Internacional

“Vostok 2022″: Rusia y China retan a EE UU con ambiciosos juegos de guerra

Las maniobras conjuntas en las que participan otros aliados como India, Siria o Nicaragua empiezan el 1 de septiembre

Imagen capturada de un vídeo del Ministerio ruso sobre los ejercicios
Imagen capturada de un vídeo del Ministerio ruso sobre los ejercicios FOTO: RUSSIAN DEFENCE MINISTRY PRESS S EFE

En el marco de un cruento combate con Ucrania, Rusia se dispone a relanzar un nuevo ejercicio militar multilateral con países aliados denominando “Vostok 2022″, y constituye un poderoso mensaje para Occidente en términos políticos y militares. Aunque varios ejércitos han anunciado su participación, la entrada de China es observada con gran interés, especialmente por Washington y sus aliados.

En los simulacros participarán miembros de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) y de la Organización de Cooperación de Shangai (OCS), así como otros Estados asociados, como Azerbaiyán, Argelia, India, Armenia, Bielorrusia, Kazajistán, Kirguistán, China, Laos, Mongolia, Nicaragua, Siria y Tayikistán.

Las maniobras tendrán lugar en un contexto de elevada tensión entre Rusia y Occidente por el conflicto de Ucrania, y entre China y Estados Unidos por las tensiones en torno a Taiwán. Washington suele expresar su preocupación por el acercamiento entre China y Rusia, que mantienen estrechos lazos en materia de defensa, afirmando que esto pone en peligro la seguridad mundial.

Los contingentes militares extranjeros que participan en estos ejercicios han llegado al campo de entrenamiento Sergeevsky en el Krai de Primorie (en el Lejano Oriente ruso) y han comenzado a prepararse y a recibir sus equipos y armas”, declaró el Ministerio de Defensa ruso.

Próximas maniobras de China y Rusia
Próximas maniobras de China y Rusia FOTO: Teresa Gallardo

Se movilizarán conjuntamente “más de 50.000 militares, más de 5.000 piezas de armamento y equipos militares, incluidos 140 aviones y 60 buques de guerra y de apoyo”, añadió el comunicado. El ministerio ruso no especificó el número de participantes de cada país.

Se trata de un entrenamiento, bajo el mando del Estado Mayor ruso, de “acciones defensivas y ofensivas” en tierra, en el aire y en el Mar de Japón y el Mar de Okhotsk, según el despacho. En el Mar de Japón, los buques rusos y chinos se entrenarán para “defender las comunicaciones marítimas” y “apoyar a las fuerzas terrestres” en las zonas costeras, según la misma fuente.

Rusia lleva realizando maniobras multilaterales como Vostok 2022 desde 2009. El nombre de este evento se decide por su ubicación geográfica. En 2021 fue Zapad, que significa “Oeste”, y este año es la de Vostok (Este) y tendrá lugar en 13 campos de entrenamiento del Distrito Militar Oriental de Rusia. Además de mostrar la capacidad de combate de Rusia, también se centra en la reciprocidad de los países participantes.

Con la guerra en marcha desde el 24 de febrero, Rusia no podrá igualar el rendimiento que demostró durante Vostok 2018, donde el país movilizó cerca de 300.000 hombres, 36.000 tanques y 1.000 aviones. Justo cuando la guerra entra en su séptimo mes y en una muestra de la falta de recursos del ejército, el presidente ruso Vladimir Putin firmó recientemente un decreto para aumentar el tamaño de las fuerzas armadas de 1,9 a 2,04 millones. En particular, las tropas de combate se incrementarán hasta 1,15 millones, lo que supone un aumento de 137.000 hombres.

El contingente militar ruso en los simulacros contará con la participación de centros de mando militar y tropas del Distrito Militar Oriental, unidades de la Fuerza Aerotransportada, aviones de largo alcance y de transporte militar, según informó el ejército ruso.

Resulta significativo que este movimiento ruso se produzca tras los planes de la OTAN de forjar vínculos de seguridad más fuertes entre la zona del Atlántico Norte y los países de Asia-Pacífico (Japón, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda) en una estrategia coordinada para contrarrestar el ascenso de China.

Así pues, a mediados de agosto China reconoció el envío de su Ejército, su Armada y su Fuerza Aérea al mismo tiempo a Rusia para participar en estas maniobras, pero afirmó que su presencia no estaba “en absoluto relacionada con la actual situación regional e internacional”.

De hecho, a comienzos de agosto, el Ministerio de Defensa chino informó en un comunicado de prensa que el Ejército Popular de Liberación (EPL) estará presente con el objetivo de “profundizar en la cooperación pragmática y amistosa con los ejércitos de los países participantes, mejorar el nivel de coordinación estratégica de todas las partes y aumentar la capacidad de hacer frente a diversas amenazas a la seguridad”.

Pekín ha confirmado que sus fuerzas terrestres y aéreas han llegado a las posiciones designadas, el establecimiento de los campamentos de campaña y la comprobación de los emplazamientos, con misiones de entrenamiento de vuelo adaptativo en curso, y que sus fuerzas navales realizaron ejercicios de comunicación tras haberse reunido con los buques de guerra rusos en el mar.

Con todo, la participación china será percibida como una expresión de solidaridad con Rusia, en el mejor espíritu de la declaración conjunta del 4 de febrero de ambos liderazgos, en la que se afirma que “la amistad entre los dos Estados no tiene límites, no hay áreas prohibidas de cooperación”.

Independientemente del mantra habitual de que Vostok 2022 no está dirigido contra ningún tercero, su óptica será la de contrarrestar la presión de Estados Unidos sobre Rusia y China. Tanto Moscú como Pekín se enfrentan a nuevos retos de seguridad en el Lejano Oriente en el período reciente - especialmente, el renacimiento del “militarismo” en Japón, la creciente postura de la OTAN en Asia-Pacífico y la beligerancia en las provocaciones de Estados Unidos sobre Taiwán.