Internacional

Rusia cambia el curso de la guerra en el Donbás

La toma de control de la ciudad estratégica de Liman por parte de las tropas rusas pone en serias dificultades a la defensa ucraniana

Rusia afirma que su Ejército ha capturado la ciudad de Limán, mientras que Ucrania sostiene que todavía lucha por su control. La ocupación rusa de la zona reforzaría sus posiciones en el frente hacia Sloviansk y Kramatorsk, principales ciudades de la región de Donetsk. Todavía tendrían que cruzar el río Siverskyi Donets, lo que no han logrado ya en muchas ocasiones por el fuego de la artillería ucraniana.

Sin embargo, el objetivo principal de Rusia sigue siendo capturar parte de la provincia de Lugansk bajo control ucraniano más al Este, donde continúan los intensos combates cerca de la ciudad de Severodonetsk. El gobernador de Lugansk, Sergiy Gaidai, afirmó ayer que un contraataque ucraniano impidió que las tropas rusas avanzaran dentro de la ciudad. Por ahora, las tropas rusas parecen estar luchando en las afueras más al norte de la ciudad.

A pesar del peligro de cerco de las tropas ucranianas en Severodonetsk y Lysychansk, el último informe de la zona del periodista ucraniano Illia Ponomarenko da a entender que los mandos ucranianos han decidido reforzar sus posiciones, en lugar de retirar a los soldados. Es posible que Ucrania se centre en desgastar al oponente en la zona durante el mayor tiempo posible mientras espera más suministros de armas occidentales, especialmente la provisión todavía no confirmada de lanzacohetes múltiples M270 y HIMARS, que Ucrania ha estado pidiendo durante meses.

En el último día, Rusia bombardeó 49 localidades en Donbás matando a 4 personas y destruyendo alrededor de 100 edificios, entre ellos 81 edificios residenciales, una fábrica, una sede de bomberos. Según el alcalde de la ciudad, el 90% de los edificios en Severodonetsk están dañados y el 60% han sido destruidos. Desde el comienzo de la invasión, 1.500 civiles de sus 150.000 habitantes antes de la guerra han perdido sus vidas, 13.000 aún permanecen en la ciudad.

Guerra Ucrania
Guerra Ucrania FOTO: Antonio Cruz

Los analistas militares indican que Rusia ha logrado avanzar en Donbás gracias a la concentración de sus superiores fuerzas de artillería, tanques y aviación en un área relativamente pequeña, que está bien conectada con las bases logísticas rusas, en contraste con su fracaso en el norte de Ucrania. Sin embargo, los éxitos del Ejército ruso tienen un alto precio, ya que los rusos han perdido más de 30.000 soldados, según las estimaciones de Ucrania.

Mientras tanto, Ucrania afirma que su Ejército cambió a la ofensiva en la provincia de Jersón ocupada por Rusia, lo que hizo que las tropas rusas se retiraran. Las tropas rusas impiden que los residentes de la región de Jersón partan hacia el territorio controlado por Ucrania.

Según la defensora del pueblo de Ucrania, Liudmyla Denisova, los rusos están preparando el primer barco con las 3.000 toneladas de metal saqueadas para partir de Mariupol a Rostov del Don en Rusia.

Rusia continúa bombardeando ciudades ucranianas en otras regiones. Una persona, una conserje, murió cuando limpiaba una calle y siete más resultaron heridas después de que Rusia bombardeara la ciudad portuaria de Mikolaiv. Además, su aviación y artillería realizan ataques en territorio ucraniano a lo largo de la frontera entre los dos estados en la región de Sumy. En la región de Jarkiv, múltiples paneles solares resultaron dañados por un ataque a la central eléctrica en Merefa, mientras que el equipo agrícola fue destruido en Cherkaska Lozova.

El ministro de Defensa de Ucrania, Olexiy Reznikov, informó ayer que pronto comenzarán a llegar a Ucrania misiles anti-marina “Harpoon” gracias a la asistencia de Dinamarca y el Reino Unido. Con el ejército ucraniano ya entrenado en su uso, fortalecerían la capacidad de Ucrania para limitar las operaciones de la flota rusa en el Mar Negro. Agregó que los sistemas de artillería autopropulsados M109 ya están siendo utilizados por el ejército ucraniano.

Todavía está lejos de ser suficiente, según el analista militar Mykola Bielieskov. Afirma que los 90 obuses M777 suministrados por Estados Unidos no pueden cambiar el rumbo de la guerra. Se necesitan al menos 300-400 más, así como lanzacohetes múltiples, lo que permitiría a Ucrania atacar más profundamente en las líneas enemigas.

Mientras tanto, los líderes francés y alemán, Emmanuel Macron y Olaf Scholz, volvieron a hablar ayer con Vladimir Putin insistiendo en la necesidad de detener la invasión y negociar con Ucrania. El presidente ruso pidió que se levantasen las sanciones para activar el comercio de celerales, muy afectado por la guerra. El líder de Ucrania, Volodimir Zelenski, repitió el mismo día que está listo para comenzar las negociaciones “ahora mismo”, pero que tendría que hablar directamente con Putin, ya que solo él toma decisiones importantes en Rusia. Zelenski reiteró que una victoria significaría para Ucrania la devolución de todos sus territorios actualmente controlados por Rusia. Por ahora Ucrania buscaría volver al territorio anterior a la invasión del 24 de febrero y tratar de resolver diplomáticamente el futuro de las así llamadas Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk, así como la Crimea controlada por Rusia. Según el presidente ucraniano, intentar reconquistarlas supondría una gran pérdida de vida.