¿Y si el coronavirus salió del laboratorio de Wuhan por error?

Un físico de la Universidad de Hamburgo sostiene en un estudio que existe un 99% de probabilidades de que el virus fuese creado en China. Los científicos dudan de su rigor

Investigadores trabajan en el Instituto de Virología de Wuhan en una imagen de febrero de 2017
Investigadores trabajan en el Instituto de Virología de Wuhan en una imagen de febrero de 2017SHEPHERD HOUEFE

El físico Roland Wiesendanger ha llevado a cabo un estudio en el que trata de determinar el origen de la pandemia que lleva haciendo estragos desde principios del año pasado. Los indicios que ha recabado conducen, según él, a la conclusión de que el virus fue con una muy alta probabilidad -un 99% de probabilidades- un error en el Instituto de Virología de Wuhan, desde la cual el virus se extendió presuntamente por el planeta. A diferencia de las conclusiones de la misión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) llevada a cabo sobre el terreno, este estudio llega a una conclusión opuesta.

Entre dichos indicios se encuentran el hecho de que no se ha encontrado a los animales que habrían transmitido dicha enfermedad. En el mercado de Wuhan, en el cual la OMS sitúa el origen de la pandemia, no habría habido murciélagos. Otra de las variables que maneja Wiesendanger es el que el virus pueda acoplarse «excepcionalmente bien» a las células humanas, lo cual indicaría que su origen no es azaroso. En el laboratorio del Instituto wuhanés se encuentra una de las mayores colecciones de virus procedentes de murciélagos, muchos de los cuales han sido recogidos a miles de kilómetros de la ciudad. Asimismo, una joven investigadora se habría infectado en octubre del 2019 con el SARS-Cov-2 y en el pasado se habrían documentado errores de seguridad en el centro.

Estudio polémico

Según una entrevista concedida al diario «Bild», el científico asegura haber estudiado la cuestión del origen de la pandemia «por curiosidad personal». Para su estudio ha empleado documentación científica, artículos de medios de comunicación, así como el intercambio de comunicación con otros colegas. La publicación del estudio ha causado una gran polémica en Alemania y la universidad emitió un comunicado en el que advertía de que éste se basa en indicios y no en pruebas, así como que sus conclusiones no son completamente seguras. Wiesendanger ha asegurado en varias entrevistas que quiere alertar del riesgo que conllevan el tipo de investigaciones y ensayos que se llevan a cabo en laboratorios como el de Wuhan, en el que se experimenta con estos virus para crear cepas que pueden ser más agresivas. Estudios de este tipo se realizan también en países como EE UU o Australia.

El estudio ha sido criticado en buena parte de los medios alemanes. La “Deutsche Welle” titulaba incluso que dicho estudio no es un estudio. El autor de la nota entrevista al físico austríaco Florian Aigner, que explica que un estudio debe mostrar que el investigador conoce el estado actual de la cuestión y que ha de presentar algo nuevo, datos o resultados. Según él, Wiesendanger no cumpliría dichos criterios. Asimismo, se critica al «paper» que reproduzca numerosas citas sin, al parecer, aportar los suficientes pensamientos propios del científico.

La Asociación de Alumnos de la Universidad de Hamburgo AstA publicó un tuit en el que llama la atención sobre dichas carencias y asegura que el «estudio» no solo no cumpliría los estándares científicos de la universidad, «sino que además alimenta las teorías del complot y los resentimientos anti asiáticos».

Sin “revisión por pares”

El texto no ha pasado la llamada «revisión por pares», que consiste en que dos expertos en la materia revisen el trabajo en cuestión. La literatura utilizada habría sido dividida en textos académicos y en otras fuentes, como ha de hacerse, si bien las últimas estarían sobrerepresentadas, critican a su vez los detractores. Entre las fuentes que ha utilizado el físico, se encuentran enlaces a webs «que en el pasado habrían difundido informaciones falsas», como GreatGameIndia o The Epoch Times, según DW. En uno de los casos se trataba de una información relativa al abogado Francis Anthony Boyle, que Ap considera como uno de los «supercontagiadores de teorías del complot sobre la Covid-19».

Un comentario del experto en ciencia Hanno Charisius del diario «Süddeutsche Zeitung» asegura que el texto «no se le aceptaría a un estudiante del primer semestre como trabajo de facultad» y critica, sobre todo, que tras la lectura del mismo «uno no sabe nada nuevo más que antes de leerlo». La teoría del laboratorio podría ser cierta, «pero el trabajo de Hamburgo no aporta nuevas pruebas y su lectura es una pérdida de tiempo». El diario económico «Handelsblatt», por su parte, preguntó a numerosos científicos sobre su opinión al respecto y ninguno quiso hacer declaraciones. Solamente la universidad les comunicó en una nota de prensa que «ni la dirección de la universidad ni el departamento de prensa realizan censura en relación a los objetos de estudio o a los resultados de las investigaciones científicas y de sus científicos o científicas».

OMS: “la tesis del laboratorio no está descartada”

El jefe de la asociación Ciencia en Diálogo, Markus Weißkopf, explicaba al «Handelsblatt» que en el caso de este estudio no hay una discusión a nivel científico. En parte ello se debería a que el estudio no ha sido revisado por otros expertos, ya que ésta sería una de las recomendaciones, no comenzar un debate en la Prensa antes de que se produzca un debate a nivel científico.

La explicación sobre el origen concreto del coronavirus sigue siendo un misterio para la ciencia. Los expertos de la OMS que estuvieron en Wuhan aseguran que fue producto de una zoonosis, es decir, una transmisión de un animal infectado a un humano. Sin embargo, la propia OMS ha asegurado en los últimos días que la tesis del origen en el laboratorio aún no ha sido descartada.