Internacional

¿Quiénes son los antivacunas que protestan en Canadá?

Grupos de extrema derecha y contrarios a las restricciones anticovid siembran el caso en Ottawa tras unirse a los camioneros que protestan contra la vacuna obligatoria

Manifestantes protestan contra el Gobierno de Justin Trudeau ante el Parlamento de Ottawa
Manifestantes protestan contra el Gobierno de Justin Trudeau ante el Parlamento de Ottawa FOTO: BLAIR GABLE REUTERS

Protestas contra las normas sanitarias exigidas para cruzar la frontera con Estados Unidos. Cientos de camiones y miles de personas bloquearon el sábado las calles del centro de Ottawa en el marco de un autodenominado “Convoy de la Libertad”.

A los camioneros se unieron miles de personas molestas por las restricciones anti covid y otros asuntos del Gobierno. Los camioneros están decididos a luchar hasta el final. Andrew Sterling, transportista no vacunado de Brampton, Ontario, asegura: “Nos vamos a quedar aquí hasta que se levante este mandato. Este camión no se mueve”.

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, está en el punto de mira de los activistas antivacunas canadienses. A pesar de que las temperaturas han bajado hasta los 24 grados bajo cero, no faltan voluntarios para sumarse.

Gente tan diversa como el empresario Elon Musk y Donald Trump apoyan un movimiento que incluye a camioneros, afectados por las restricciones impuestas para contener la pandemia y grupos de extrema derecha.

La Policía inició investigaciones después de varios incidentes, incluida la aparición de banderas con esvásticas e imágenes de una mujer bailando sobre la tumba de un soldado desconocido. La ministra de Defensa, Anita Anand, dijo que los incidentes fueron “más que reprochables”.

La Policía en Ottawa informó en una publicación en Twitter que se estaban llevando a cabo “varias” investigaciones sobre la “profanación” de varios monumentos en la ciudad capital, así como el “comportamiento amenazante/ilegal/intimidatorio hacia la policía/trabajadores de la ciudad y otras personas y daños a un vehículo de la ciudad”.

En otras partes de la ciudad, los camioneros bloquearon las calles alrededor del edificio del Parlamento y el alcalde de Ottawa, Jim Watson, dijo que algunos manifestantes habían acosado al personal en un comedor de beneficencia, exigiendo comidas gratis después de que los restaurantes los rechazaron por negarse a cumplir con los mandatos de máscaras en interiores.

El primer ministro Justin Trudeau y su familia también abandonaron su casa en Ottawa el sábado por motivos de seguridad.

Alrededor del 90% de los 120.000 camioneros transfronterizos de Canadá ahora están vacunados en línea con la población adulta del país.

La manifestación ha crecido más allá de un llamado para poner fin al mandato transfronterizo a un impulso para poner fin a todos los mandatos de vacunas en todo el país; y algunos manifestantes se han comprometido a continuar con sus protestas hasta que sean eliminados.

Trudeau llamó a los manifestantes “una pequeña minoría marginal” durante una conferencia de prensa a principios de esta semana.

La líder conservadora, Erin O’Toole, se reunió con algunos de los manifestantes y se pronunció a favor del derecho a la manifestación pacífica, pero criticó a los “individuos que profanan” los monumentos conmemorativos en Ottawa.

El Gobierno liberal de Trudeau presentó una orden de vacunación el pasado 15 de enero que requeriría que los camioneros que no estén vacunados tengan que estar en cuarentena una vez que regresen a casa tras cruzar la frontera.

EE UU también ha dicho recientemente que los conductores de camiones extranjeros deben mostrar prueba de vacunación para ingresar al país.

Consecuencias económicas

Los canadienses apoyan ampliamente los mandatos de vacunas (más del 80% de la población elegible está completamente vacunada. Pero la protesta ha recibido cierto apoyo de los políticos conservadores que dicen que se ha convertido en un “símbolo de la fatiga y la división” que se siente en Canadá tras dos años de la pandemia.

Y aunque los camioneros están frustrados con las medidas anticovid que ven como una extralimitación del Gobierno, el nuevo mandato transfronterizo de Trudeau ha generado preocupaciones por otras razones.

Al igual que muchos países, Canadá está lidiando con una inflación creciente y una cadena de suministro ya tensa por la pandemia, la escasez de mano de obra y el mal tiempo.

Los precios van en aumento, incluidos los de los alimentos y la gasolina. Cada vez es más difícil encontrar algunos productos en los estantes de las tiendas de comestibles, y la economía de Canadá depende en gran medida de los hombres y mujeres que transportan la gran mayoría de los alimentos y bienes que se consumen en el país al otro lado de la frontera.

Los camioneros que trabajan en las rutas transfronterizas habían estado previamente exentos de la obligación de vacunarse, considerados trabajadores esenciales.

La Canadian Trucking Alliance estima que entre el 85 y el 90% de los 120.000 camioneros canadienses que trabajan en rutas transfronterizas están vacunados y dijo el sábado que parecía que muchos de los manifestantes en Ottawa no tenían conexión con la industria.