El museo más fotogénico de Madrid

El antiguo taller ferroviario de los años ochenta es hoy uno de los espacios más demandados como escenario fotográfico de arte

Madrid y su arquitectura industrial siempre ha sido un gran escenario de fondo a la hora de realizar una buena foto. Además de los lugares turísticos que caracterizan a la capital, en las redes sociales, el Centro de Artes de Vanguardia y Resistencia Artística Internacional «La Neomudéjar», es un antiguo taller ferroviario y ahora, uno de los museos más elegidos como escenario fotográfico.

En la pinacoteca hay exhibiciones todos los días, sus paredes tanto interiores y exteriores están plagadas de arte de estilo vanguardista en todos sus ángulos. Por ello, cualquier lugar del centro es un digno fondo de una foto. Muchos colectivos lo saben, por eso a la hora de elegir el paisaje perfecto no dudan en acudir a «La Neomudéjar». Así lo demuestra la cantidad de publicaciones que a diario aparecen en las redes sociales más famosas de hoy, las cuales la ubican como el segundo museo más fotogénico de la capital, después del Reina Sofía.

Si bien la Neomudéjar es actualmente uno de los museos más representativos del estilo vanguardista en Madrid, no siempre lo fue. El museo está instalado en unas antiguas dependencias de Adif, de finales del siglo XIX. Su construcción pertenecía a la antigua estación de Atocha y era la parte final de la vía del tren a la que llegaban los materiales que se surtían directamente desde los vagones de mercancías. Era solo un taller de aprendizaje de los trabajadores del tren y almacén de material ferroviario, pero llevaba décadas en desuso.

El museo, que está situado entre la estación de Atocha y Menéndez Pelayo, es un Centro de Artes, experimentación y creatividad que desde Julio de 2013 se ha propuesto rescatar los espacios en desuso para reutilizarlos con fines culturales de calidad. De este modo, sus fundadores Néstor Prieto, Francisco Brives y Natalia Sonzogny, abrieron las puertas del museo como un centro autogestionado, libre y de resistencia artística.

El cambio que sus fundadores ofrecieron sin duda hoy está teniendo una gran acogida. Muchos modelos y fotógrafos famosos no han dudado en elegir este espacio como un lugar auténtico para sus sesiones de fotos. Cabe destacar que, aunque los visitantes pueden realizarse selfies o algunas fotos aprovechando el arte de sus paredes, se necesita un permiso especial para realizar álbumes fotográficos profesionales con fines comerciales.

El «Neomudéjar» es precisamente un estilo arquitectónico con importantes muestras en nuestro país. Frente a otras tendencias alrededor de Europa, este estilo representa exclusivamente a España y este museo madrileño es un viaje al pasado del arte nacional. Por ello, no es de extrañar que muchos se vean atraídos por las exposiciones que frecuentemente se ofrece en sus salones.

Así, Mireia Pérez Rodríguez, una escultora que tuvo la oportunidad de mostrar su proyecto «Transproporción» en el evento «Perneoperformanceart» en julio del año pasado, comentó la gran experiencia que tuvo en el museo. Para ella, «el espacio fue crucial en el desarrollo final de la acción». «Como creadora, fue esencial conocer previamente los salones, ya que quería desarrollar la introducción de la pieza a partir de él. Del mismo modo, quería proyectar su propio recorrido durante la acción y el del público». Desde su apertura, La Neomudéjar continúa siendo un espacio que promueve a las «New Media Arts» y a los creadores de vanguardia, para darle ese espacio y oportunidad que tanto necesitan los artistas de este estilo.