Lo que Ucrania necesita para evitar otra invasión rusa

Sin ser parte de la OTAN, Ucrania requiere de garantías serias de potencias nucleares de que no se quedará sola ante una agresión rusa en el futuro

La imagen de Putin ahorcado en las gradas del Legia de Varsovia
La imagen de Putin ahorcado en las gradas del Legia de Varsovia FOTO: Twitter larazon

Después de que el plan ruso para tomar Kiev y ocupar la mayor parte del territorio de Ucrania en 72 horas fracasara, tal y como anticipó la inteligencia estadounidense, Rusia planteó un proceso de negociaciones. Las primeras reuniones entre ambas partes no tuvieron ningún resultado. Era obvio teniendo en cuenta las poco realistas condiciones de Rusia para un cese de las hostilidades: desnazificación (oxímoron para el presidente de Ucrania que es de origen judío), reconocimiento de la independencia de las llamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk, anexión de Crimea, desmilitarización del Ejército ucraniano y un estatus de país no alineado a ningún bloque.

Después de las negociaciones entre las delegaciones ucraniana y rusa en Estambul, ya podemos sacar algunas conclusiones sobre la estrategia de Ucrania en las conversaciones de paz con Rusia.

La delegación enviada por Zelenski entregó sus propuestas en cuanto a los puntos clave en los que es posible encontrar un compromiso para un alto el fuego y el fin de la guerra. En primer lugar, se trata del estatus no nuclear de Ucrania y de no unirse a ninguna alianza militar, incluida la OTAN. En cambio, Ucrania exige garantías sólidas, pero no garantías en cuanto a su seguridad e integridad territorial, no se trata de algo tan formal como el memorándum de Budapest, ignorado en 2014 no solo por Rusia, sino también por Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y China, quienes también se sumaron al memorándum.

El pueblo ucraniano ya ha visto la débil reacción de la OTAN ante la invasión rusa en 2022. Así que permanecer en la sala esperando la invitación es algo que no nos servirá.

Además, es obvio que al menos en la próxima década no nos uniremos a la Alianza Atlántica ni aunque se hagan todas las reformas necesarias en el Ejército y se acabe con la corrupción, que también es una condición establecida por Bruselas en el verano de 2021.

Otro punto a tener en cuenta es que siempre hay algunos gobiernos prorrusos en los países que forman parte de la OTAN, como Hungría ahora, que lleva bloqueando la cooperación entre la OTAN y Ucrania desde hace varios años. Por lo tanto, lograr la decisión por consenso será demasiado difícil, si es que resulta posible. Para evitar otra invasión de Rusia, Ucrania necesita un acuerdo real, refrendado por los ucranianos y aprobado por los parlamentos.

Desde 2021 han comenzado a surgir nuevos bloques militares. El más reciente es el formado por Estados Unidos, Australia y Gran Bretaña conocido como AUKUS. Además de pequeñas alianzas militares, como la mostrada por la eficaz unión de Turquía y Azerbaiyán en la guerra de Karabaj en 2020. Rusia ha sido testigo de cómo el ejército de Azerbaiyán, con la ayuda de Turquía, devolvió algunos territorios ocupados. Incluso en marzo de 2022, después de haber aprovechado la oportunidad, el ejército de Azerbaiyán capturó algunas aldeas en Karabaj, donde se suponía que estaban las fuerzas de paz rusas. Moscú no reaccionó ni militar, ni diplomáticamente.

Este es un buen ejemplo de la efectividad de coaliciones tan pequeñas. Turquía ya ha declarado que está lista para dar garantías a Ucrania. Necesitamos garantías sólidas y Alemania e Italia ya están dispuestas a firmarlas. Reino Unido también pero al modo en que se establece en el artículo 5 del tratado de la OTAN. Washington ni siquiera está preparado para discutir ninguna garantía. Ucrania, sin embargo, necesita apoyo serio de un estado nuclear. Así que va a ser un largo proceso de diálogo que durará muchos meses o incluso años.

El gobierno y el pueblo ucranianos no aceptarán la pérdida de territorios. Por lo tanto, las futuras fronteras y las condiciones para una tregua entre Rusia y Ucrania se están dibujando ahora en Mariupol y en Crimea. Ese es el objetivo de Putin ahora. Ocupar completamente las regiones de Luhansk y Donetsk y establecer el corredor terrestre hacia Crimea. Eso es lo mínimo que los partidarios de Putin en Rusia pueden ver como una victoria.

Para Ucrania ahora lo más importante es impedir que los rusos alcancen estos objetivos y desbloquear Mariupol, donde los invasores están cometiendo crímenes contra la humanidad en una escala incomparable a la de Bucha. Lo sé muy bien porque mi madre y mi hermana sobrevivieron en ese infierno en la tierra bajo constantes bombardeos.

En dos o tres semanas las negociaciones pueden tener cierto éxito. Y las conversaciones para un encuentro entre Zelenski y Putin comenzarán a tener sentido, pero solo después de que Putin pierde la esperanza de ocupar nuevos territorios tras cosechar nuevas derrotas en el campo de batalla.