El espionaje británico ve “factible” que el coronavirus haya salido de un laboratorio de Wuhan

Si se confirma esta teoría, el virus habría escapado accidentalmente del Instituto de Virología de Wuhan

Trabajadores en el Instituto de Virología de Wuhan, China
30/05/2021
Trabajadores en el Instituto de Virología de Wuhan, China 30/05/2021SHEPHERD ZHOU/FEATURECHINA / ZUMA PRESS / CONTACTO SHEPHERD ZHOU/FEATURECHINA / ZUM

Los servicios secretos británicos consideran “factible” que la pandemia de coronavirus tuviera su origen en un laboratorio de investigación chino, según publica este domingo ‘The Sunday Times’, cuya fuente sostiene no obstante que quizás “nunca llegaremos a conocer” el origen real del SARS-CoV-2. El coronavirus se ha cobrado ya más de 3,5 millones de muertes en todo el mundo.

Si se confirma esta teoría, el virus habría escapado accidentalmente del Instituto de Virología de Wuhan concretamente, extremo que niega Pekín de forma insistente. Esta línea de investigación, que Estados Unidos se toma muy en serio, estaría respaldada por el informe de inteligencia publicado por el ya expresidente estadounidense Donald Trump en uno de sus últimos actos al frente de la Casa Blanca y que sostiene que hubo contagios de entre trabajadores del Instituto de Virología de Wuhan ya en 2019 con un virus similar al SARS-CoV-2, causante de la actual pandemia.

Según publica ‘The Sunday Times’, los servicios secretos británicos están trabajando con los estadounidenses para investigar la posibilidad de que el Gobierno chino haya ocultado el origen real del virus.

La fuente de los servicios secretos occidentales consultada por el diario reconoce que el “secretismo” chino dificulta llegar a conclusiones sólidas. “Puede haber lagunas en las pruebas que nos lleven por un camino y pruebas que nos lleven por otro (...). Los chinos mentirán en cualquier caso. No creo que lo lleguemos a saber”, ha indicado.

Esta teoría implicaría que el laboratorio chino estaría experimentando y manipulando una cepa del virus SARS que se contagió accidentalmente a la población.

El propio presidente estadounidense, Joe Biden, anunciaba esta misma semana su intención de “redoblar” esfuerzos para investigar la teoría del laboratorio y reconocía que la Inteligencia estadounidense está “dividida” entre esta teoría y la que apunta a un contagio a partir de animales del mercado de animales salvajes de Wuhan.

En enero, un equipo de expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó un informe sobre los orígenes del coronavirus que señala que el patógeno es de origen animal y que “no hay evidencia” de que hubiera transmisión antes de su detección en diciembre de 2019 en Wuhan.

El equipo llegó el 14 de enero a la ciudad de Wuhan, considerada como la ciudad epicentro de la pandemia, y, tras dos semanas de cuarentena, visitó lugares como el mercado mayorista de mariscos de Huanan, donde se produjo el primer grupo de infecciones conocido, así como el Instituto de Virología de Wuhan.

Mientras tanto, los republicanos de la Cámara de Representantes de Estados Unidos le han pedido a su presidenta, Nancy Pelosi, que ponga en marcha un comité de investigación para ahondar en las teorías de que el virus de la COVID-19 habría surgido en un laboratorio de Wuham.

“Existe una creciente evidencia de que la pandemia comenzó en un laboratorio chino y que el Partido Comunista Chino lo encubrió. Si ese es el caso, el Partido Comunista Chino es responsable de la muerte de casi 600.000 estadounidenses y millones más en todo el mundo”, han aventurado los republicanos.

En el texto también se lee que los demócratas de la Cámara de Representantes estarían cometiendo una “afrenta” a “cada familia estadounidense que ha perdido a alguien” a causa de la pandemia al no “asignar recursos de investigación para obtener respuestas a estas preguntas”.

La misiva, ratificada por 209 representantes republicanos, cuenta con las principales firmas del líder de la minoría Kevin McCarthy; el vicepresidente, Steve Scalise; y Stefanik, quien ya en marzo de 2020 secundó dichas teorías, lanzadas en un primer momento por el expresidente Donald Trump.

La semana pasada, el diario ‘The Wall Street Journal’ lanzó un reportaje, tomando como fuente un informe del Sistema de Inteligencia de Estados Unidos durante los últimos días de Donald Trump, afirmando que China ocultó en noviembre de 2019 el contagio de tres trabajadores del personal del Instituto de Wuhan. La noticia fue calificada por Pekín como “mentira sin sentido”.