Esto es todo lo que tienes que saber antes de operarte la nariz

La rinoplastia devuelve la belleza y armonía a tu rostro. ¿Sabes cuánto cuesta y cómo es el procedimiento?

La influencer María Pombo se ha sometido a dos rinopastias.
La influencer María Pombo se ha sometido a dos rinopastias. FOTO: @mariapombo

La nariz es el órgano más visible de nuestra cara, y por ello tiene gran importancia en la estética facial. Tener la nariz muy grande, curvada o desviada puede hacer que las personas tengan desde complejos leves hasta auténticos problemas psicológicos de autoestima. La rinoplastia es la operación que corrige todas las estructuras nasales y da una forma armónica a la nariz.

Esta es una de las intervenciones estéticas más demandadas tanto por hombres como mujeres en nuestro país, aunque también se puede realizar para corregir problemas respiratorios. Lester, concursante de la Isla de las Tentaciones, ha sido uno de los últimos en mostrar su proceso de recuperación tras someterse a una rinoplastia. La reina Letizia o actrices como Angelina Jolie también ha pasado por quirófano para conseguir rasgos más armónicos.

Esta intervención es una de las prácticas quirúrgicas más demandadas dentro del mundo de la cirugía estética, aunque no hay que pensar que podemos ir con una fotografía y salir del quirófano con la nariz de otra persona. Una rinoplastia no solo deja perfecta la forma de la nariz, sino también proporcionada con las medidas de la cara del paciente.

Existen diversas intervenciones que se pueden realizar para modificar la forma de la joroba o la punta de la nariz. Otras veces hay que corregir la dirección del hueso al tener un tabique roto o desviado. Una de las técnicas más demandadas en la actualidad es “liberar” la punta de la nariz para que al sonreír esa punta se levante.

Son evidentes los cambios de la actriz Jennifer López en su rostro
Son evidentes los cambios de la actriz Jennifer López en su rostro FOTO: Doctor Esquivel Instagram

La cirugía

Cada vez son operaciones más rápidas y el periodo de recuperación es menor. La intervención suele durar entre una y dos horas y se realiza con anestesia general. Después de haber realizado las pruebas preanestésicas, el paciente tiene que llegar a la clínica en ayunas. Tras la operación hay que estar un día ingresado en la clínica.

Durante el periodo post- operatorio, el paciente tiene que llevar una escayola para proteger los huesos nasales y unos tapones que se retirarán a las cuarenta y ocho horas.

Es muy habitual que se hinche la zona que rodea los ojos y quede amoratada, aunque esta hinchazón va a desaparecer de forma gradual. A partir de las cuatro semanas se puede empezar a ver el resultado, aunque la nariz necesita de varios meses para “asentarse” del todo.

Por lo general, los pacientes pueden volver al trabajo el día después de la cirugía si no ha habido ninguna complicación, aunque hay que evitar actividades intensas como el deporte.

¿Y la edad? Si el crecimiento ya está completado, hay pacientes que se han operado desde los dieciséis años. Esta operación no está contraindicada tampoco en personas de edad avanzada, ahora que la calidad de vida ha mejorado significativamente. La corrección estética de la nariz no afecta a su funcionalidad, por lo que no hay ningún grupo de pacientes, a priori, a los que se les desaconseje la operación.

El precio de la rinoplastia dependerá de la complejidad de cada nariz, la clínica en cuestión y la reputación del cirujano, y suele rondar entre los cuatro mil y los seis mil euros de media.