Cumbre Planeta

Ramón Tamames
Ramón TamamesGonzalo PerezLa Razón

El pasado lunes 11 de enero, de forma virtual y teóricamente en París, se inició la reunión «One Planet Summit», para confirmar una serie de grandes compromisos con la naturaleza. Un encuentro digital con la presencia del secretario general de la ONU, António Guterres, el presidente Macron, el de Costa Rica, Carlos Alvarado; y la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde. Naturalmente también asistió el Director del Banco Mundial, Axel van Trotsenburg, convocante junto con el presidente galo.

La sesión del Foro se dedicó, sobre todo, a las inversiones previstas para la forestación de la Gran Muralla Verde, a crear en el Sahel: una franja de vegetación en los once países que van de Senegal a Sudán, al objeto de frenar el avance implacable del Sahara. Se vegetalizarán 100 millones de hectáreas (el doble de España), de tierras degradadas. Lo que supondrá crear 10 millones de empleos durante un quinquenio, así como que una vez ultimada la plantación, se absorberán por ésta 250 millones de toneladas de CO2 (40.000 millones es la emisión global en el planeta). Sólo cabe comparar ese proyecto con la Muralla Verde que se está creando en China, a fin de parar la expansión del desierto de Gobi.

En París, también se desarrollará una reunión ministerial de la «Coalición de la Alta Ambición para la Naturaleza y los Pueblos», copresidida por Francia y Costa Rica. Y que actualmente tiene una veintena de miembros, pensándose en alcanzar el medio centenar de ellos, incluida España, en la Conferencia en cuestión. Está prevista también una mesa redonda que versará sobre «Coalición por el Mediterráneo, Mar ejemplar en 2030». Un proyecto capital, para poner coto al proceso de deterioro de las aguas del viejo Mare Nostrum. Mucho éxito en los dos grandes proyectos, en vez de continuar con el bla, bla, bla de siempre.