“El Goyito”, el mítico alunicero, pacta una condena de tres años con la Fiscalía

Gregorio Rodríguez García, el nombre real del conocido delincuente madrileño, ha sido condenado por la Audiencia Provincial por una decena de robos con fuerza

Esta imagen de "El Goyito" es mítica porque se paró a hablar con la Prensa aunque iba en un coche robado
Esta imagen de "El Goyito" es mítica porque se paró a hablar con la Prensa aunque iba en un coche robado

En calle Mata del Agua, en Villa de Vallecas, todo el mundo habla bien del «Ojo Turbo». Al mítico alunicero Gregorio Rodríguez García, más conocido como «El Goyito» en los entornos policiales, le llaman así en el barrio por su mirada estrábica pero todos le respetan. No es que sea de los delincuentes más espabilados y eso es precisamente lo que le ha llevado a acumular tantas detenciones pero lo que sí es cierto es que da muchísimo trabajo a la Policía.

Comenzó a delinquir de muy niño y a los 14 años los agentes de la zona de Vallecas y Entrevías ya le conocían de sobra. Empezó dando palos con su hermano en hoteles pero su destreza delincuencial está vinculada al volante. Comenzó a robar Fiat Tipo y conducía aún siendo menor. Pronto se hizo todo un experto al volante y durante los alunizajes que pronto comenzó a perpetrar hacía de piloto: el conductor; es decir, el que se lleva la mejor parte del botín porque su papel en el robo, obviamente, es vital. O suelen. Porque «El Goyito» parece que no es de los que amasan fortunas, viven rodeado de lujos y acumulan patrimonio, como tantos míticos aluniceros.

Él al parecer, no tiene gran solvencia económica y vivía con su mujer en un modesto piso cerca del Plenilunio y no le hacía ascos a todo tipo de robos con fuerza: tiendas de telefonía, perfumes, ropa de lujo... Sus andanzas están ligadas a las de su «compadre» Adán Silveira, «El Fernando Alonso de los alunizajes” pero le ha ido peor que a él y prácticamente que a todos sus colegas de gremio porque, para lo joven que todavía es, ya ha estado mucho tiempo preso. Ahora ha vuelto a pactar con la Fiscalía otros casi tres años.

Según informó ayer el TSJM, la Sección 16 de la Audiencia Provincial de Madrid le ha condenado a dos años, ocho meses y un día de prisión por un delito continuado de robo con fuerza en establecimiento abierto al público, un delito continuado de hurto y robo y otro de pertenencia a grupo criminal, tras alcanzar un acuerdo con Fiscalía. «El Goyito» ya había sido condenado por los mismos hechos a nueve meses pero el TSJM ordenó repetir el juicio por indefensión y ahora, ha salido perdiendo.

El TSJ ordenó la repetición del juicio al estimar indefensión al habérsele expulsado de la sala de vistas por su mal comportamiento, cercenándosele así el conocimiento del desarrollo del juicio con todas sus incidencias y, como secuela, el alegato que pudieran hacer los acusados para matizar, completar, contradecir o rectificar lo conveniente a su entender, posibilitando que el Tribunal incorporase elementos de juicio para apreciar en conciencia, conforme exige el artículo 741 de la Ley de Enjuiciamiento criminal, lo manifestado.

Llegado el momento del juicio, tanto Gregorio Rodríguez García como el otro procesado por los mismos hechos, Luis Miguel González Vicente, se han conformado con la solicitud de pena propuesta por la Fiscalía, que en el caso del segundo es de dos años, seis meses y un día.

Cabe señalar que ambos, según el TSJ, han consignado las indemnizaciones establecidas para los perjudicados por sus acciones delictivas, que asciende a la totalidad de 25.032 euros. La sentencia, al ser de conformidad, ha alcanzado firmeza, y a ambos se les abonará el tiempo que llevan privados de libertad por esta causa para el cómputo de la pena.