Madrid ya tiene un mapa de “zonas saturadas”: estas son las áreas donde desaparecerán las terrazas

Serán un total de 89 instalaciones, 62 situadas en bandas de aparcamiento y otras 27 de Zonas de Protección Acústica

Mapa de zonas saturadas, publicado hoy por el Ayuntamiento
Mapa de zonas saturadas, publicado hoy por el Ayuntamiento FOTO: Ayuntamiento de Madrid

El mapa de zonas saturadas prometido por el Ayuntamiento de Madrid ya ha cobrado forma. El Área de Coordinación Territorial y Participación Ciudadana, con Silvia Saavedra (Cs) al frente, hizo ayer público las zonas en las que, junto a una alta ocupación del espacio por las terrazas de hostelería, concurren algunas de las otras condiciones, como el elevado tránsito peatonal, las afecciones medioambientales u otras circunstancias. En resumen: las terrazas situadas sobre bandas de aparcamiento, aprobadas de forma excepcional durante la pandemia, deberán desaparecer de estos espacios, en virtud de la nueva Ordenanza de Terrazas. Así, el mapa incluye lo que se considera «zonas saturadas definitivas», en color verde, y las «zonas de alta ocupación en proceso de valoración», en color naranja.

Saavedra, que compareció ayer junto a la vicealcaldesa, Begoña Villacís, avanzó que la ciudad perderá un total de 89 terrazas de hostelería Covid situadas en 87 tramos de calle, según se refleja en el mapa de zonas tensionadas. Así, son 31 en toda la ciudad, de las que 62 corresponden a bandas de aparcamiento. Estas 31 zonas se distribuyen de la siguiente manera: once en Salamanca; seis en Chamartín; seis en Centro; tres en San Blas-Canillejas; dos en Ciudad Lineal; y una en Retiro, Fuencarral y Chamberí. La consecuencia inmediata de dicha delimitación será que, desde ayer, se deben extinguir estas 62 instalaciones, situadas en Salamanca (51), Retiro (6) y Chamartín (5).

Estas 62 se sumarán a las 27 terrazas ubicadas en ZPAE (Zonas de Protección Acústica Espacial) de Chamberí (25 terrazas) y Tetuán (dos), ya casi levantadas en su totalidad. Y lo harán siguiendo el curso procedimental habitual: los distritos mencionados deberán notificar la revocación de la autorización a los negocios afectados; después, los inspectores (técnicos y policías) comprobarán si se ha levantado o no la terraza revocada y en función de ese resultado, se emitirán, si correspondiese, las órdenes de levantamiento.

Además de estos 31 puntos, se van a evaluar otras 22 zonas que podrían ser saturadas. Se trata de aquellas zonas en las que algunos distritos han acreditado que existe alta ocupación pero que, para convertirse en zona saturada, se tendrán que medir otros parámetros técnicos . En esta situación se encuentran ocho zonas en Chamberí; ocho en Latina; cinco en Centro y una en Fuencarral. Todas ellas serán, por tanto, objeto de revisión por la Comisión de Terrazas que culminará su examen de las mismas en el periodo máximo de un mes.

Ampliación de aceras

En lo que respecta a Ponzano, una de las zonas en la que los vecinos más han alzado la voz, no se encuentran ninguno de los dos colores. En su lugar, está señalado el azul. Como explicó Silvia Saavedra a este diario, Ponzano es un área ambientalmente protegida. Así, según la ordenanza vigente, estas zonas no deben superar la ocupación de un 40% de las bandas de aparcamiento. Por tanto, hay en marcha una medida específica prevista para esta calle: la reducción de las terrazas de forma que nunca superen ese 40% por tramo de acera. «Además, en agosto se iniciarán unas obras en la calle Ponzano que supondrán la retirada de todas las terrazas, debido a la ampliación de las aceras», señala la concejala, en referencia a los trabajos que se llevarán a cabo entre Ríos Rosas y Santa Engracia.

De hecho, la vicealcaldesa concretó que Ponzano reducirá en un 80% sus «terrazas Covid». Concretamente entre Santa Engracia y Ríos Rosas, y Maudes y Raimundo Fernández Villaverde. Eso supondrá que, a partir de la próxima semana, desaparezcan un total de 45 terrazas.

Villacís explicó que se contactó con el concejal del distrito, Javier Ramírez, para comunicarle los pasos a seguir. Así, cuando terminen las obras de ampliación de las aceras, se revisará el 20% de las terrazas restantes para revisar si cumplen con la actual ordenanza. En todo caso, la vicealcaldesa recalcó que esa ampliación de aceras «no va a suponer en ningún caso el aumento de terrazas. Siempre que se gana espacio público es buena idea. Se ha hecho desde la Junta de Chamberí, y no habrá una sola terraza más como consecuencia de esas obras».

Por el momento, la presentación del mapa provocó las críticas de la Federación Regional de Vecinos de Madrid (FRAVM). En su opinión, se «ha vuelto poner de manifiesto el sospechoso idilio que mantiene con el sector de la hostelería», en referencia a Begoña Villacís.

Por otro lado, tildaron la iniciativa de «poco ambiciosa, incompleta e inútil», ya que «deja fuera numerosas calles y plazas problemáticas de distritos congestionados como Retiro, Salamanca y Chamberí (pero también de otros como Ciudad Lineal o Fuencarral-El Pardo), espacios de conflicto que nuestros colectivos vecinales han hecho públicos y en ocasiones trasladado a sus Juntas de Distrito».

Un mapa «vivo»

En todo caso, uno de los puntos que siempre ha recalcado el Consistorio es que este mapa de zonas tensionadas no es ni mucho menos una foto fija: la intención es que sea dinámico, que se modifique a tenor de las experiencias de los vecinos, de forma que una zona actualmente no saturada pueda ser incluida como tal y viceversa. De hecho, Villacís insistió ayer en que se trata de un plano «vivo» y que se actualizará cada seis meses. Además, se dará cuenta de los datos que contenga al Pleno municipal. Sin olvidar qu la Comisión de Terrazas, de forma conjunta con los distritos, tendrá potestad para actualizarlo.

Hay que recordar que, entre los requisitos para considerarse zona saturada, se encuentra un tránsito peatonal a partir de 33 personas metro por minuto y que, exista algún condicionante como estar cerca de centros hospitalarios o centros de mayores.