Rusia envía bombarderos estratégicos a patrullar la frontera de Bielorrusia

Aleksander Lukashenko admitió que había pedido a Vladimir Putin ayuda para vigilar la frontera

Bombardero Tu-22M3
Bombardero Tu-22M3

Rusia envió hoy bombarderos estratégicos Tu-22M3 a patrullar la frontera bielorrusa junto a los cazas rusos y bielorrusos que realizan periódicamente este tipo de misiones en Bielorrusia.

En las imágenes divulgadas por el Ministerio de Defensa de Bielorrusia en su canal de Telegram se observan al menos dos bombarderos acompañados de cazas Su-30SM de ambos países.

La nota castrense destaca que los aviones patrullan las fronteras aéreas de la Unión Estatal que integran Rusia y Bielorrusia.

Patrullas conjuntas han sobrevolado la frontera bielorrusa desde el estallido de la crisis migratoria entre este país y Polonia el pasado 8 de noviembre.

Tropas rusas frontera Ucrania
Tropas rusas frontera Ucrania FOTO: T. Nieto

El presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, admitió que pidió al jefe del Kremlin, Vladimir Putin, ayuda para vigilar la frontera, a las que Moscú envió bombarderos estratégicos Tu-160 y Tu-22.

Moscú, que ha prolongado 25 años su presencia militar en territorio bielorruso, apoya a Minsk en su enfrentamiento con Polonia y el resto de la Unión Europea.

Valla fronteriza Polonia-Bielorrusia
Valla fronteriza Polonia-Bielorrusia FOTO: Teresa Gallardo

A principios de noviembre Minsk acusó a Ucrania de violar su espacio aéreo con un helicóptero militar, incidente que Kiev negó rotundamente.

Lukashenko aseguró a principios de septiembre que Minsk recibiría en breve varias decenas de cazas rusos (Su-30CM), helicópteros, baterías antiaéreas y, posiblemente, sistemas S-400.

Recientemente, el líder bielorruso advirtió que Minsk combatirá en bando ruso en caso de que estalle una guerra con Occidente y también reconoció que la península ucraniana de Crimea es rusa de facto y de “iure”.

Según recuerda la agencia AP, el vuelo de patrullas Tu-22M3 se produce en medio de la preocupación de Occidente por el aumento de las tropas rusas cerca de Ucrania, que hace temer una invasión. Moscú ha negado que tenga planes de llevar a cabo un ataque de este tipo, pero ha instado a Occidente a que ofrezca garantías de seguridad que excluyan la expansión de la OTAN a Ucrania y el despliegue de las armas de la alianza en ese país, exigencias que casi con toda seguridad serán rechazadas por Estados Unidos y sus aliados.

Algunos funcionarios ucranianos han expresado su preocupación por la posibilidad de que Rusia utilice el territorio de su aliado Bielorrusia para atacar a Ucrania.

Moscú ha apoyado firmemente a Bielorrusia en medio de un tenso enfrentamiento el mes pasado, cuando miles de migrantes y refugiados, la mayoría de ellos procedentes de Oriente Medio, se reunieron en el lado bielorruso de la frontera con Polonia con la esperanza de cruzar a Europa Occidental.

“Ataque híbrido”

La Unión Europea ha acusado al autoritario presidente bielorruso, Lukashenko, de fomentar el cruce ilegal de la frontera como un “ataque híbrido” para tomar represalias contra las sanciones de la UE a su gobierno por la represión de la disidencia interna tras la disputada reelección de Lukashenko en 2020.

En medio de las tensiones con Occidente, Lukashenko indicó el mes pasado que su país estaría dispuesto a acoger armas nucleares rusas.

El líder bielorruso no quiso detallar qué tipo de armas estaría dispuesto a albergar Bielorrusia, pero señaló que la ex nación soviética ha conservado cuidadosamente la infraestructura militar necesaria que se remonta a la época de la URSS.

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, ha descrito la oferta de Lukashenko como una “seria advertencia provocada por la imprudente política occidental”.