Ayuso sopesó el adelanto de elecciones ante una posible moción de censura

Descarta una llamada anticipada a las urnas. Confiesa que se planteó la posibilidad debido a la «indefensión» de su Ejecutivo por la campaña del PSOE y su delegado de Gobierno

Presidenta de Madrid presenta la Tarjeta Sanitaria Virtual
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, durante la presentación de la Tarjeta Sanitaria Virtual, este lunes, en una farmacia madrileña.J.J. GuillénEFE

Un escenario que, a día de hoy, es «política ficción», marcó ayer la agenda de los partidos políticos de la región: un adelanto electoral en la Comunidad de Madrid que la propia Isabel Díaz Ayuso se encargó de descartar. La presidenta de la Comunidad de Madrid confesó en declaraciones a TVE que, efectivamente, «sopesó todos los escenarios», entre los que se incluía una llamada anticipada a las urnas. Ahora bien, también afirmó que «desde luego, no voy a convocar elecciones. Es una decisión que me compete a mí y no lo voy a hacer».

¿Los motivos? No estaría tanto en la complicada relación de gobierno con Ciudadanos –«si tuviera que volver a pactar lo haría con ellos», aseguró Ayuso– como en la estrategia emprendida por el PSOE y, por tanto, por el Ejecutivo de Pedro Sánchez, con respecto a la Comunidad de Madrid. La presidenta deslizó que los socialistas siempre «están diciendo que nos van a presentar una moción de censura en Madrid, que no lo descartan, y que van a desestabilizar» a su Ejecutivo, a lo que hay que sumar un delegado del Gobierno que apunta «directamente contra el Gobierno autonómico, algo que jamás se había visto». «Estoy en una situación de indefensión ante el escenario político que estamos viviendo, donde no me cabe la menor duda de que para el PSOE no existe ahora mismo otra misión que la Comunidad de Madrid y partir mi Gobierno», añadió Ayuso.

Así, ayer eran especialmente esperadas las palabras del delegado del Gobierno, a la sazón secretario general de los socialistas madrileños, José Manuel Franco. Ayuso recordó que Franco, además de decir en repetidas ocasiones que «hay que ir a por todas en Madrid», reconocía en un vídeo a sus alcaldes que tenían que «retorcer» el drama de las muertes en residencias para obtener rédito político. Además, les animó a conseguir la imputación de la presidenta por este asunto. Algo que el Ejecutivo regional cree que va más allá de las arengas, ya que Franco, en su condición de delegado del Gobierno, es responsable también de la Policía Judicial. El propio vicepresidente, Ignacio Aguado, afirmó que sus palabras constituían un precedente «muy grave», ya que «no respeta la separación de poderes».

En este sentido, Franco aseguró ayer que mantenía su «lealtad» respecto al Gobierno autonómico, pero no por ello dejará de decir lo que piensa. «Tengo claro cuáles son mis funciones como delegado y como secretario del PSOE-M. Tengo opinión personal y antepondré siempre los intereses de todos los madrileños a intereses coyunturales que pueda tener mi partido en determinado momento», dijo en rueda de prensa.

Mientras, desde Cs, fueron varias las voces que descartaron una llamada a las urnas. Aguado declaró que «no está encima de la mesa llevar acabo un reajuste de la Comunidad de Madrid». Por su parte, su portavoz en la Asamblea, César Zafra, calificó de «preocupante» que Ayuso barajara esta posibilidad «en una situación de pandemia».

El escenario de un adelanto electoral en Madrid trascendió la política regional y obligó al presidente del PP, Pablo Casado, a posicionarse al respecto. Según Casado, las coaliciones de su partido con Ciudadanos «son sólidas» en todos los Ejecutivos en los que gobiernan. «Lo que queremos es culminar la legislatura porque pensamos que es positiva para los madrileños, bajando impuestos, mejorando la educación, mejorando la sanidad y también siendo el motor económico como ahora es la Comunidad de Madrid», aseguró.