Europa

¿Qué es el Consejo de Europa y para qué sirve?

Este organismo nada tiene que ver con la Unión Europea y se encarga de fortalecer el respeto a los derechos humanos

Asamblea del Consejo de Europa
Asamblea del Consejo de Europa FOTO: Ministerio de Asuntos Exteriores Ministerio de Asuntos Exteriores

La Asamblea del Consejo de Europa debatirá y previsiblemente aprobará este lunes una resolución sobre el “procés en la que da un toque de atención a España porque, a su juicio, castiga la libertad de expresión en relación a la condena a los líderes del separatistas catalanes encarcelados. En dicho informe, también se pide que retirar las demandas de extradición contra Carles Puigdemont y los otros líderes catalanes huidos.

En ese documento se recuerda que varios dirigentes políticos catalanes fueron condenados a largas penas de prisión por impulsar un “referéndum inconstitucional” sobre la independencia de Cataluña, y se aconseja a las autoridades españolas reformar los delitos de rebelión y sedición de manera que no anulen “la despenalización de la organización de un referéndum ilegal” ni den lugar a “sanciones desproporcionadas”.

¿Qué es el Consejo de Europa?

El Consejo de Europa, con sede en Estrasburgo (Francia), es una organización intergubernamental de la que forman parte 47 Estados europeos. Pero en ningún caso se trata de una institución de la Unión Europea. Fue fundada por el Tratado de Londres de 5 de Mayo de 1949 que establece que “la finalidad del Consejo de Europa consiste en realizar una unión más estrecha entre sus miembros para salvaguardar y promover los ideales y los principios que constituyen su patrimonio común y favorecer su progreso económico y social”.

Sus dos órganos principales son la Convención Europea y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (con sede en Estrasburgo), que ayudan a promover los objetivos del consejo. Esta institución trata de aumentar la conciencia sobre los derechos humanos entre sus 800 millones de ciudadanos.

Estos ideales y principios se estructuran en los pilares de Derechos Humanos, Democracia y Estado de derecho, que son el eje principal del trabajo de la Organización. La cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de Varsovia reforzó en 2005 esta orientación para la actividad del Consejo de Europa.

Los medios contemplados en el Estatuto de Londres para lograr estos fines son: “el examen de los asuntos de interés común, la conclusión de acuerdos y la adopción de una acción conjunta en los campos económico, social, cultural, científico, jurídico y administrativo, así como la salvaguarda y la mayor efectividad de los derechos humanos y las libertades fundamentales”.

¿Cuándo se creó el Consejo de Europa?

El Consejo de Europa fue creado por el Tratado de Londres, el 5 de mayo de 1949. Diez Estados participaron en su fundación: Reino Unido, Francia, Italia, Bélgica, Luxemburgo, Holanda, Irlanda, Noruega, Suecia y Dinamarca. Pocos meses después se incorporaron Grecia y Turquía. Alemania lo hizo en 1950. España se convirtió en el décimo noveno miembro el 24 de noviembre de 1977. Desde la caída del muro de Berlín, el Consejo de Europa ha desempeñado una función crucial en la evolución democrática de las naciones europeas vinculadas al bloque soviético, que se han incorporado progresivamente a la Organización, comenzando por Hungría (1990).

Rusia se adhirió al Consejo de Europa en febrero de 1996 y ostentó la Presidencia de su Comité de ministros entre mayo y noviembre de 2006. Con posterioridad a la última guerra balcánica entraron en la organización los países de la ex-Yugoslavia. Desde la incorporación de Montenegro en 2007, 47 Estados son miembros del Consejo de Europa. Bielorrusia es hoy el único Estado europeo que no forma parte de la organización.

Los únicos países no incluidos en este consejo son: Vaticano, Kazajstán, Bielorrusia, Transnistria y Kosovo. Los dos últimos estados tienen un reconocimiento limitado.

¿Cómo trabaja el Consejo de Europa?

Para cumplir con los objetivos de promoción de los derechos humanos, la democracia y el estado de derecho, el Consejo de Europa ha creado un elevado número de mecanismos especializados de seguimiento, con carácter independiente, que elaboran informes periódicos. Es el caso del Comité de Prevención de la Tortura, el Comité de la Convención Marco para la Protección de las Minorías Nacionales, el Comité de la Carta Social Europea, la Comisión Europea para la Eficacia de la Justicia (CEPEJ), el grupo de seguimiento de la Convención anti trata de seres humanos (GRETA) o el Comisario de Derechos Humanos.

Algunos de ellos, como el Grupo de Estados contra la Corrupción (GRECO) o la Comisión de Venecia, se configuran como Acuerdos Parciales, que cuentan con la participación voluntaria de un número de Estados miembro del Consejo de Europa que refuerzan su cooperación en estos ámbitos, a los que pueden sumarse otros no miembros (Acuerdos Parciales Ampliados).