Cesado el ministro de Sanidad checo por incumplir sus propias medidas anti covid

En pleno cierre de la hostelería, Roman Prymula fue pillado cenando en un restaurante de Praga y subirse más tarde a su coche oficial sin mascarilla

El diaro "Blesk" destapó la hipocresía del ministro de Sanidad checo, Roman Prymula
El diaro "Blesk" destapó la hipocresía del ministro de Sanidad checo, Roman PrymulaMARTIN DIVISEKEFE

Bochorno y cabreo nacional. Así se puede resumir cómo se sienten los checos después de ver cómo su comandante en jefe contra el coronavirus, el ministro de Sanidad, ignoraba las duras medidas anti covid que el Gobierno se ha visto obligado a imponer tras convertirse República Checa en el campeón de contagios de coronavirus en Europa.

La tormenta se desató después de que el diario sensacionalista “Blesk” revelara el viernes un encuentro nocturno del ministro de Sanidad, Roman Prymula, en un restaurante de lujo en Praga, pese al cierre general de todos los establecimientos gastronómicos decretado el 14 de octubre. Para más inri, tras abandonar el local, Prymula se subió sin mascarilla a su coche oficial, conducido por un chófer que tampoco la llevaba puesta, informó la cadena pública CT24.

Las revelaciones despertaron la inmediata ira del primer ministro, el populista Andrej Babis, que instó a Prymula a presentar su inmediata dimisión. "Cuando nuestro personal médico está luchando en el frente para salvar las vidas de nuestros conciudadanos, tal cosa es absolutamente inexcusable”, criticó Babis, que insistió ante la Prensa que “no podemos predicar el agua y beber vino”.

Prymula, de 56 años, epidemiólogo y coronel del ejército en la reserva y sin adscripción a un partid, fue llamado por Babis para ayudar a manejar el deterioro de la pandemia hace apenas un mes. República Checa, con de 10,7 millones de habitantes reportó su segundo recuento diario más alto de casos, 14.151, este jueves. En total, los fallecidos, que suman 1.845, se han triplicado desde el 26 de septiembre y registraron el miércoles el récord diario de 113 el miércoles.

Lo cierto es que las cifras globales están muy lejos de grandes países europeos como Francia, Italia o España por la buena gestión que llevaron a cabo las autoridades en primavera. Sin embargo, la rápida reanudación de la actividad económica y la lenta reacción para tomar medidas para no verse castigos en las elecciones regionales de otoño han multiplicado las críticas contra el Gobierno.

El epidemiólogo y coronel en la reserva Roman Prymula es el segundo ministro de Sanidad checo que cae en apenas un mes
El epidemiólogo y coronel en la reserva Roman Prymula es el segundo ministro de Sanidad checo que cae en apenas un mesMARTIN DIVISEKEFE

Desde el miércoles pasado, y durante dos semanas, se ha decretado el cierre de todos los comercios de productos no esenciales y ha pedido a la población que sólo salga a la calle para trabajar, hacer la compra y pasear en el campo, para detener la rápida subida de contagios de las últimas semanas. Con anterioridad, y también hasta el final del estado de emergencia -que expira el 3 de noviembre- se cerraron todas las escuelas, bares, restaurantes y lugares de ocio

Los socios de coalición de Babis, conocido como el “Trump checo” tras ganar su Alianza Ciudadana de Descontentos (ANO) las elecciones de 2017, no han tenido tampoco ninguna misericordia con el ministro epidemiólogo. El titular de Interior, el socialdemócrata Jan Hamacek, consideró que Prymula había perdido toda credibilidad. “Las reglas son válidas para todos sin excepción. El Estado y el Gobierno de coalición no pueden estar representados por personas que no respeten las medidas implementadas por ese mismo Gobierno”, criticó Hamacek.

El ya ex ministro de Sanidad, por su parte, compareció ante los medios para asegurar que la reunión se produjo sin gente alrededor y con ciertas medidas de distanciamiento. “Parece que he roto algo y no he roto nada”, se quejó Prymula, que se negó a dimitir hasta que fue cesado fulminante por el presidente de la República, el socialdemócrata Milos Zeman, la tarde del viernes.