El régimen de Maduro impide viajar al jefe de Gabinete de Guaidó hasta España

El ex prisionero político Roberto Marrero tenía pensado viajar al continente europeo en un vuelo humanitario que despegó con casi 300 pasajeros

LA RAZÓN tuvo acceso al vídeo del momento en el que funcionarios del régimen de Nicolás Maduro impidieron que Roberto Marrero, jefe de Gabinete del presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, viajara a España en un vuelo humanitario.

Marrero fue obligado a abandonar el avión cuando estaba a punto de realizar el despegue en el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar de Maiquetía, en el estado Vargas, hasta Madrid. De hecho, estaba esperando al cónsul de España, Juan José Buitrago de Benito.

“Mi destino era Miami, primera escala antes de la capital española, pero como no hay salida por ningún lado, conseguí en este vuelo”, se le oye decir al ex prisionero político en el vídeo.

Debido a la suspensión de vuelos regulares entre Venezuela y España por el cierre del espacio aéreo venezolano y las limitaciones de entrada en España, el Consulado General ha participado en la organización de diversos vuelos chárter especiales de carácter comercial para favorecer el retorno a España de aquellos ciudadanos habilitados por la legislación para ingresar en nuestro país. Eso significa ciudadanos españoles, nacionalizados y residentes. Algunos han sido aprobados y otros suspendidos.

Relaciones complicadas con España

La ministra de Exteriores, Arancha González Laya, decidió sustituir al embajador español en Venezuela, Jesús Silva, justo en el momento en el que el régimen de Nicolás Maduro presiona para el reconocimiento internacional de unas elecciones legislativas, el próximo 6 de diciembre, cuestionadas por la oposición por la falta de garantías democráticas. Nombró para el puesto a Juan Fernández Trigo, que es embajador en Cuba desde octubre de 2018. Sin embargo el preso político Leopoldo López seguirá refugiado en la embajada española.

Presos políticos como moneda de cambio

Roberto Marrero fue detenido de manera ilegal en la noche del 21 de marzo del año pasado e ingresado en el Helicoide, sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN). El régimen le acusó de terrorismo y de participar en los apagones que afectan a Venezuela desde hace más de una década.

Pero el mes pasado, la mano derecha del presidente interino fue liberado.