Internacional

Okupas se atrincheran en la mansión de un oligarca sancionado para poder meter a refugiados ucranianos

Los asaltantes colgaron banderas ucranianas y carteles en el balcón de la lujosa propiedad

El edificio está situado en la exclusiva plaza de Belgravia, cercana a varias embajadas extranjeras, al tiempo que animan a los ciudadanos a unirse a su protesta
El edificio está situado en la exclusiva plaza de Belgravia, cercana a varias embajadas extranjeras, al tiempo que animan a los ciudadanos a unirse a su protesta FOTO: PETER NICHOLLS REUTERS

Un grupo de Okupas se ha atrincherado este lunes en la mansión que el oligarca ruso Oleg Deripaska, sancionado por el Gobierno británico por sus vínculos con Vladimir Putin, en protesta por la guerra en Ucrania. “Al ocupar esta mansión, queremos mostrar solidaridad con el pueblo de Ucrania, pero también con el pueblo de Rusia que nunca estuvo de acuerdo con esta locura. Tú ocupas Ucrania, nosotros te ocupamos”, han dicho los manifestantes en un comunicado.

Los okupas se llaman a sí mismos los “Mahknovistas de Londres”, en honor a Nestor Makhno, quien lideró una fuerza anarquista que intentó formar una sociedad sin Estado en Ucrania durante la Revolución Rusa de 1917-1923. Han colocado una bandera de Ucrania, así como algunas pancartas con mensajes como “esta propiedad ha sido liberada”.

“El Gobierno ha dicho que las casas de los oligarcas deberían ser expropiadas para albergar a refugiados ucranianos. Simplemente estamos haciendo el trabajo para ellos y lo estamos haciendo de forma gratuita, por lo que espero un reembolso significativo”, señalaba uno de ellos a los periodistas, asegurando que no temía ser arrestado por sus principios. “Si nos detienen por esto se van a parecer a la policía rusa arrestando a gente por manifestarse”, añadía.

Es cierto que el ministro de Vivienda y Comunidades, Michael Gove, ha anunciado que el Gobierno valora expropiar las propiedades de los oligarcas sancionados para poder acoger a los refugiados ucranianos. “Quiero explorar una opción que nos permita usar las casas y propiedades de las personas sancionadas con fines humanitarios y de otro tipo”, matizó a la BBC. Gove admitió no obstante que había “un listón legal bastante alto que cruzar” y no estaba hablando “de una confiscación permanente”.

De momento, se trata tan sólo de un plan. Pero lo que ya sí se ha anunciado de manera oficial este lunes en la Cámara de los Comunes es la nueva vía legal para ofrecer visados de hasta tres años a refugiados ucranianos que lleguen al país invitados por residentes que se ofrezcan a hospedarles en sus hogares, sin necesidad de tener que ser familia como pasaba hasta ahora.

El Ejecutivo ofrecerá un pago de 350 libras al mes (420 euros, libres de impuestos) por cada familia acogida en el Reino Unido, “en reconocimiento a la generosidad” de sus anfitriones, además de una partida adicional de 10.500 libras (12.500 euros) a la autoridad local del lugar donde sean recibidos.

Hasta ahora, el Gobierno ofrecía visados de entrada al país a ucranianos que ya contaran con familia directa en territorio británico, una vía por la que ya ha concedido 4.000 permisos. Pero había recibido muchas críticas por las medidas tan estrictas.

En un primer momento, el programa anunciado este lunes se dirigirá solo a personas con “conexiones conocidas” en el Reino Unido, aunque se ampliará en el futuro para que más ucranianos puedan ser “conectados” con residentes dispuestos a compartir sus viviendas.

Cualquier persona con permiso para vivir en el Reino Unido durante al menos los próximos seis meses, con independencia de su nacionalidad, puede solicitar acoger a un refugiado a través de la página web https://homesforukraine.campaign.gov.uk/. En las primeras horas más de 20.000 personas se han dado de alta para abrir las puertas de sus casas. Entre ellos, el propio ministro de Transporte, Grant Shapps, y el actor británico Benedict Cumberbatch.