Europa

Los socialistas eligen a Anne Hidalgo como candidata al Elíseo

La alcaldesa de París, con un 7% en los sondeos, parte con escasas posibilidades de pasar a la segunda vuelta

La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, fue este jueves elegida candidata del Partido Socialista francés (PS) para las elecciones presidenciales de abril. Las cifras del escrutinio reservado a los militantes fueron claras: con un recuento del 90%, Hidalgo se llevó más del 72% de los votos, indicó el primer secretario del partido, Olivier Faure, ante la Prensa.

Los militantes tenían que elegir entre Hidalgo y el alcalde de Le Mans y ex ministro de Agricultura, Stéphane Le Foll, con la regidora de París como favorita, ya que contaba el apoyo casi unánime de la dirección del PS y los principales cuadros del partido (le respaldaron 208, frente a 34 por su oponente).

“Estoy particularmente orgullosa y honrada de defender los colores de nuestro partido. Son los colores de una izquierda que asume el ejercicio del poder, de una izquierda de gobierno que no se contentará nunca simplemente con indignarse o protestar, sino que quiere actuar de forma concreta”, sostuvo la ya candidata socialista al Elíseo.

A pesar de su holgada entre la militancia, Hidalgo, de 62 años, afronta una carrera electoral cuesta arriba, ya que los actuales sondeos de intención de voto le atribuyen en torno al 7%, con lo que no pasaría a la segunda vuelta, frente al 24 del actual presidente de la República, Emmanuel Macron, o la líder ultraderechista Marine Le Pen, que ya se enfrentaron en 2017.

Esto se debe a la fragmentación del voto de izquierda entre socialistas, ecologistas y la formación populista Francia Insumisa de Jean Luc Mélenchon, y un electorado escorado a la derecha, con la inmigración como uno de los factores clave de los comicios.

En la actual situación que dibujan todos los sondeos, ningún candidato de izquierda pasaría a la segunda vuelta de las presidenciales, a la que concurren los dos candidatos más votados en la primera, tal y como ya ocurrió en 2002 y 2017.

A pesar de ello, la alcaldesa de París ha comenzado ya desde hace semanas su campaña a nivel nacional tratando de insuflar optimismo a su electorado con las promesas de acelerar la lucha contra el cambio climático y doblar el sueldo de los profesores. “Esta noche empieza por toda Francia una campaña que une a todas las fuerzas militantes socialistas”, dijo Hidalgo en el bar parisino L’Office, al que había convocado a la Prensa para ofrecer sus primeras declaraciones tras el recuento.

En medio de una izquierda francesa atomizada y dominado por egos y luchas fratricidas, Hidalgo aspira a coaligar a la izquierda en un “revival” de aquella “gauche plurielle” que encabezó el ex primer ministro socialista Lionel Jospin entre 1997 y 2002. Precisamente, la ahora alcaldesa trabajó para Martine Aubry, la ministra de Trabajo que concibió la ley estrella de aquel Gobierno, las 35 horas semanales. Además, está casada en segundas nupcias con Jean Marc Germain, ex consejero de la ex líder del Partido Socialista (PS). Y que mejor que Lille para lanzar el próximo 23 de octubre su candidatura al Elíseo en una convención que busca aglutinar a los votantes progresistas.

En las elecciones presidenciales francesas no son extrañas las sorpresas. Hace cinco años, el actual presidente no había anunciado su candidatura y no figuraba en ninguna lista de favoritos y gracias al escándalo de empleos ficticios del candidato conservador, François Fillon, y al pánico a una victoria de Le Pen se impuso en las urnas contra todo pronóstico.

Hidalgo nació en 1959 en la localidad española de San Fernando, en Cádiz, aunque su familia emigró a Francia cuando ella era pequeña y adquirió la nacionalidad francesa a los 14 años. En 2001 fue elegida por primera vez concejala de París, y es alcaldesa desde 2014 gracias a una alianza con los ecologistas, y fue reelegida en 2020.

Tras la votación de hoy, Hidalgo participará este viernes en el 40 Congreso Federal del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) en Valencia, en el que participará en una discusión sobre cómo realizar una transición ecológica justa.