El Sevilla piensa en Unai Emery como recambio de Julen Lopetegui

La opción número uno del Sevilla para sustituir a Julen Lopetegui sería Unai Emery.

Unai Emery con el Arsenal.
Unai Emery con el Arsenal.Luis VieiraAP

El técnico vasco vive su peor momento desde que llegase en verano al banquillo del cuadro hispalense. Tanto es así que ya se habla de un posible cambio de entrenador en el Sevilla y de Unai Emery como el gran favorito para sustituir a Julen Lopetegui.

Según Deportes Cuatro, el equipo andaluz se plantea la destitución de su técnico a medio o a corto plazo, mientras que Julen Lopetegui cree que dará la vuelta a la situación y que terminará la temporada al frente del Sevilla. No obstante, la sombra de Unai Emery, sin equipo desde que en noviembre fuera despedido del Arsenal, ya sobrevuela el Sánchez Pizjuán.

Unai Emery abandonó el Sevilla para intentar convertirse en el mejor entrenador del mundo en el PSG

El vasco aseguró recientemente que en su paso por el París Saint-Germain (2016-2018) consiguió muchos títulos pero falló “por detalles” ganar la Liga de Campeones, por lo que consideró que dejó escapar la ocasión de ser el mejor entrenador del mundo.

En París pude convertirme en el mejor entrenador del mundo. Dejé escapar la ocasión”, indicó Unai Emery en una entrevista publicada por la revista francesa “France Football”.

Emery atribuyó al arbitraje la eliminación de su equipo en octavos de final de la Liga de Campeones en los dos años que entrenó en el Parque de los Príncipes, contra el Barcelona y frente al Real Madrid.

El técnico consideró que en el primer año, el partido de ida en París fue “de alto nivel” y acabó con un 4-0 a su favor. “En la vuelta nos eliminaron porque no existía el VAR todavía (6-1), claramente nos eliminaron por decisiones arbitrales”, señaló.

El segundo año, contra el Madrid, perdimos contra un equipo que firmó un triplete histórico y, aun así, en el partido de ida habría que hablar del arbitraje también”, agregó.

El entrenador aseguró que pasar del Sevilla al PSG fue “subir un escalón o más” porque aprendió “la exigencia de ganar obligatoriamente”.