Trump plantea retrasar las elecciones de Estados Unidos tras caer en los sondeos

El presidente argumenta que el voto por correo debido al coronavirus eleva el riesgo de que los comicios sean “imprecisos y fraudulentos”

Donald Trump, presidente de EE UU, coquetea con el aplazamiento e incluso la suspensión de las elecciones a la Casa Blanca. Un anhelo típicamente populista, basado en el riesgo que entraña la pandemia y, sobre todo, en sus reiteradas denuncias de un posible fraude electoral si los votantes optan por el voto por correo. Sus palabras, volcadas en un tuit, dejan pocas dudas, «Con el sistema universal de voto por correo (no el voto para los ausentes, que va bien), las de 2020 serán las elecciones más fraudulentas e imprecisas de la historia. Sería una gran vergüenza para Estados Unidos. ¿Un aplazamiento de las elecciones hasta que las personas puedan votar de forma adecuada y segura?».

Resultado: 133.000 likes y 117.000 comentarios más tarde, cosechados en apenas 3 horas, Estados Unidos debatía una propuesta inédita. La fecha de las elecciones, fijada para el primer martes de la primera semana completa del mes de noviembre, fue instaurada en 1845. Trump alude al fantasma del virus, que arrastra ya 4,4 millones de contagios y 150.000 muertos. Pero sus palabras sobrepasan cualquier precedente conocido. 

La Constitución, además, no prevé demoras en la toma de posesión presidencial del 20 de enero de 2021.

Cinco estados ya dependen exclusivamente de las papeletas por correo, y dicen que tienen las salvaguardas necesarias para garantizar que un actor extranjero hostil no interfiera en la votación. Los expertos en seguridad electoral dicen que todas las formas de fraude electoral son raras, incluida la votación en ausencia.

Trump ha tratado cada vez más de arrojar dudas sobre las elecciones de noviembre y el aumento esperado en las votaciones por correo y en ausencia como resultado de la pandemia de coronavirus. Y Trump ha calificado las opciones de votación remota como el “mayor riesgo” para su reelección. Su campaña y el Partido Republicano han demandado para combatir la práctica, que alguna vez fue una ventaja significativa para el Partido Republicano.

El mes pasado, Trump dijo a sus seguidores en Arizona que “esta será, en mi opinión, la elección más corrupta en la historia de nuestro país”. En 244 años de existencia de la República nunca se ha suspendido una elección nacional en Estados Unidos, ni siquiera la de 1864, que ocurrió cuando el país estaba en el tercer año de su Guerra Civil.

De acuerdo con la Constitución, el presidente de Estados Unidos no tiene autoridad legal para postergar o cancelar una elección y “el Congreso debe determinar la fecha de elección de los electores y el día en el cual emitirán sus votos, con esa fecha aplicable para todo el país”.