Qué son las “ghost guns”, las armas caseras que Biden quiere prohibir en EEUU

Los criminales compran kits que contienen casi todos los componentes e instrucciones para fabricar un arma sin número de serie

"Ghost guns" o armas caseras ensambladas a partir de un kit en una requisa de la policía de San Francisco
"Ghost guns" o armas caseras ensambladas a partir de un kit en una requisa de la policía de San FranciscoHaven DaleyAP

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunciará este jueves media docena de medidas para limitar las armas en el país presionado por los recientes tiroteos en Atlanta y Colorado, así como por la inacción del Congreso. Entre las iniciativas que Biden se dispone a anunciar destaca una que busca frenar la proliferación de armas de fabricación casera, conocidas como “ghost guns”, según adelantó la Casa Blanca en una llamada con periodistas.

Las “ghost guns” permiten, a partir de kits con piezas, ensamblar en aproximadamente media hora armas que son difíciles de rastrear para las autoridades dado que carecen de número de serie. “Las policías en ciudades por todo el país están informando de un problema creciente. Criminales compran kits que contienen casi todos los componentes e instrucciones para fabricar un arma en tan solo 30 minutos. Y están usando estas armas para cometer delitos”, explicó en la llamada una funcionaria.

Biden ordenará al Departamento de Justicia que en 30 días presente un plan para “ayudar a frenar la proliferación” de este tipo de armamento. El mandatario estadounidense también ordenará al Departamento de Justicia que regule unos dispositivos llamados “arm brace” que al acoplarse convierten armas cortas en rifles, haciéndolas mucho más precisas.

El autor del tiroteo en un supermercado de Colorado que dejó 10 muertos hace dos semanas usó uno de estos dispositivos en su matanza, en la que no hubo supervivientes.

Armas de 3D

En EEUU, además, cualquiera puede fabricar su propia arma de fuego con una impresora 3D. En 2018, el Departamento de Justicia estadounidense dictaminó que los planos que explican cómo fabricar armas caseras pueden estar publicados en internet, pero ahora de manera legal. Durante años, hubo una batalla legal entre los fabricantes de estos diseños (la compañía Defense Distributed) y el Departamento de Estado.

La primera arma de fuego fabricada con una impresora 3D vio la luz en 2013, informa la BBC. Las instrucciones que muestran cómo seguir el proceso fueron publicadas en Internet y miles de usuarios las descargaron. Pero poco después el gobierno de Estados Unidos ordenó que fueran retiradas, bajo el argumento de que violaban el Reglamento de Tráfico Internacional de Armas, que rige el material militar que está permitido exportar.

Zar anti armas

Biden, además, planea nombrar como nuevo jefe de la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, en inglés) a David Chipman, un exagente que en los últimos años ha defendido desde el sector privado la regulación de las armas.

La eventual confirmación de Chipman dependerá del Senado, donde el debate de las armas levanta pasiones y donde los demócratas cuentan con una muy frágil mayoría. Además, el Senado no ha autorizado el nombramiento de ningún jefe para la ATF desde 2013.

Biden impulsará otras tres medidas, una orientada a promover que los estados permitan a jueces restringir el acceso de armas a determinadas personas, la redacción de un informe sobre tráfico de armas y la financiación de programas para reducir la violencia armada en entornos urbanos. Los homicidios en 2020 subieron un 33 % de media en las 66 mayores ciudades de Estados Unidos, según datos de la CNN.

Biden adoptará estas medidas de bajo perfil mientras espera que el Congreso actúe de una forma más amplia, aunque los republicanos en el Senado tienen bloqueada la mayor parte de la agenda legislativa demócrata, incluidas medidas de control de armas.

“Ha pasado mucho tiempo para que el Congreso actúe. Pero esto no significa que no podamos pedirle al Congreso que actúe e impulsar acciones ejecutivas al mismo tiempo”, indicó la funcionaria informante.