Antonio Ledezma: “Sería un triunfo para la libertad de América el derrocamiento de la dictadura de los Castro”

El ex alcalde de Caracas y disidente publica un libro sobre la deriva de Venezuela a manos del chavismo. “Diosdado Cabello está resentido, no olvida que Maduro fue puesto por el eje castrista”, afirma

Antonio Ledezma, político venezolano y disidente del régimen de Maduro.
Antonio Ledezma, político venezolano y disidente del régimen de Maduro.Cristina BejaranoLa Razón

Antonio Ledezma, ex alcalde de Caracas, acaba de publicar el libro “De dónde venimos y hacia dónde vamos” (editorial Círculo Rojo), en el que aborda la historia de Venezuela para analizar el presente y, sobre todo, el futuro de su país, sumido en una grave crisis social, política y económica. Preso político, se exilió en Madrid en 2017 tras escapar del arresto domiciliario en Caracas. Es uno de los líderes antichavistas más rotundos en su negativa a dialoga con el régimen venezolano, al que calificar de “corporación criminal”. Esta semana la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, presentó el libro de Ledezma, quien estuvo rodeado de amigos y otros exiliados venezolanos como Leopoldo López Gil.

Empezamos la entrevista hablando sobre los posibles efectos de las manifestaciones de descontento en Cuba, las primeras de esta magnitud en 62 años.

¿Cree que las protestas en Cuba tendrán consecuencias en Venezuela?

Cuba es parte del eje del mal. Cuba aporta el “know how” a Venezuela y otros países. Después de 60 años Cuba ya no produce caña de azúcar, pero sí exporta la narrativa del comunismo, un anacronismo como el populismo. No tengo ninguna duda de que así como Venezuela está secuestrada por los grupos de la corporación criminal que lidera Maduro, Maduro a su vez es un secuestrado del eje cubano. Por eso el pleito no es simplemente Guaidó con Maduro. Maduro es solo una pieza más de ese conglomerado delincuencial donde hay narcotraficantes y terroristas y una mezcla de delincuencia que maneja las cárceles y bandas expertas en todo tipo de delitos. Sería un triunfo para la libertad de América Latina el derrocamiento definitivo de la dictadura de los Castro.

¿Cree que las protestas en Cuba se apagarán con la represión?

Estos regímenes se apoyan en la fuerza bruta. Lo que temo es que se pueda producir una carnicería en la represión. El argumento absurdo de Díaz- Canel dice que protestaron los espías de EEUU. Y yo me pregunto, ¿lo único que ha producido la revolución en 60 años son espías? Sí que creo que esta protesta puede ser irreversible y contagia y revitaliza las luchas que estamos dando no solo en Venezuela sino también en Nicaragua. Puede ser una aldabonazo que llame la atención de los pueblos colombiano, peruano y chileno, en donde el eje del mal quiere desarrollar su agenda conseguida en el Foro de Sao Paulo y perfeccionada en el Grupo de Puebla, conforme a la cual quieren avanzar para capturar las instituciones en esos países y luego vaciarlas de contenidos y tratar de perpetuarse en el poder modificando las constituciones, que fue lo que hizo Chávez en nuestro país.

¿Qué les dice a los que lideran las protestas en Cuba?

La experiencia de Venezuela y Nicaragua tiene que ser tenida en cuenta por los cubanos que encabezan estas protestas, la lucha no se puede desvirtuar ni se tienen que dejar marear con el señuelo de los diálogos, que es lo que siempre aplican estos autoritarios. Llaman al diálogo para enfriar las protestas mientras van encarcelando a los líderes de las manifestaciones.

¿Los venezolanos han perdido las fuerzas para salir a protestar de forma masiva como en 2017?

En este libro demuestro que es falso que los venezolanos estemos de brazos cruzados esperando que llegue una solución mágica de afuera. En Venezuela han muerto casi 400.000 personas de hambre, de enfermedad por falta de medios y asesinados. Son víctimas de un genocidio. Para mí la hambruna es consecuencia de la corrupción; y la crisis sanitaria es el resultado de la impericias pero también de la corrupción. Por eso Venezuela es hoy el país con el mayor brote de malaria, de sarampión y difteria.

Tanto con Chávez y Maduro como con el régimen anterior, Venezuela era y es un país rentista. ?Cómo salir de esa espiral?

Durante los 22 años de régimen chavista y madurista ellos despilfarraron el petróleo. Yo no digo que en el pasado no se cometieron errores. Pero cuando uno ve dónde está el dinero del petróleo del pasado se lo encuentra en el plan de becas Fundayacucho, que formó a más de 200.000 venezolanos en las mejores universidades del mundo; está en el sistema de orquestas, que hace de Venezuela un país del que se habla por su talento; está en los acueductos y sistemas de riego y en los sistemas hidroeléctricos como el del Guri, uno de los más grandes del mundo.... Hubo una obra, pero en el caso de estos 22 años Chávez y Maduro han administrado más de un billón de dólares, una fortuna que en su mayoría despilfarraron, regalaron y robaron. Lo que yo planteo en el libro de cara al futuro es que ya no podemos seguir viviendo del mito de que somos ricos solo porque tenemos petróleo.

¿Qué propone usted?

El petróleo es una materia prima y hay que saberlo administrar. Por eso propongo la creación de una agencia nacional de hidrocarburos; propongo un modelo de economía solidaria de mercado y un esquema en el que la palanca de cambio y de desarrollo sea la educación, para que la actividad económica se mueva a la par de la economía del conocimiento. Y además, con instituciones solventes. Hay que acabar con la reelección, hay que establecer la segunda vuelta electoral; hay que garantizar que las instituciones sean dirigidas por ciudadanos honestos. Yo emulo un Plan Marshall para la reconstrucción económica y social de Venezuela. Y también el Plan Colombia para liberar a Venezuela de la corporación criminal y garantizar un país con estabilidad política.

¿Hay fisuras dentro del régimen?

Claro que hay pleitos entre Maduro y Diosdado Cabello. Por dentro del régimen hay resentimientos, hay odio. Diosdado no olvida que quien puso a Maduro fue el eje castrista y lo dejaron a él de lado. Pero a ellos les une el miedo de verse en un tribunal internacional para purgar sus delitos y por eso se protegen unos a otros.

¿Cuál debería ser la posición de la UE y España con respecto a la crisis de Venezuela?

Tienen que ayudarnos a hacer valer las sanciones. Es un contrasentido que algunos portavoces de Europa nos llamen a nosotros a la unidad pero al mismo tiempo hay factores de Europa que meten sus manos en asuntos venezolanos para apoyar a algún activista político y eso genera discrepancias. Mal que bien, Guaidó es el interlocutor reconocido por la comunidad internacional y hasta este momento todos estamos diciendo que la solución no está en las elecciones regionales ni que se pueden levantar las sanciones como pretende Maduro.

Pero Guaidó sí que ha dicho que está dispuesto a iniciar un diálogo...

Nosotros hemos hecho la advertencia, y lo hemos hecho de buena fe. Para mí lo importante es que caiga la tiranía y no el interinato, pero el interinato tiene que rectificar y hacer un acto crítico. Venezuela ha hecho quince diálogos. El último fue el de Barbados, y Maduro lo aprovechó para desmovilizar a las calles que estaban colmadas de gente respaldando la idea del cese de la usurpación. Ir a un proceso de elecciones regional le servirá a Maduro para lavarse la cara de dictador ante el mundo.