La primera Leica con carrete fotográfico hace historia en una subasta

El prototipo, de 1924, lleva grabado el nombre de su inventor y se ha vendido por 14,4 millones de euros.

Serie 105 Leica
Serie 105 Leica FOTO: Leica

Fue una auténtica revolución en el mundo de la fotografía y el periodismo. En 1924, salió al mercado la primera Leica con carrete fotográfico de la historia. Un aparato que mejoró y optimizó el trabajo de los profesionales, ya que utilizó carretes de 135mm, el formato que acabó imponiéndose.

Ahora, acaba de subastarse en Wetzlar (Alemania) por 14,4 millones de euros la serie 105 de la cámara, que lleva grabado el nombre de su propietario e inventor, Oskaf Barnack.

Los responsables de su venta en Wetzlar, donde dos veces al año se celebran las subastas de cámaras y aparatos ópticos antiguos más importantes del mundo, destacaron que el modelo ha estado todo este tiempo en manos de la familia del inventor y que ha sido adquirido por un coleccionista estadounidense. Esta serie había sido tasada en dos a tres millones de euros, precio que, como decimos, se ha quintuplicado, lo que ha hecho que se haya convertido en la más cara jamás vendida. ´

“La Leica 0 con el número de serie 105 no es solo la Leica más importante y significativa que existe, sino, a la vez, uno de los más sobresalientes hitos en la historia de la fotografía”, destacan los organizadores de la subasta. El récord de venta también lo ostentaba, hasta ahora, una Leica, aunque se trataba de la serie 0, de la que solo se fabricaron 23 unidades. Se subastó por 2,4 millones de euros en un evento celebrado en 2018.