Remdesivir todavía no está aprobado en España aunque, como señalan desde Gilead “está disponible a través del procedimiento de la Agencia Española del Medicamento (Aemps) para Medicamentos en Situaciones Especiales. Este proceso facilita el acceso a medicamentos en investigación a pacientes que no disponen de otras alternativas terapéuticas satisfactorias. Desde el pasado 21 de mayo, la Aemps es la encargada de evaluar los solicitudes recibidas por los hospitales, en base a criterios clínicos y epidemiológicos y gestionará la demanda en base a la evidencia clínica disponible con el fármaco. Todo aquel paciente que ha necesitado RDV y ha cumplido con estos criterios lo ha recibido”.

¿Qué es el remdesivir y cómo funciona?

El fármaco fue desarrollado por Gilead Sciences para tratar el ébola, la fiebre hemorrágica mortal que surgió en África occidental en 2014. El ébola, como Covid-19, es causado por un virus, y los científicos han probado remdesivir para tratar a pacientes con coronavirus.

Los ensayos clínicos obtivueron resultados alentadores a principios de este año cuando se mostraron prometedores para prevenir y tratar el MERS, otro coronavirus, en monos macacos. En cambio, los estudios en humanos han producido resultados cuestionables. En un estudio dirigido por el gobierno de EE UU, Remdesivir acortó el tiempo de recuperación en un 31 por ciento, 11 días en promedio versus 15 días para aquellos que recibieron la atención habitual.

Pero no había mejorado la supervivencia según los resultados preliminares después de dos semanas de seguimiento. Los resultados después de cuatro semanas se esperan pronto. El medicamento parece ayudar a detener la replicación de virus como el coronavirus y el ébola.

No está del todo claro cómo el fármaco lo logra, pero parece impedir que el material genético del virus, el ARN, pueda copiarse a sí mismo. Eso, a su vez, impide que el virus pueda proliferar dentro del cuerpo del paciente.

Remdesivir está patentado por Gilead, lo que significa que ningún otro país desarrollado puede hacerlo.

La evidencia sobre remdesivir es mixta, pero los estudios científicos han demostrado que ayuda a las personas con enfermedades más graves que necesitan ventilación.

El director ejecutivo de Gilead, Daniel O’Day, ha hecho público un listado de precios para el medicamento y explicó que la empresa había fijado el precio para los países desarrollados “para garantizar un acceso amplio y equitativo en un momento de necesidad mundial urgente”. No anunció a qué países se le aplicarían dicha tarifa pero aclaró que para los estadounidenses cubiertos por la atención médica del gobierno el coste sería de 390 dólares.

Para las compañías de seguros privadas de EE UU, el coste se incrementa hasta los 520 dólares por dosis o 3.120 por el tratamiento de un paciente,

El gobierno de Trump ha sido muy criticado por sus agresivas estrategias de mercado en la compra de de tratamientos contra el coronavirus y ha dejado claro que su objetivo es lograr los suministros para sus ciudadanos.

Sus tentáculos y presiones llevaron a arrancar un compromiso a la farmacéutica francesa Sanofi, según el cual EE UU recibiría su vacuna contra el covid-19 si realmente funcionaba, pero las presiones del gobierno galo hicieron que la farmacéutica diera marcha atrás.