El apoyo a la independencia alcanza cifras récord en Escocia tras el Brexit

Un 58% apoya abandonar Reino Unido y un 64% reclama a Londres la convocatoria de un segundo referéndum

Seis años después del referéndum en el que un 55,3% de escoceses votó por la permanencia en Reino Unido, frente a un 44,7% que lo hizo en contra, el apoyo a la independencia no deja de crecer en país ante la perspectiva de que el Brexit no tiene vuelta atrás.

En caso de celebrarse un segundo referéndum, el 58% de los escoceses apoyaría separarse del resto de Reino Unido, según una encuesta divulgada este miércoles por la firma Ipsos Mori, lo que refleja el mayor apoyo a la ruptura registrado hasta ahora.

El sondeo, realizado a partir de las respuestas telefónicas de 1.045 adultos, indica asimismo que cerca de dos tercios de los escoceses (64%) creen que el Gobierno británico debe permitir un nuevo referéndum de independencia en los próximos cinco años.

El actual primer ministro, Boris Johnson, ha descartado este año conceder de nuevo poderes a Edimburgo para convocar un nuevo plebiscito al considerar que debe respetarse la “decisión democrática” que se tomó en aquel referéndum.

A principios de 2017, la ministra principal escocesa ya anunció la votación de otro plebiscito para el otoño de ese año o la primavera de 2019. Aunque el Parlamento de Edimburgo –donde el SNP cuenta con mayoría– respaldó su propuesta con el apoyo de los Verdes, la entonces «premier» Theresa May rechazó cualquier tipo de diálogo al respecto hasta que no se cerrara el proceso del Brexit.

Según el sondeo de Ipsos Mori, el argumento que más convence a los escoceses a favor de la independencia es que la región quiere tomar “una dirección política muy distinta a la de Inglaterra”, una afirmación que respalda del 64% de los encuestados.

El Brexit, que se ha ejecutado a pesar de que Escocia votó a favor de permanecer en la Unión Europea (UE), es asimismo un argumento de peso en favor de la ruptura para el 57% de la muestra.

“Los ciudadanos escoceses se han decantado todavía más hacia el apoyo a la independencia, con un número récord de personas que ahora dicen que votarían ‘sí’”, afirmó en un comunicado la directora ejecutiva de Ipsos Mori en Escocia, Emily Gray.

Nuestra encuesta sugiere que va a haber una presión pública importante sobre el Gobierno británico para transferir poderes al Parlamento escocés en dirección a celebrar un segundo referéndum”, agregó Gray

El sondeo muestra también una enorme popularidad de la ministra principal, Nicola Sturgeon, de la que un 72% de los escoceses dice sentirse satisfecho por su gestión frente a un 24% que se siente insatisfecho.

Tras el éxito electoral de hace un año, Sturgeon se sintió legitimada para solicitar a Londres la convocatoria de un segundo referéndum en el que los escoces pudieran elegir su futuro. Escocia se tiñó de amarillo, el color del Partido Nacionalista Escocés (SNP) en las generales de diciembre. Su líder no podía disimular su entusiasmo al conocer que el SNP ganaba 48 de los 59 diputados en juego en Escocia. Aunque lejos de los 56 de 2015, sumó 13 a los 35 con los que ya contaba en Westminster, donde repitió como tercera fuerza.