Turquía apoya a Azerbaiyán en la nueva escalada bélica con Armenia

Los choques militares en la frontera con Nagorno Karabaj dejan ya decenas de muertos

Una delgada línea define las fronteras no reconocidas entre el estado semiautónomo de Nagorno-Karabaj, que reclama Azerbaiyán, y que está de facto dentro de Armenia. Una línea fronteriza tan inestable que ha llevado a Bakú y Ereván a una guerra y una serie de escaladas bélicas hasta la fecha. Desde el domingo se han reiniciado los combates en la frontera con el territorio del Karabaj lo que ha hecho saltar las alarmas internacionales, y llevaron a la ONU, a Rusia, Francia y Estados Unidos a pedir un alto el fuego inmediato.

“Confiamos e instamos a todo el mundo a hacer todo lo que puedan para impedir que estalle una guerra abierta, porque es lo último que necesita la región”, dijo el portavoz de la Comisión Europea, Peter Stano, desde Bruselas. “No hay una solución militar a este conflicto”. Un llamamiento que también reiteró Moscú. “Creemos que las hostilidades deben terminar de inmediato”, zanjó el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov.

El incidente fronterizo, que ha causado más de 40 muertos ha sido el más mortífero desde la última ofensiva entre estos dos países vecinos enfrentados en abril de 2016, conocida como la guerra de “los cuatro días” que causaron unos 200 muertos.

Tropas azerbaiyanas entraron el domingo a “la línea de contacto” de territorio ocupado por Armenia y en la escaramuza murieron al menos 31 soldados de Nagorno Karabaj, y en el bando contrario perdieron la vida cinco civiles. Ambos se acusan mutuamente de haber empezado la agresión. El Ministerio azerbaiyano de Defensa afirmó ayer que las fuerzas armenias habían empezado a bombardear la localidad de Tartar por la mañana, mientras que fuerzas armenias dijeron que los combates habían continuado durante la noche y que Bakú retomó las “acciones ofensivas” por la mañana.

La guerra no solo se hace en las trincheras sino que también están librando una guerra de números en cuanto a bajas militares y cada uno reclama haber causado cientos de muertos en el bando enemigo.

Azerbaiyán, con el apoyo de Turquía, reclama el territorio ocupado por Armenia para volver a la mesa de negociaciones. Las negociaciones de paz, mediadas por la Unión Europea, Rusia y Estados Unidos siguen estancadas desde que se declaró el alto el fuego de 1994, que puso fin a una guerra que dejó más de 30.000 muertos. Everán también tiene como enemigo a Turquía, ya que el país moderno fundado por Kamal Ataturk nunca ha reconocido el genocidio armenio y no hay relaciones diplomáticas entre ambos.

El presidente de la autoproclamada república de Nagorno Karabaj, Arayik Harutyunyan, afirmó de su lado que “Turquía, no Azerbaiyán” combate contra el territorio secesionista.

“Hay helicópteros, (aviones) F-16 y tropas y mercenarios de diferentes países”, afirmó. De hecho, el Observatorio sirio de Derechos Humanos, denunció ayer que mercenarios sirios, entrenados por Turquía, está luchando en el borde fronterizo que se disputan ambos estados. Según el OSDH, señaló que más de 300 combatientes de facciones aliadas con Turquía procedentes del cantón de Afrín (noroeste de Siria) fueron trasladados hace algunos días y se les dijo que su misión sería “proteger las posiciones fronterizas” en Azerbaiyán.

No es la primera vez que el presidente Recep Tayyip Erdogan envía a mercenarios sirios a sus guerras regionales como viene siendo el caso de Libia, donde los rebeldes sirios han cambiado el frente del norte de Siria por los alrededores de Trípoli donde las fuerzas del General Jaftar están intentado reconquistar la capital libia.

A este respecto, Erdogan dijo que “la nación turca está hoy, como ha estado siempre, con todas sus posibilidades al lado de su hermano Azerbaiyán”.

El presidente turco, desmintió, sin embargo, las acusaciones de Armenia de estar enviando combatientes para luchar contra ellos. ¿Es que Turquía y el Ejército turco están presentes aquí en Karabaj? Quienes hablan de esto son las mismas personas que están suministrando armas al norte de Siria en camiones. Estos son los que están rediseñando el norte de Siria, construyendo allí bases militares. Estos son los que con las fuerzas de la coalición están creando caos en Siria", destacó el mandatario turco en su cuenta de Twitter.

El óblast autónomo de Nagorno Karabaj fue creado en tiempos soviéticos, dentro de las fronteras de Azerbaiyán, en el vivía una mayoría armenia cristiana frente una minoría azarí. Cuando la URSS se derrumbaba se autoproclamó república independiente en 1992 y desde entonces ninguna nación del mundo lo ha reconocido.

La guerra de Nagorno-Karabaj (1988-1994) entre Azerbaiyán y Armenia, dejó 30.000 muertos en ambas partes, un millón de refugiados, y una herida abierta que todavía no ha cicatrizado. 26 años después del alto el fuego, las negociaciones de paz siguen en punto muerto. Mientras tanto, la república de Nagorno Karabaj seguirá adelante con su sueño de ser un estado reconocido por Naciones Unidas.