Ni con 15 escoltas asignados logró salvar la vida el ex gobernador de Jalisco

Aristóteles Sandoval murió asesinado en el baño de un restaurante de Puerto Vallarta. Las primeras investigaciones apuntan al Cartel Jalisco Nueva Generación

Militantes y amigos depositan arreglos florales en las instalaciones del comité estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI)
Militantes y amigos depositan arreglos florales en las instalaciones del comité estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI)Francisco GuascoEFE

Las primeras líneas de investigación sobre los autores del asesinato del ex gobernador de Jalisco, apuntarían a un atentado presuntamente organizado por el Cartel Jalisco Nueva Generación, que también lo había amenazado mientras estaba en el cargo. Aristóteles Sandoval, que dirigió Jalisco entre los años 2012 y 2018, uno de los momentos más violentos en la historia de este estado, murió el viernes “víctima de un atentado” en un restaurante de la localidad de Puerto Vallarta.

El ataque tuvo lugar de madrugada, cuando Sandoval, de 46 años, se levantó de la mesa que compartía con otras personas y se dirigió al baño, ha explicado el fiscal estatal, Gerardo Octavio Solís, en rueda de prensa. Es en el baño donde es atacado, al parecer tiroteado por la espalda y “de manera directa”.

Cuando el agresor huía, se desató un tiroteo en el que resultó herido uno de los escoltas del antiguo gobernador, mientras que Sandoval falleció pese a ser atendido en el lugar de los hechos por los servicios de emergencia y ser evacuado a una clínica privada. Sandolval contaba con una escolta de 15 personas, asignadas por el gobierno local, pero no todos estaban con él en el momento del crimen. Y los que estaban no pudieron salvarle la vida ya que cuando trataron de sacarlo del bar, fueron atacados por al menos diez personas armadas. El ex gobernador de Jalisco se encontraba en un balneario de la costa del Pacífico para pasar unos días de descanso.

El fiscal ha lamentado que el personal del restaurante ha eliminado gran parte de las pruebas al limpiar el local -”se deshizo literalmente de todos los indicios”- y ha emplazado a los ciudadanos a ponerse en contacto con las autoridades si tienen algún dato que pueda ayudar en las pesquisas, informa el diario ‘El Universal’.

“Se hizo mucha planificación en este asesinato, lo que significa que alguien lo había estado persiguiendo durante semanas, si no meses. Alguien que conocía sus movimientos, que sabía más o menos cuándo no tendría a todos sus guardaespaldas“, dijo el analista de seguridad Alejandro Hope a The Guardian.

El actual gobernador, Enrique Alfaro, ha dado orden de que el gabinete de seguridad se desplace a Puerto Vallarta para encabezar las pesquisas sobre el “lamentable” hecho. Con “profundo dolor”, ha expresado sus condolencias a los familiares y allegados de Sandoval.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha trasladado igualmente su pésame a la familia de la víctima y ha prometido en su rueda de prensa diaria que “es un asunto que se va a investigar para que se conozca la causa, el móvil y se castigue a los responsables”, según ‘Milenio’.