El Museo Nacional de Ciencias Naturales cumple 250 años: de la colección privada de un criollo a las 300.000 visitas anuales

Con motivo del aniversario de su creación en Madrid, el espacio organizará varias actividades especiales

En origen, el Museo Nacional de Ciencias Naturales fue el Real Gabinete de Historia Natural de Madrid.
En origen, el Museo Nacional de Ciencias Naturales fue el Real Gabinete de Historia Natural de Madrid. FOTO: Gonzalo Pérez Mata La Razón

A principios del siglo XVIII, el capitán de navío Fernando Franco Dávila se enamoró de Magdalena Ruiz de Eguino. Ocurrió al poco de atracar en la costa del Pacífico de la región litoral de Ecuador, aunque por aquel entonces esto era un pedazo más de la inmensa superficie que abarcaba el Virreinato del Perú; unos años después, de la unión del sevillano y la criolla nació Pedro, el tercer hijo de los siete que acabarían conformando esta familia afincada en Guayaquil. Pronto aquel niño se convertiría en un adulto que, sin embargo, mantenía intacta una cualidad desde la infancia: era muy curioso y le encantaba el coleccionismo.

Su afición era tal, que llegó a recopilar durante sus largos viajes por Europa un enorme tesoro de especímenes botánicos, zoológicos y geológicos que llamó la atención del mismísimo Fernando VI, quien se interesó por hacerse con algunas de las joyas del naturalista. Tras varias ofertas rechazadas, fue Carlos III el que terminó aquello que había empezado su padre aceptando el botín en donación a cambio de constituir con él un Real Gabinete de Historia Natural en Madrid con la condición de abrirse bajo la dirección de Pedro Franco Dávila. El monarca firmó el decreto de su creación el 17 de octubre de 1771, hace justo 250 años.

El Museo Nacional de Ciencias Naturales se localiza en el número 2 de la calle José Gutierrez Abascal, en Madrid.
El Museo Nacional de Ciencias Naturales se localiza en el número 2 de la calle José Gutierrez Abascal, en Madrid. FOTO: Gonzalo Pérez Mata La Razón

Desde entonces, el Museo Nacional de Ciencias Naturales no solo ha cambiado de nombre en varias ocasiones y hasta de localización, sino también ha visto crecer sus depósitos hasta contar hoy con más de diez millones de ejemplares. Además, cada año visitan este enclave 300.000 personas, un logro que, seguro, enorgullecería a su fundador, que apostó en el Siglo de las Luces por abrir las puertas de su colección a cualquiera que quisiera conocerla, sin restricción de procedencia o clase social. Que el Museo Nacional de Ciencias Naturales nació por y para los curiosos y curiosas a quienes se dirige ahora una programación especial con motivo de tan señalado cumpleaños.