Cuatro “playas” de Madrid para darse un chapuzón

La inflación y los precios de hoteles y viajes han provocado que muchos madrileños opten por quedarse en casa este verano. Aquí se pueden ver algunas opciones acuáticas para tiempos de inflación

Presillas de Rascafría
Presillas de Rascafría FOTO: Efe

El calor aprieta en la Comunidad de Madrid y algunos buscan alternativas a los viajes a la costa en busca del mar. Para aquellos que quieren disfrutar del agua, aunque en este caso de ríos, presas y embalses, y para los que gustan también de un entorno de montaña, la Comunidad de Madrid ofrece alternativas espectaculares.

Monasterio de El Paular
Monasterio de El Paular FOTO: Rascafría

Las presillas de Rascafría

En el Valle del Paular, a poca distancia de la capital, se encuentran las piscinas naturales de Rascafría. Su agua es tan cristalina que se puede contemplar el fondo, aunque es difícil aguantar mucho tiempo dentro de ella porque está muy fría. La zona está dividida en tres piscinas ubicadas en el cauce del río Lozoya, con amplias praderas verdes que se llenan de familias y grupos de amigos cada verano. La entrada es libre y gratuita y el precio del aparcamiento es, aproximadamente, de 9 € por coche y día.

El embalse de Picadas

Otro espacio natural para darse un baño refrescante en verano. Con una superficie de 92 hectáreas, este embalse está situado en San Martín de Valdeiglesias, aunque la presa que forma este embalse está próxima a Aldea del Fresno. Sus aguas provienen del río Alberche, que por cierto alberga muchas pequeñas playas a lo largo de su cauce. Alrededor hay un extenso bosque de pinos y cuenta además con una zona recreativa (La Depuradora) con barbacoas (prohibidas en los meses de verano, eso sí), mesas para comer y muchas más cosas.

Pantano de San Juan
Pantano de San Juan FOTO: Comunidad de Madrid

El pantano de San Juan

Un destino muy conocido por los madrileños. ¡Y además renueva Bandera Azul! Este pantano, situado entre San Martín de Valdeiglesias, El Tiemblo, Cebreros y Pelayos de la Presa es todo un clásico estival en la región. Con 14 kilómetros de playas, es el único embalse de Madrid donde está permitido el baño. Las zonas para practicar deportes acuáticos están bien delimitadas y separadas de los bañistas. Es importante seguir las recomendaciones de seguridad, ya que se pueden alcanzar los 70 metros de profundidad en algunas zonas del pantano.

Piscina natural de Riosequillo

En Buitrago de Lozoya encontramos una de las piscinas naturales más grandes de todo Madrid. El agua le llega directamente del Embalse de Riosequillo. La piscina natural tiene cerca de 4.500 metros cuadrados y a pesar de que su agua está tratada con cloro sigue estando igual de fría que la del río. El complejo cuenta además con zonas de descanso y merendero, baños, vestuario, un chiringuito, pista de fútbol sala y baloncesto y un área de juegos infantiles. Abre desde mediados de junio hasta finales de agosto de martes a domingo de 11 a 20 h. La entrada cuesta 5 € los adultos en fin de semana (4 € días laborables) y 3 € y 3,50, respectivamente, los niños y mayores de 65.