Rusia cree que el objetivo del envío de tanques Leopard y Abrams a Ucrania es atacar Crimea: “Es un plan destinado al fracaso”

Moscú asegura que es una “decisión extremadamente peligrosa” y que Alemania renuncia a asumir la responsabilidad por “los crímenes del nazismo en la URSS”

Rusia ha prometido que todos los tanques occidentales que se envíen a Ucrania arderán y serán destruidos. El anuncio de Alemania de transferir 14 carros de combate y la filtración que apunta que EEUU exportará sus tanques Abrams a Ucrania no ha gustado a Moscú. El embajador ruso en EEUU, Anatoli Antónov, ha asegurado que no existe ninguna “justificación” a la entrega de tanques estadounidenses Abrams a Kiev.

“Justificarlo con argumentos de que se trata de armas defensivas ya no será posible. Sería una burda provocación contra Rusia”, dijo el diplomático en un comunicado publicado en la web de la embajada, recogido por Efe.

En paralelo, el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov, ha explicado este miércoles que el envío de tanques alemanes y posiblemente estadounidenses a Ucrania “es un plan destinado al fracaso”. El portavoz el Kremlin agregó que los suministros de los carros de combate pesados están “sobreestimados” y no darán a las Fuerzas Armadas ucranianas la ventaja deseada por Occidente. Según Peskov, “muchos especialistas son conscientes de lo absurdo que es” el plan de entregar carros de combate Leopard 2 alemanes y eventualmente Abrams estadounidenses a Ucrania.

El embajador Antónov dijo que en caso de que Washington acceda al envío de esos carros de combate a Ucrania, ya nadie debería “hacerse ilusiones sobre quién es el auténtico agresor en ese conflicto”. “Es evidente que Washington está tratando deliberadamente de infligirnos una derrota estratégica y con ello da luz verde al uso de la ayuda estadounidense para atacar Crimea”.

Al igual que han prometido varios altos cargos rusos, Antónov también se mostró convencido de que los Abrams “serán destruidos” si llegan a Ucrania, de la misma manera que se destruye “el resto del armamento de la OTAN”.

La herida de los crímenes nazis

El malestar ruso también fue expresado por el embajador del Kremlin en Alemania, Serguéi Nechaev, quien afirmó que Alemania ha renunciado definitivamente a “su responsabilidad histórica”, en alusión a la Segunda Guerra Mundial. “La decisión de Berlín significa la renuncia definitiva de la República Federal de Alemania a reconocer la responsabilidad histórica ante nuestro pueblo por los terribles crímenes del nazismo durante la Gran Guerra Patria que no prescriben”, dijo el diplomático en un comunicado.

Nechaev agregó que Berlín deja de lado “el difícil camino de reconciliación entre rusos y alemanes durante la posguerra”. Según el embajador ruso, se trata de una “decisión extremadamente peligrosa” que “lleva el conflicto a un nuevo nivel de confrontación y contradice las declaraciones de los políticos alemanes” sobre la intención de no involucrarse en el conflicto.

“Nos convencemos nuevamente de que Alemania, al igual que sus aliados más cercanos, no está interesada en una solución diplomática a la crisis en Ucrania, está preparada para escalarla constantemente y atiborrar de forma ilimitada al régimen de Kiev con armas cada vez más mortíferas” , añadido.

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, afirmó previamente sobre el posible envío de tanques a su país por parte de los aliados que “no se trata de cinco, ni de diez, ni de quince tanques”, ya que “la necesidad es mayor”. De momento, Alemania ha prometido 14 Leopard del modelo “Leopard 2A6″. Se espera que Joe Biden anuncie esta semana la transferencia de tanques Abrams a Ucrania.

Los expertos creen que los tanques occidentales solo tendrán un efecto significativo en la guerra si se donan en grandes cantidades. Veinte o cuarenta unidades no son importantes para el alto mando ruso, pero 300 carros de combate avanzados y modernos como los Leopard, Challenge y Abrams sí lo son.

Lo que necesita Ucrania

Alemania ha asegurado este miércoles que el objetivo es reunir “rápidamente dos batallones con tanques Leopard 2″. El experto Ralf Raths, director del Museo Alemán del Tanque, en Münster, ha dicho que los tanques de batalla principales deberían tener al menos el tamaño de una compañía o batallón, es decir, de diez a 40 tanques. “No van solos en la carretera, sino con muchos vehículos diferentes que se protegen unos a otros. Vehículos de combate de infantería, por ejemplo, desde los que pueden desplegarse soldados de a pie. Protegen el tanque en combate cuerpo a cuerpo”.

Recientemente, el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas ucranianas, Valeriy Zalushnyi, dijo en una entrevista con The Economist que Ucrania necesita al menos 300 tanques de batalla principales y 500 vehículos blindados de transporte de personal adicionales.