El jefe del programa nuclear de EEUU explica cómo evitar que China sea la primera potencia militar del mundo

Charles A. Richard cree que su país debe recuperar la mentalidad del pasado: “De lo contrario, China simplemente nos superará”

Charles A. Richard, jefe del Comando Estratégico de Estados Unidos
Charles A. Richard, jefe del Comando Estratégico de Estados Unidos FOTO: US Department US Department

El jefe del Comando Estratégico de Estados Unidos y almirante de la Armada Charles A. Richard mostró su preocupación por el hecho de que China está desarrollando armas nucleares más sofisticadas y más rápidamente que Estados Unidos. El máximo responsable del programa de armas nucleares de EEUU cree que la guerra de Ucrania es un anticipo de un conflicto mucho más largo y difícil que enfrentará a su país con la nueva China de Xi Jinping. Por ello, Washington tiene que anticiparse y prepararse para una guerra que podría estallar tras alguna de las “acciones hostiles” que el Ejército Popular de Liberación chino practica a menudo contra Taiwán, considerado como el punto más caliente del planeta hasta el estallido de la guerra en Ucrania.

Richard está al frente del Comando Estratégico responsable de la tríada nuclear de EEUU y en varias ocasiones ha advertido públicamente de que Estados Unidos se enfrenta a una “posibilidad real” de que acabe en una guerra nuclear con China o Rusia. Su último discurso en el Simposio Anual y de Actualización de la Industria 2022, de la Naval Submarine League, fue aún más dramático al pedir a los responsables de Estados Unidos que recuperen la mentalidad del pasado para estar en condiciones de competir con China en el terreno militar.

Bombardero B-52 de EEUU
Bombardero B-52 de EEUU FOTO: Ahnn Young-joon AP

A su juicio, la guerra de Ucrania no es el peor conflicto imaginable para EEUU: “Esta crisis de Ucrania en la que nos encontramos ahora es solo un calentamiento”, dijo el almirante, quien pronosticó que “se acerca uno grande. Y no pasará mucho tiempo antes de que nos pongan a prueba como no lo han hecho en mucho tiempo”.

Richard pronunció una de las frases más demoledoras al asegurar que competidores como China están superando a Estados Unidos de manera dramática, por lo que conminó a su país a intensificar su fuerza de disuasión. De lo contrario que quedará “sobrepasado”.

A su juicio, “tenemos que hacer un cambio rápido y fundamental en la forma en que abordamos la defensa de esta nación”. “Mientras estoy evaluando nuestro nivel de disuasión contra China, el barco se está hundiendo lentamente”, anticipó. “Se está hundiendo lentamente, pero se está hundiendo, ya que los chinos están sumando capacidades sobre el terreno más rápido que nosotros. Si continúa ese camino ya no importará lo bueno que sea nuestro plan operativo o lo bueno que sean nuestros comandantes o nuestras fuerzas, porque no vamos a tener suficientes. Y ese es un problema a muy corto plazo”, dijo el alto mando en un discurso recogido y difundido por el Departamento de Defensa.

No todo está perdido. Estados Unidos, aseguró, sigue dominando en algún aspecto. Uno de ellos es en la flota submarina. “Las capacidades submarinas siguen siendo la única ventaja asimétrica verdadera que todavía tenemos contra nuestros oponentes”, dijo Richard. “Pero a menos que aceleremos el ritmo, en términos de solucionar nuestros problemas de mantenimiento y poner en marcha nuevas construcciones, no estaremos en una buena posición para mantener la estrategia de disuasión y defensa nacional”.

Despliegue de flotas de EEUU, Reino Unido, Australia y Japón cerca de Singapur, con los portaaviones HMS Queen Elizabeth y USS Carlo Vinson
Despliegue de flotas de EEUU, Reino Unido, Australia y Japón cerca de Singapur, con los portaaviones HMS Queen Elizabeth y USS Carlo Vinson FOTO: Royal Navy Royal Navy

Uno de los mayores fallos que Richard identificó en el Ejército de Estados Unidos es que ha perdido la capacidad de reaccionar rápidamente y puso como ejemplo la manera en que se hacían las cosas hace sesenta años, “una época en la que el ejército de los EEUU podía hacer las cosas más rápido de lo que lo hace hoy”.

El jefe del Comando Estratégico concretó más al explicar lo que sucedió con el misil de crucero AGM-28 Hound Dog, que entró en servicio en 1960, solo 33 meses después de descubrir que los soviéticos habían desarrollado sistemas de defensa aérea que iban a neutralizar a los bombarderos estadounidenses B-52. “En menos de tres años teníamos dos escuadrones de B-52 -equipados con esta ojiva nuclear de más de un megatón Mach dos de 800 millas náuticas- colgados de las alas de los B-52”.

El portaaviones norteamericano George Washington es escoltado hasta el puerto de Busan, en Corea del Sur
El portaaviones norteamericano George Washington es escoltado hasta el puerto de Busan, en Corea del Sur

Su vaticinio no deja lugar a dudas. Estados Unidos necesita recuperar la agilidad y la determinación del pasado. “De lo contrario, China simplemente nos superará en la competencia, y Rusia no irá a ninguna parte en el corto plazo”.

Uno de los elementos que más le preocupan al jefe del Comando Estratégico es la apuesta decidida de Pekín por sus sistemas de armas. “China sigue dando saltos tecnológicos en sus capacidades en todos los ámbitos. Sigue invirtiendo importantes recursos en sistemas hipersónicos y de misiles avanzados, así como ampliando sus capacidades espaciales y contraespaciales”, ha dicho en el pasado.