Así es el misil hipersónico lanzado por primera vez desde un B-52 con el que EEUU quiere frenar a Rusia y China

La Fuerza Aérea prueba con éxito el lanzamiento de un AGM-183A ARRW tras varios intentos fallidos

Representación gráfica de misil hipersónico AGM-183A de respuesta rápida lanzado desde el aire
Representación gráfica de misil hipersónico AGM-183A de respuesta rápida lanzado desde el aire FOTO: Lockheed Martin Lockheed Martin

El 15 de diciembre de 2021, la Fuerza Aérea de Estados Unidos vio cómo fracasaba por tercera vez en el lanzamiento de un misil hipersónico desde el aire. Un prototipo de proyectil AGM-183A ARRW (arma de respuesta rápida lanzadas desde el aire) se quedó dentro de un bombardero estratégico subsónico B-52 por un fallo no especificado. Los altos mandos militares y congresistas estadounidenses se han podido quitar esa espina clavada después del éxito obtenido en la prueba de un misil ARRW este sábado en la base aérea de Edwards, en California, según detalló la Fuerza Aérea en un comunicado.

Un misil AGM-183A ARRW
Un misil AGM-183A ARRW FOTO: US Air Force US Air Force

El misil ARRW, desarrollado por Lockheed Martin, supera cinco veces la velocidad del sonido y es la gran esperanza de Estados Unidos para contrarrestar los programas hipersónicos de China y Rusia. La prueba de la Fuerza Aérea se produce en un momento de máxima tensión con Moscú por la guerra de Ucrania y tras las amenazas desde el entorno de Vladimir Putin de usar armas tácticas nucleares si algún país de Occidente sobrepasa las líneas rojas del Kremlin.

El ARRW está diseñado para destruir “objetivos sensibles y de alto valor”, según la Fuerza Aérea de EEUU, lo que permite atacar con suma rapidez objetivos como un lanzador de misiles o un radar de misiles tierra-aire. Este tipo de armas se caracteriza por su velocidad, una alta maniobrabilidad y una trayectoria que dificulta la detección e interceptación por los sistemas de defensa de misiles enemigos.

Un B-52
Un B-52 FOTO: US Air Force US Air Force

EEUU ha encadenado dos éxitos consecutivos en lanzamientos de proyectiles hipersónicos. En abril, la Defense Advanced Research Projects Agency (DARPA) anunció el segundo vuelo exitoso de su misil hipersónico Hypersonic Air-breathing Weapon Concept (HAWC). Este tipo de misil de crucero -desarrollado por Lockheed- dispone de motores con tomas de aire, como los que también usan los aviones a reacción.

La prueba de este sábado del ARRW consistió en el disparo del misil -diseñado para alcanzar una velocidad superior a los 24.695 kilómetros por hora- desde un bombardero B-52 Stratofortress, fabricado por Boeing. El teniente coronel Michael Jungquist, al frente de uno los programas destinados al desarrollo de ese tipo de armamento, reconoció que es la primera vez que una prueba así acaba con éxito. Jungquist añadió: “Estamos haciendo todo lo posible para que esta arma revolucionaria esté lista para el campo de batalla lo antes posible”.

China, Rusia y Estados Unidos se hallan inmersos en una carrera armamentística dentro de los misiles hipersónicos. En julio del año pasado, Moscú disparó con éxito un modelo Zircon desde un buque de guerra. En septiembre, el Pentágono reveló que había probado un misil elaborado por las empresas Raytheon Technologies y Northrop Grumman. Las armas hipersónicas y la defensa aérea y antimisiles son prioridades clave de la “Revisión de la estrategia de defensa nacional y la defensa antimisiles” del Departamento de Defensa de los Estados Unidos.

Recientemente, Australia, Estados Unidos y Reino Unido -la tríada de países que conforman la alianza de seguridad AUKUS- anunciaron que cooperarán para el desarrollo de armas hipersónicas, un anuncio que fue recibido con preocupación por China. Según el diario británico Financial Times, Pekín probó en agosto del 2021 un misil hipersónico con capacidad nuclear, lo que generó cierta alarma entre los mandos militares de Estados Unidos. Hasta ese momento ningún país había logrado probar un sistema que “desafía a las leyes de la física”. Esta prueba fue definida por algunos expertos como “el momento Sputnik”, en referencia al lanzamiento del primer satélite de la URSS en 1957.

¿Cómo funciona esta tecnología?

El Air-launched Rapid Response Weapon (ARRW) es un lanzador que impulsa el misil a la velocidad y altitud designadas. Una vez que ha sido propulsado, el cono de la nariz se rompe y se libera el proyectil que viaja hacia su objetivo a una velocidad hipersónica (por encima de Mach 5). El alto grado de maniobrabilidad le permitirá realizar cambios de rumbo ante posibles errores a una velocidad tan alta que hace casi imposible que sea detectado. El ARRW es más pequeño que el HCSW. Su tamaño permite cargar el doble de unidades en un B-52 y es posible incluso que se pueda incorporar en un F-15.

Según Popular Mechanics, un solo bombardero B-1B puede transportar hasta 31 misiles ARRW, apuntando a bases aéreas enemigas, radares y misiles de defensa aérea.

Lockheed Martin: Leading Hypersonic Solutions

El año pasado, en agosto, EEUU sufrió un serio revés cuando el propulsor de misiles no se encendió, lo que provocó que el misil cayera al mar.