Muere por covid-19 el negacionista noruego que organizaba fiestas ilegales

Acababa de celebrar dos reuniones en su granja de Gran en las que se contagiaron decenas de personas. Ocultó su enfermedad a las autoridades sanitarias

Imagen de una calle desierta en Oslo, Noruega
Imagen de una calle desierta en Oslo, NoruegaNTBvia REUTERS

Era una de las principales voces del negacionismo en Noruega. No sólo seguía las teorías de la conspiración sobre el coronavirus, también lo exponía públicamente. Asimismo, organizaba fiestas y reuniones ilegales en su propiedad en Gran, al norte de Oslo, a pesar de las reticencias y el temor de los vecinos.

Pues bien, a sus 60 años, Hans Kristian Gaarder, ha fallecido por coronavirus.

Hans Kristian Gaarder
Hans Kristian GaarderFotoLa Razón

Como buen negacionista, Gaarder criticaba en sus redes sociales las “enormes medidas” que se imponían para prevenir la infección de “algo que es como un resfriado o una gripe suave”. Pero iba más allá. El noruego se preguntaba si las medidas restrictivas eran un medio para “camuflar que el coronavirus no se contagia de persona a persona”. Facebook no paraba de poner la banderita de “contiene información falsa” en muchas de sus publicaciones. Llevaba años en el mundo de la “conspiranoia”. En 2009 llegó a denunciar a la cadena NRK y a la agencia pública noruega de salud por “propaganda y mentiras sobre la gripe porcina”.

La prensa noruega ya publicó horrorizada que Gaarder organizara fiestas en su granero. Desde el 16 de marzo, el municipio de Gran había prohibido las reuniones para frenar la propagación del virus. Pero Gaarder hizo caso omiso. “La pintoresca comunidad rural de Gran, en Hadeland, está bajo una nueva alerta de coronavirus después de que un vecino de unos 60 años muriera de forma repentina el martes”, publicaron la semana pasada en NewsinEnglish.no.

Hans Kristian Gaarder en su granja al norte de Oslo, Noruega
Hans Kristian Gaarder en su granja al norte de Oslo, Noruegayoutubefacebook

“Las autoridades locales creen que el hombre, que era muy escéptico de la crisis de la covid-19, había estado enfermo durante dos semanas sin ver a un médico y puede haber infectado a otras personas”.

Obviamente, Gaarder no se realizó ninguna prueba de coronavirus ni test PCR. Asimismo ocultó a sus seguidores que estaba enfermo y no buscó atención médica para que no saltaran las alarmas y le obligaran a someterse a un test de coronavirus. Sin embargo, tenía todos los síntomas.

Ahora las autoridades locales están buscando a todos los asistentes a sus fiestas y reuniones. “Hadeland teme una infección “salvaje””, titulaba el medio NewsinEnglish.no.

El municipio de Gran informó de la muerte relacionada con la covid-19. Las autoridades locales emitieron un comunicado en el que indicaban que a la víctima “no se le hizo la prueba del coronvairus antes de morir, pero luego se confirmó que estaba infectado con el virus”, recogía el medio noruego, para después destacar que su cadáver iba a ser sometido a una autopsia para determinar la causa real de la muerte.

El director médico de Gran, el doctor Are Loken, en primer lugar envío el pésame a su familia y en segundo lugar aseguró que esto “nos recuerda lo peligroso que puede ser el virus y lo importante que es que mantengamos las estrictas medidas (antiinfecciones) durante más tiempo”.

A pesar de no identificar por su nombre a Gaarder, Loken destacó que el fallecido había realizado dos “eventos” en su propiedad de Gran el 26 y el 27 de marzo. “No sabemos cuántos o quiénes participaron en los eventos”, pero todos los participantes se tienen que hacer una PCR “lo antes posible”.

Resistencia a los rastreadores de casos

El problema es que los rastreadores no tienen nada fácil buscar a los asistentes, pues al igual que Gaarder, son negacionistas, por lo que se enfrentan a mucha resistencia. No obstante se cree que Hans Kristian Gaarder puede ser la fuente de una “infección salvaje”. Loken señaló a la televisión noruega NRK que el seguimiento de los infectados debe ser muy preciso, sin embargo, él y sus colegas tratan de hallar al resto de contagiados que pertenecen al “entorno de la negación del coronavirus”, es decir buscan a gente que “no cree que la pandemia sea real”. El problema es que luego mantienen relación con otras personas, y por tanto, suponen una amenaza.

El alcalde cree que en una de las reuniones hubo al menos diez personas y que habría doce contagios provocados. Aunque varios testigos indican a la prensa noruega que en alguna de las reuniones llegó a haber más de 20 participantes. Gaarder murió el 6 de abril y después le hicieron la prueba del coronavirus y dio positivo.

La televisión NRK informó el 12 de abril que otra señora, de unos 70 años, habría fallecido en Gran por coronavirus.

En un comunicado de prensa, los familiares declararon que antes de morir, la mujer estaba enferma y tenía síntomas respiratorios propios de la covid-19. Los familiares saben que la mujer participó en uno de los eventos de marzo y contaron que la familia alentó a la mujer a que se hiciera la prueba del coronavirus, algo que ella rechazaba.

En Noruega, uno de los países que mejor ha controlado la pandemia, ayer se infectaron 366 personas con covid-19 y no falleció nadie por coronavirus.

En total, desde el inicio de la pandemia se han registrado 107.767 casos de coronavirus y 709 personas han fallecido, según los datos de la Johns Hopkins University.