Internacional

Sentinel: Así funciona el radar usado por Ucrania para detectar las amenazas rusas a 40 kilómetros

Este radar, conocido también como AN/MPQ-64, forma parte del lote de ayuda militar recibido por parte de EE UU

El radar AN/MPQ-64 Sentinel facilitado a Ucrania por parte de Estados Unidos
El radar AN/MPQ-64 Sentinel facilitado a Ucrania por parte de Estados Unidos FOTO: USA Army Forces La Razón

Las tropas ucranianas de Volodimir Zelenski siguen recibiendo ayuda militar de diversos países tras más de cuatro meses de guerra, aunque el principal apoyo de armamento que está recibiendo procede de Estados Unidos, que ha mandado desde drones kamikazes y helicópteros hasta radares como el Sentinel, capaz de detectar enemigos aéreos a 40 kilómetros.

Gracias a las redes sociales se ha podido conocer parte del armamento que Ucrania está empleando, como una imagen que demostró que las tropas de élite usan Malyuk, un manejable y preciso rifle ucraniano, para enfrentarse al Ejército ruso. En esta ocasión, un vídeo ha revelado que las tropas de Zelenski ya están utilizando Sentinel, el radar enviado por Washington.

En el vídeo compartido en las diferentes redes sociales se puede apreciar que las fuerzas ucranianas han comenzado a utilizar de forma activa este radar, también conocido como AN/MPQ-64, y que forma parte del lote de ayuda militar recibido por parte de la Administración de Joe Biden.

Sentinel es un sistema de detección en 3D que se utiliza en la defensa aérea del ejército para la detección y guiado de armas. Se trata de un radar montado en un remolque de un único eje, que puede ser operado sin tripulación y a distancia, ya que se puede colocar de forma remota con respecto al resto de la unidad. Incluso puede funcionar de forma autónoma y comunicarse con el Centro Director de Fuego (FDC) a través de un enlace de fibra óptica de banda ancha.

La versión estándar de este radar lleva operativo desde 2003 y destaca por contar con un sistema de antena rotatoria que tiene la capacidad de girar a unas 30 revoluciones por minuto y en 360 grados, para detectar enemigos aéreos hasta 40.000 metros de altura y a 40 kilómetros a la redonda.

Un radar tridimensional que también dispone de una versión moderna, con un alcance de detección de 75 kilómetros. Sentinel destaca por su capacidad para rastrear, clasificar, identificar e informar automáticamente de objetivos aéreos enemigos, como aviones, helicópteros, drones y vehículos no tripulados, aeronaves de ala fija y rotatoria o misiles de crucero.

La principal característica de este radar es su gran precisión y capacidad de reacción, lo que permite alertar e indicar las ubicaciones de los objetivos hostiles que se aproximan. Así, ofrece un tiempo de reacción suficiente para que las tropas de tierra y el armamento de defensa antiaérea puedan responder a las fuerzas enemigas.

El radar puede integrarse con una multitud de sistemas defensivos como el Hawk, el misil aire-aire de alcance medio avanzado lanzado desde la superficie (AMRAAM), el Stinger, los cañones antiaéreos y otras armas de defensa aérea de corto y muy corto alcance. Además, el puesto de mando de Sentinel puede activar el control de armas y emparejar los objetivos entrantes con el arma defensiva adecuada.

Asimismo, Sentinel permite operar desde diferentes posiciones en el campo de batalla y también es capaz de resistir diferentes ataques, como misiles antirradiación o contramedidas electrónicas, es decir, dispositivos diseñados para engañar o burlar radares y otros sistemas de detección.

Por otro lado, el sistema incluye la capacidad de guiado de armas y puede identificar si un objeto aéreo es amigo o enemigo, para ayudar a prevenir fallos catastróficos como el de este misil ruso. Un solo radar Sentinel puede rastrear más de 50 objetivos simultáneamente y priorizarlos para facilitar el trabajo a los operadores de las defensas antiaéreas. En cuanto a la energía para hacerlo funcionar, el radar incluye un generador eléctrico diésel de 400 Hz.

Construido por primera vez en 1997, Sentinel es un dispositivo que se puede transportar en helicóptero y colocar fácilmente en cualquier zona. Cuenta con un tamaño pequeño con relación a sus características, por lo que el ejército ucraniano lo puede esconder fácilmente en el campo de batalla.