Internacional

Españoles en Maastricht: “La Unión Europea debería evitar que Estados Unidos influya en sus propias decisiones”

Ciudadanos de España acudieron a la población de Países Bajos en una nueva sesión de la Conferencia sobre el Futuro de Europa (CoFoE)

Ciudadanos españoles participantes en el panel de la Conferencia sobre el Futuro de Europa (CoFoE) sobre migración y la UE en el exterior
EUROPA PRESS
11/02/2022
Ciudadanos españoles participantes en el panel de la Conferencia sobre el Futuro de Europa (CoFoE) sobre migración y la UE en el exterior EUROPA PRESS 11/02/2022 FOTO: EUROPA PRESS EUROPA PRESS

Federico Lozano es un electricista que reside en Madrid. Este fin de semana ha viajado a Maastricht, Países Bajos, con motivo de una nueva sesión de la Conferencia sobre el Futuro de Europa (CoFoE) que tendrá lugar desde este viernes hasta el domingo. Él fue uno de los seleccionados por los comisarios de la Unión Europea para esta ronda de consultas que comenzó a mediados de 2021 y en la que participan alrededor de 200 ciudadanos europeos.

La iniciativa fue lanzada para construir “las bases de una Unión Europea más fuerte”, así como permitir a los países miembros escuchar a los habitantes de Europa y prepararse colectivamente para el futuro. Así, los altos ejecutivos de la UE escucharán las recomendaciones, ideas y sobre todo la opinión de los ciudadanos de una forma más activa. En la ciudad neerlandesa, durante esos días, se debate por tercera vez este Panel 4 de los establecidos por la comisión, que versa sobre la ampliación de la institución, política exterior, migración y gestión de los flujos migratorios para la configuración del proyecto europeo.

“Yo creo que la Unión Europea debería meterse de lleno en estos problemas, buscar el origen de las crisis migratorias para que las personas no tengan problemas en poder quedarse en sus países de residencia, en lugar de tener que irse a otros lugares” afirma Federico en declaraciones recogidas por LA RAZÓN junto a Europa Press, La Provincia y Radio Estel.

Otro de los españoles asistentes, Luis Enrique Ovalle, reafirma a su compañero y cree que la UE “tiene que aprovechar su poder comercial y político para exportar sus valores al resto de países”. “En ciertos lugares de aquellos relacionados con las crisis migratorias, la mujer no tiene los mismos derechos que el hombre, por poner un ejemplo de las tantas desigualdades con Europa. Evidentemente, no hablo de invadir países, pero la Unión Europea debería utilizar su fuerza para que se desarrollen hacia los valores indicados”, agrega este ingeniero de telecomunicaciones. Asimismo, recuerda que “Todos vemos que nuestros valores, como la libertad, la democracia ,o la igualdad son buenos”, pero muchos ciudadanos “demandan a Europa” que solucione los problemas de su país”. “Esto no va de pedir sino de organizarnos todos. Europa no es una madre que solucione todos los problemas”, añade desde el MECC Mastricht.

Respecto a la crisis en la frontera entre Ucrania y Rusia, el residente en Madrid cree que la Unión Europea ha podido verse influencia por Estados Unidos en algunas facetas: “Rusia ha asegurado solo está vigilando sus fronteras y pide que la OTAN no intervenga en las zonas del este. La Unión Europea no puede estar pendiente de lo que EE.UU diga sobre esta crisis y una posible guerra. Obviamente es un aliado, pero la institución europea debería tener autonomía y no dejarse influenciar”.

En materia de inmigración, José Luis Gil, biólogo de Barcelona, afirma esta experiencia le ha servido para conocer que los españoles “somos más abiertos que los habitantes de otros países de Europa”, misma opinión que el madrileño Javier García, quien también participa en la CoFoE: “Si bien España tiene un problema muy grande con la inmigración, las cifras de llegada de personas migrantes de África son mucho inferiores a las que llegan por Hungría o Bulgaria. Y es que ellos tienen las fronteras más abiertas”. “No podemos olvidar que la gente que emigra son personas como nosotros, y por supuesto no es de su agrado abandonar su vida e irse a otros lugares”, afirma el barcelonés.

Tras esta sesión, la CoFoe tendrá su fin dentro de dos semanas en Dublín (Irlanda), y en las semanas siguientes, los comisarios europeos se reunirán para debatir sobre las ideas aportadas entre los ciudadanos europeos: “Es obvio que nos tendrán en cuenta. La UE nos ha insistido en tomarnos en serio estos debates. No tendría mucho sentido venir aquí y perder el tiempo”, finaliza García, quien trabaja en una empresa de formación.