Carlos III inicia su reinado con su mayor índice de popularidad

El 90% de los británicos cree positivo su ascenso al trono y un 87% confía en que se convierta en uno de los mayores monarcas del país

Carlos y Camilla visitan la catedral de Santa Ana en Belfast
Carlos y Camilla visitan la catedral de Santa Ana en Belfast FOTO: Lorena Sopêna Europa Press

Durante su larga etapa como heredero -ha sido la persona que más tiempo ha estado a la espera del trono en la historia de Reino Unido- Carlos siempre estuvo a la sombra de su madre, Isabel II; su hijo, el príncipe Guillermo; e incluso del eterno recuerdo de su ex, Lady Di. Siempre existió el debate sobre qué ocurriría cuando Isabel II ya no estuviera. Es más, se llegó a especular con la posibilidad de que Carlos abdicara directamente en su hijo Guillermo, quien junto a Catalina, era visto por muchos como la verdadera figura de continuidad y futuro de la institución.

Sin embargo, una vez que Carlos III, de 73 años, ha accedido al trono, todas las dudas se han disipado. La popularidad del monarca ha aumentado de manera considerable debido al “efecto transición”. El nuevo Jefe de Estado -que se está dando grande baño de masas cada vez que tiene ocasión estrechar la mano a los ciudadanos que se concentran estos días frente a las diferencias residencias reales- ha visto una abrumadora oleada de apoyo desde la muerte de su madre, el pasado jueves, y la mayoría de los británicos elogia ahora su liderazgo y creen que será un buen rey.

La primera encuesta realizada por la reputada empresa YouGove tras la muerte de la soberana, reveló ayer que casi nueve de cada diez personas consideran que el reinado de Carlos III es bueno para el país y el 87% cree que probablemente pasará a ser un de los monarcas más grandes del Reino Unido.

Según la encuesta, el 73% de los británicos cree que Carlos III ha respondido bien en la toma de sus responsabilidades y solo el 5% sugiere que ha manejado mal los acontecimientos de los últimos días. Un 94% dice que su primer discurso a la nación como rey el pasado viernes fue bueno, con solo el 3% mostrándose crítico. Según los expertos, se trató de su intervención más personal, ya que no solo se comprometió a seguir el legado de su progenitora, sino que también se mostró como esposo, dedicando palabras de agradecimiento a Camilla, y como padre, revelando su amor tanto a Guillermo y Catalina, como a Enrique y Meghan, con quien ha mantenido una relación más que fría desde el polémico Megxit de 2020.

Durante la vida de Isabel II, su primogénito, en su papel de eterno heredero, siempre fue uno de los miembros menos populares de la Familia Real. Sin embargo, ahora hay señales de que esto puede estar cambiando. Un 63% dice que será un buen rey, y solo el 15% cree que hará un mal trabajo.

Se trata de unos porcentajes muy diferentes a la encuesta que YouGov publicó el pasado mes de marzo, cuando el 39% predijo que sería un buen rey y el 31% pensó lo contrario. El apoyo a la monarquía como institución prácticamente no ha cambiado con un 62% a favor y un 21 % en contra. Una década antes, la misma empresa de sondeos informó eso sí que el apoyo a la monarquía era 11 puntos más alto, un 73%.

Las reacciones hacia Carlos III son abrumadoramente positivas. Y el apoyo no es tan solo hacia el monarca, sino también hacia su esposa Camilla, convertida ahora en reina consorte. A pesar de años de incertidumbre sobre cómo respondería el público a la figura de la que en su día fue considerada la mujer más odiada de Reino Unido, los británicos son optimistas de que cumplirá bien el papel. Alrededor del 53% cree que le irá bien contra el 18% que piensa lo contrario.

Sin embargo, hay diferencias sorprendentes por edad, con votantes más jóvenes mucho menos positivos sobre el nuevo monarca y la reina consorte. Solo el 24% de los que tienen entre 18 y 24 años piensan que Camilla hará un buen trabajo, frente al 36%, en comparación con una división del 72 al 11 % entre los mayores de 65 años. Se observa un patrón similar, aunque menos pronunciado, en las actitudes hacia el nuevo soberano, con el 46 % de los votantes más jóvenes diciendo que desempeñará un buen trabajo contra el 25% que dice que lo hará mal, en comparación con el 78 al 7 % entre los votantes mayores. De manera similar, mientras que el 45% en general dice que el rey será una figura unificadora, solo el 29% de los votantes más jóvenes dice lo mismo.

Los votantes tampoco están seguros de si Carlos III debería reinar hasta su muerte, como lo hizo Isabel II, con el 46% mostrándose de acuerdo, frente al 35% que dice que debería abdicar en algún momento en favor de su hijo, el nuevo príncipe de Gales.

Por otra parte, los votantes parecen relajados acerca de que el rey continúe hablando sobre temas que le preocupan, y el 53% dijo que sería apropiado que continuara haciendo intervenciones que a veces se consideran políticas. Solo el 30% dice que no sería apropiado que continuara transmitiendo puntos de vista sobre áreas como el medio ambiente y la arquitectura.