Internacional

La fiscalía condena a cadena perpetua sin reducción de pena para Abdeslam por los atentados de París

Otros tres acusados también recibirían la misma pena

Salah Abdeslam, el terrorista que participó en los atentados de París, se ha radicalizado mucho más en prisión
Salah Abdeslam, el terrorista que participó en los atentados de París, se ha radicalizado mucho más en prisión

Miles de documentos, fotografías, vídeos de seguridad, además de los testimonios de víctimas, familiares y perpetradores se han extendido a lo largo de nueve meses de proceso judicial para determinar responsabilidades en los atentados de París del 13 de noviembre de 2015, que dejaron 130 muertos y enlutaron a toda Francia.

Este viernes, la Fiscalía Nacional Antiterrorista ha puesto su petición sobre la mesa: cadena perpetua para los principales acusados. La solicitud más fuerte va contra Salah Abdeslam, de 32 años, el único sobreviviente de los comandos que ejecutaron los ataques: para él se pidió cadena perpetua sin posibilidad de reducción de pena.

Se trata de un castigo bastante inusual en la justicia francesa – sólo se ha aplicado cuatro veces en 28 años- pero la fiscal Camille Hennetier justificó su planteamiento diciendo que “la inmensa gravedad del crimen requería una pena en la misma proporción”.

Recordemos que Salah Abdeslam, hoy de 32 años, es acusado de haber actuado como chófer para el grupo que abrió fuego con armas largas en el teatro Bataclán, donde murieron 90 personas. También habría participado en la elaboración de los explosivos utilizados esa noche en distintos puntos de

París. Abdeslam declaró durante el juicio que “había renunciado a activar el cinturón de explosivos que llevaba encima en el Stade de France”. Llorando, pidió perdón a los familiares de las víctimas, afirmando que entendía el odio que sentían contra él. “Por favor, detéstenme con moderación”- dijo Abdeslam en plena corte.

Pero sus lágrimas no conmueven a la procuraduría y probablemente tampoco a los magistrados. Abdeslam se ha convertido en un lamentable símbolo del terrorismo en Francia y difícilmente se le otorgue una pena menor a la solicitada por la fiscal. Reducir o flexibilizar su condena sería un terrible precedente para la justicia francesa y para la lucha antiterrorista en general.

Además de Abdeslam, la fiscalía pidió cadena perpetua para cuatro yihadistas que son juzgados en ausencia y que se presume podrían estar muertos: los hermanos Fabien y Jean-Michel Clain, Omar Darif y Obeida Aref Dibo.

Cadena perpetua para “el hombre del sombrero”

Otro de los cómplices de los comandos del 13N es Mohammed Abrini, belga de origen marroquí de 36 años, quien es juzgado por haber acompañado a los comandos del 13 de noviembre en París y haber participado en su financiación y suministro de armas. Es amigo de la infancia de los hermanos Abdeslam.

Durante las investigaciones que se desarrollaron en conjunto entre Francia y Bélgica, Abrini aparecía en un vídeo de seguridad del aeropuerto de Zaventem acompañando a dos de los yihadistas que se inmolaron en marzo de 2016 en

Bruselas. Llevaba un sombrero azul que le valdría de ahí en adelante el apodo del “hombre del sombrero”.

La Fiscalía Nacional Antiterrorista ha pedido también cadena perpetua para él, pero con cierto grado de flexibilidad: un período de 22 años de prisión firme antes de estudiar la posibilidad de una reducción de pena o libertad condicional.

Otros dos acusados, antiguos combatientes del Estado Islámico, Osama Krayem, sueco-sirio de 29 años y Sofien Ayari, de 28 años y nacido en Túnez, fueron condenados también a cadena perpetua, con 30 años de obligatorio cumplimiento. Ambos son considerados miembros de alto nivel de la célula yihadista que habría planificado –sin éxito- un ataque en el aeropuerto de Amsterdam el mismo día de los atentados de París.

Para Mohamed Bakkali, considerado el cerebro logístico del grupo, también se ha pedido cadena perpetua. Si es condenado, su pena se sumaría a los 25 años de prisión que ya recibió por haber participado en el atentado terrorista del tren Thalys en 2015.

Del grupo de los veinte acusados, hay seis que habrían tenido responsabilidades menos importantes en la operación y para quienes la Fiscalía Nacional Antiterrorista ha pedido entre 5 y 16 años de prisión. En este grupo se encuentran Hamza Attou, Abdellah Chouaa y Ali Oulkadi, acusados de transportar a Salah Abdeslam durante la noche del 13 de noviembre de 2015 y los días ulteriores. Para Farid Kharkhach, señalado de haber facilitado papeles falsos a la célula terrorista, se ha pedido 8 años de prisión.

A partir del lunes 13 de junio será el turno de la defensa de presentar sus alegatos ante la corte. El veredicto será pronunciado el 29 de junio.