MENÚ
domingo 26 mayo 2019
17:33
Actualizado

Guaidó ofrece una amnistía a Maduro

El presidente interino reaparece en Caracas arropado por una multitud. Tiende la mano a los militares y a Rusia y China, principales sustentos del régimen chavista. También llama a nuevas protestas la próxima semana

  • Juan Guaidó durante su discurso en Caracas
    Juan Guaidó durante su discurso en Caracas /

    Reuters

Tiempo de lectura 5 min.

26 de enero de 2019. 04:46h

Comentada
Víctor Amaya.  25/1/2019

Si Venezuela tiene dos presidentes, parte del esfuerzo es cuál es más visto en el país. Nicolás Maduro convocó a la prensa en el palacio presidencial que ocupa, a la misma hora que el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, quien se proclamó como presidente interino del país, y reapareció en público en una plaza del este de Caracas. Al presidente «interino» no lo detuvieron, a pesar de que se asume ése será el siguiente paso del Gobierno de Maduro. Desde un sitio de resguardo secreto, Guaidó se trasladó hasta el lugar de la rueda de prensa. Llegó y habló. Eso sí, envió un mensaje a los funcionarios policiales: «Si me llevan preso estarían dando un golpe de Estado». Fue su respuesta a las acusaciones de que él encabeza un movimiento golpista apadrinado por Estados Unidos, como lo señala el régimen chavista.

Durante su intervención, Guaidó sostuvo que los reconocimientos internacionales a su interinato, que incluye a buena parte de la comunidad de países de Latinoamérica y algunas naciones europeas como Suiza, Dinamarca o Reino Unido además de Estados Unidos y Canadá, demuestran confianza y legitimidad. «Por eso logramos que ya haya compromisos para recibir ayuda humanitaria. Hay 20 millones de dólares aprobados inicialmente y nos hemos comunicado con otros países que están decididos a respaldar a nuestra gente».

Luego de leer una larga lista de países que lo respaldan, en la cual no incluyó a España, afirmó que pronto esperan un reconocimiento total por parte de la Unión Europea, en donde varios países integrantes han llamado a elecciones libres y justas en el corto plazo para constituir un gobierno que sí reconozcan.

Además calificó como «soberbia» la decisión de Nicolás Maduro de expulsar del territorio a la delegación diplomática de EE UU, y ordenar el regreso de los venezolanos acreditados ante ese país. «A esos funcionarios les digo que se pueden quedar en Venezuela. Esperamos que también se queden todas las demás embajadas. Y a nuestros funcionarios fuera en Estados Unidos les digo que desconozcan al usurpador y se queden en sus puestos de trabajo para atender a nuestros migrantes, no los dejen solos», llamó. Aseguró que una funcionaria consular venezolana en Houston le había respondido: «A la orden, presidente. Aquí me quedo».

Entretanto, Maduro hablaba en la sede del poder ejecutivo. Desde allí, condenó las palabras del ministro de asuntos Exteriores español, Josep Borrell, quien más temprano lo llamó «presidente de facto» y afirmó que su país exige una convocatoria a elecciones en Venezuela. «Las declaraciones del canciller español son insolentes. Si ellos quieren elecciones que hagan elecciones en España porque allá no hay un presidente elegido. (...) ¿Ésa será la política de Pedro Sánchez o fue un error de una lengua destemplada? (...) A nosotros nadie nos amenaza y si quieren irse de Venezuela que se vayan con su embajador y todo su personal. No nos importa», espetó.

Afirmó además que la «arremetida imperialista» que sufre su Gobierno es porque «nos metimos con el dueño del circo (EE UU), y no con los satélites. Si ellos quieren por las buenas, chévere, pero si se quieren volver locos, allá ustedes presidente Trump». No obstante, apuntó que la ruptura de relaciones es con la Casa Blanca y no con todo el país. «Si nos compran petróleo, venderemos petróleo. Y si no lo hacen, lo haremos en otro lado», señaló Maduro.

Washington considera a Guaidó como legítimo presidente de Venezuela y se había informado que el «interino» estaba listo a nombrar directiva para la petrolera venezolana en territorio estadounidense. Pero ayer evitó decir tales nombres, ni adelantó si nombrará un gabinete paralelo al chavista. «La burocracia está secuestrada por la dictadura. Lo primero es proteger los activos que hoy están a merced de una cuerda de ladrones. Pero nombrar a los cuentadantes es algo muy cuidadoso».

Diálogo sí, pero con objetivos

Nicolás Maduro dijo haber recibido un mensaje de Guaidó queriendo reunirse con él. Añadió que está dispuesto a encontrarse con él dónde sea, «hasta en el pico Humboldt a las tres de la mañana voy, si tengo que ir con capucha voy, si tengo que ir desnudo voy». Diosdado Cabello, el segundo hombre fuerte del chavismo, afirma haberse encontrado con el presidente de la Asamblea Nacional. Pero Guaidó lo niega, aunque dijo que lo haría manteniendo sus objetivos. «Si quieren lograr el cese de la usurpación, el gobierno de transición y elecciones libres, bienvenidos a hablar en el momento que sea, eso lo extiendo al alto mando, a todo funcionario, los esperamos en el despacho de la Asamblea Nacional». Reiteró que el Parlamento aprobó una Ley de amnistía para todo aquel funcionario que ayude a sustituir al gobierno, incluyendo al propio Nicolás Maduro. Ese ofrecimiento, hecho desde la noche del jueves, no obtuvo respuesta por parte de quien ocupa el palacio presidencial

Juan Guaidó sigue aspirando que la Fuerza Armada Nacional lo respalde y ayude a deponer a Maduro. «Ya aquí tenemos pueblo y comunidad internacional, sin divisiones, solo faltan ustedes», lanzó. Repitió la ruta planteada de «cese de usurpación, gobierno de transición y elecciones libres» llamando a los militares a respetar la Constitución. «En los próximos días les vienen pruebas importantes. Primero con su conciencia y sus familiares. Y luego con ese pueblo que pasa hambre. ¿Van a permitir o no el ingreso de la ayuda humanitaria?».

El presidente de la Asamblea Nacional anunció que el domingo las personas acudan a los puestos de comando militar en pequeños grupos con copias de la ley de amnistía aprobada en el Parlamento, así como entregarla a «su familiar militar, su vecino militar, su conocido militar, hagamos que el mensaje llegue».

Admitió que para entenderse con los cuarteles hace falta el perdón. «Yo sé que a veces no es fácil. Han servido para la represión. Pero por encima de eso está el país». Guaidó también anunció nuevas movilizaciones para la próxima semana aunque no quiso dar detalles de lugar y día. La batalla se juega día a día.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs