América

El nuevo pulso de los cubanos pone en alerta al régimen

El Gobierno de la isla prohíbe la manifestación del 15N, convocada para pedir el fin de la represión

Cubanos se manifiestan en La Habana l 11 de julio de este año
Cubanos se manifiestan en La Habana l 11 de julio de este año FOTO: Alexandre Meneghini REUTERS

Cubanos anónimos y grupos organizados quieren salir a las calles de Cuba para pedir la libertad de los presos políticos y protestar contra la represión de las fuerzas del orden por las marchas históricas del 11 de julio, cuando miles de cubanos se lanzaron a protestar de forma pacífica a las calles de las principales ciudades del país. Pese a que la Constitución aprobada en 2019 permite la celebración de manifestaciones pacíficas, como la convocada para la próxima semana, el gobierno ha optado por prohibirla al considerar que se trata de una “provocación desestabilizadora”.

El régimen ha acusado a Estados Unidos y a los grupos anticastristas en Florida de instigar la marcha y descarta la posibilidad de que esta supresión de los derechos de los cubanos pueda suponer una merma en la imagen del país a nivel internacional. “La realidad es lo que determina la imagen”, dijo el canciller cubano Bruno Rodríguez a The Associated Press cuando se le preguntó sobre la protesta que ha sido organizada en las redes sociales.

La marcha prevista para el lunes coincidirá con la reapertura del país tras 20 meses de encierros por la pandemia del coronavirus y con el 502 aniversario de la fundación de La Habana. La pregunta que muchos se hacen es si la sociedad civil podrá anotarse un éxito como el del 11 de julio, cuando el gobierno tuvo que improvisar una respuesta a la ola de protestas en varias ciudades de la isla para pedir libertad y comida.

“No sé si podrá desatarse una protesta similar a la del 11J, pero sí estoy seguro de que las marchas cívicas y pacíficas que ahora comienzan volverán a llenar las calles de Cuba, esta vez bajo el amparo de lo estrictamente constitucional, según lo ha proclamado Yunior García”, asegura el profesor cubano Pío Serrano, quien añade que “el mundo estará atento a lo que ocurra ese 15N y en las principales capitales extranjeras  volverán a manifestarse los cubanos”. En Madrid, la marcha está convocada a las 20h.

La protesta está siendo planificada por la iniciativa Archipiélago de Facebook, un grupo de debate político con más de 27.000 participantes y que quiere ser un laboratorio para una “Cuba plural”, según sus inspiradores. Los organizadores pidieron autorización para realizar la marcha, pero se les negó y ahora están instando a la gente a salir a las calles de todos modos.

Yunior García, actor y dramaturgo de 39 años, es uno de los cerebros de esta convocatoria, pero el gobierno de Miguel Díaz-Canel le acusa de estar manejado por Estados Unidos para desestabilizar la isla y promover una invasión americana. En noviembre de 2020 se convirtió en portavoz inesperado de una nueva generación de cubanos que critica al Gobierno como se había hecho nunca antes dentro de la isla dentro de un grupo en el que figuran artistas, periodistas independientes y académicos, la mayoría ajenos a partidos políticos.

“No queremos volver a ver policías golpear a su propio pueblo”. Esta ha sido la petición de quince sacerdotes católicos cubanos en una carta publicada en el medio 14ymedio cuando queda menos de una semana para la marcha. “No queremos que se vuelva a derramar sangre”, ni “volver a escuchar disparos’', insisten los religiosos, “ese no es el camino que nos llevará a la Cuba que necesitamos y que todos deseamos”. En la carta argumentan que el Gobierno “está haciendo lo imposible” para que la población desista de la manifestación, aunque realiza “un llamado masivo al enfrentamiento violento’'.