África

Bobi Wine, el joven idealista que aspira a derrocar a Museveni

Antigua estrella de la música reggae, el político mantiene su popularidad pese a haber perdido en las elecciones parlamentarias de enero

Bobi Wine, principal líder opositor de Uganda
Bobi Wine, principal líder opositor de Uganda FOTO: Nicholas Bamulanzeki AP

Para miles de ugandeses, Bobi Wine es la nueva esperanza africana, el político llamado a cambiar los designios de un país que nunca ha tenido un traspaso de poder pacífico. Wine perdió las elecciones parlamentarias del 14 de enero frente a Museveni, quien lleva al frente del país desde 1986 y quien logró un sexto mandato tras una serie de modificaciones constitucionales para poder concurrir a las urnas, pero la proyección de Wine es cada vez más grande en su país, Uganda, y en todo el continente.

Robert Kyagulanyi, su verdadero nombre, tiene un pasado como estrella de la música reggae. Es muy conocido en África oriental desde hace varios años y ha ganado un premio MTV. Su canción “Tuliyambala Engule (We Shall Wear the Victor’s Crown)” se ha convertido en uno de los himnos no oficiales de la campaña.

Wine ha estado arrestado varias veces desde 2018. Él aseguró que haber sido torturado pese a ser el líder del partido Plataforma de Unidad Nacional (NUP). Asimismo, ha denunciado que “el cien por cien” de su equipo de campaña “están en prisión” a causa de la represión de las autoridades antes de las elecciones.

Wine sostiene que Museveni “es un impostor” y ha manifestado que “hay que demostrar que el poder del pueblo es superior al de las personas en el poder”, al tiempo que ha señalado que el mandatario “quiere desesperadamente acabar con esto”.

Nacido en un barrio humilde de la capital ugandesa Kampala, Wine ha logrado el reconocimiento de miles de compatriotas que se sienten olvidados por el Gobierno del presidente Museveni, de 76 años, a quien muchos comparan con Wine cuando el mandatario era joven y llegó al poder cargado de idealismo y con ganas de cambiar las cosas. Wine se sigue viendo a sí mismo como el “presidente del gueto” por su lucha en el combate contra las injusticias sociales en Uganda desde su asiento como diputado.

En una de esas canciones sobre Museveni, Wine canta: “Los luchadores por la libertad se convierten en dictadores. Miran a los jóvenes y dicen que somos destructores“. Museveni calificó al principio a Wine como un “gamberro” de los “guetos”. Ahora es su mayor rival. En 2017, los congresistas cambiaron una ley que permite a Museveni seguir en el poder el resto de su vida.

El primer paso lo dio con las elecciones del pasado mes de enero. La comisión electoral declaró ganador a Museveni con el 58,6% de los votos frente al 34,8% de su joven rival Wine, quien llegó a autoproclamarse ganador y quien rechazó los resultados con el argumento de que hubo fraude, manipulación e intimidación de votantes.

Las elecciones se celebraron un contexto especialmente tenso debido al aumento de la represión contra la oposición y la muerte de más de 50 personas en noviembre a causa de la acción de las fuerzas de seguridad contra manifestantes tras la detención de Kyagulanyi durante un acto de campaña.

Bobi Wine reclamó este jueves a la Unión Europea (UE) que “apoye los llamamientos” a favor de una rendición de cuentas tras las elecciones. “Esperamos que los amigos de Uganda apoyen el llamamiento de los ciudadanos a una rendición de cuentas tras unas elecciones manipuladas”, ha dicho el opositor.