Estos son los países que no tienen mujeres dentro de su Gobierno

El Ejecutivo del régimen de los talibanes, sin sorpresas, no tendrá ninguna mujer en sus filas, pero Afganistán no es el único territorio sin representantes femeninas

Los talibanes confirmaron el nuevo gobierno de Afganistán, todos ellos integristas y sin la presencia de mujeres
Los talibanes confirmaron el nuevo gobierno de Afganistán, todos ellos integristas y sin la presencia de mujeresWali SabawoonAP

Los talibanes confirmaron el nuevo gobierno de Afganistán, todos ellos integristas y sin la presencia de mujeres. Pese a las peticiones de la comunidad internacional, por un lado, y de la sociedad afgana, por otro, de un gobierno “inclusivo”, estos hicieron caso omiso y presentaron hasta 33 nombres, pero su Ejecutivo no tendrá ninguna representante femenina.

La Unión Europea ha calificado de “preocupante” la reciente formación del gobierno interino en Afganistán llevada a cabo por los talibán, pues “no está a la altura de las promesas” de representación e inclusividad que los islamistas realizaron cuando se hicieron con el control del país. Mujeres se han manifestado en contra del nuevo gobierno y la comunidad internacional se niega a reconocerlo. De esta forma, empieza “con mal pie” el nuevo gobierno talibán, del que dicen que es interino -no han hablado de elecciones- y quedará por ver si ceden y, sobre todo, respetan los derechos de las mujeres.

Afganistán se une a otros países con gobiernos en los que las mujeres brillan por su ausencia, es decir, que no cuentan con ellas.

Azerbaiyán

Las mujeres en Azerbaiyán tiene derechos como los hombres, aunque su discriminación social sigue siendo problema. En los últimos años, han ganado terreno hacia la igualdad. Además, en 1918, se convirtió en el priemr país de Oriente que le otorgaba a las mujeres el derecho a voto.

Su constitución, adoptada en 1995, creó una base legal para la participación activa de las mujeres para la construcción de un Estado democrático con los hombres. “Toda la igualdad ante la ley y ante los tribunales, así como los hombres y las mujeres, tienen los mismos derechos y libertades”, dice su artículo 25. El país ha tenido nombres ilustres, como Manzar Ismayilova o Natavan Mirvatova, la cual se llegó a convertir en general mayor, el rango más alto al que ha llegado una mujer y el tercer rango militar.

Arabia Saudita

Arabia Saudita basa todas sus leyes en la “sharía” y, evidentemente, tampoco tiene mujeres en el gobierno, al igual que Afganistán. Nacer mujer en este país es realmente difícil, y supone nacer con menos derechos que los hombres, por el mero hecho de ser mujer. Presencia en espacios públicos sin ir acompañadas de un familiar varón, vestir con libertad, casarse y divorciarse libremente, buscar protección tras sufrir abusos y defender sus derechos son delito. Inimaginable pensar para una mujer entrar en política en este país.

Armenia

Otro de los países que no cuentan con ninguna mujer en su gobierno. La constitución de Armenia fue aprobada en 1991, y garantiza la igualdad de género. Y en 2007, a través de la conocida como “ley de cuota del género”, se les alentó a tener más posibilidad de involucrarse en la política (aquel año, siete escaños del parlamento eran mujeres). Destacar el nombre de Arpine Hovhannisyan, la cual llegó a ser ministra de Justicia entre 2015 y 2017, así como vicepresidenta de la Asamblea Nacional entre 2017 y 2019.

Brunei

Brunei es uno de los países que están influenciados por la ley “sharía”. Aquí, esta ley es utilizada para restringir los derechos de las mujeres. Es una de las pocas monarquías absolutistas que quedan en el mundo. El sultán tiene un poder ejecutivo completo, sin restricciones y su palabra es la ley. Desde que el país logró independizarse -era una colonia británica-, el sultán ha llevado el territorio hacia una cultura más estrictas en lo que se refiere a los preceptos islámicos. Aquí, las mujeres no son las únicas perjudicadas, pues hasta se aprobó lapidar a los homosexuales.

Corea del Norte

Mientras que el servicio militar es obligatorio para las mujeres, en cambio, no tienen ninguna posibilidad de formar parte del gobierno del país. Las mujeres están organizadas “Unión de las Mujeres Democráticas”, un grupo que busca irrumpir en la política norcoreana, pero apenas se les da visibilidad tanto social como parlamentaria, debido a la cultura presente en este país.

Papua Nueva Guinea

En este territorio, las mujeres siguien sufriendo elevados índices de violencia de género. Cada cinco años se celebran elecciones y actualmente, entre sus más de cien parlamentarios, no hay una sola mujer. A lo largo de la última década, se han presentado propuestas como la de que las mujeres tengan un porcentaje de escaños o que ocupen un 10% de las candidaturas de los partidos, pero nunca salieron hacia delante.

San Vicente y las Granadinas

San Vicente y las Granadinas es una democracia parlamentaria dentro de la Mancomunidad Británica de Naciones. Su gobierno busca determinar la igualdad de género y formentar el empoderamiento de las mujeres, o al menos, dice que lo busca. Pero, a día, de hoy, ni rastro de las mujeres.

Tailandia

Era 2011 cuando Yingluck Shinawatra, la hija menor de una familia acaudalada, se convirtió en la primera mujer en ocupar la jefatura del Gobierno de Tailandia, en un país donde la estructura social otorga al hombre un estatus superior. Pero ahora parece un tiempo muy lejano. Pese a las numerosas protestas contra el Gobierno y la Monarquía y pedir na reforma constitucional que no solo limite los poderes de la monarquía, sino también de un papel más determinante a la mujer, Tailanda es otro de los países en los que hay que lamentar que no tengan representación femenina.

Vietnam

Dime de qué presumes y te diré de qué careces. El actual gobierno de este territorio siempre ha presumido de su “lucha” en favor de la igualdad de género. Pero sus números engañan. Casi una cuarta parte de sus cámaras están compuestas por mujeres. Pero realmente, su desarrollo está estancado. Las mujeres solo tienen un escaño en el Politburó, que es el máximo órgano de la política en el territorio. Y por supuesto, no hay ninguna representante femenina a la cabeza del país.

Yemen

Yemen está considerado como uno de los peores países para ser mujer. Solo con esa descripción, ya se puede hacer una idea de la utopía que sería ver a una mujer en su Ejecutivo. Pese a que están experimentando un aumento de sus responsabilidad y la evolución de sus roles de género, hay numerosos tipos de violencia que sufren. Las mujeres han sufrido una desigualdad de género profundamente grave. Violaciones, agresiones, abusos y otras aberraciones, como afeitar a las mujeres la cabeza, especialmente a las recién casadas, para ser vistas de forma vergonzosa, con la imposibilidad de denunciar por temor a una respuesta negativa tanto de su propia comunidad como de los agentes de seguridad.