Javier Peña: «Vamos a realizar la primera docuserie de la historia sobre cómo resolver la crisis climática»

Entrevista a Javier Peña, creador de «Hope! En pie por el planeta», quien, móvil en mano, se ha convertido en el mayor influencer del clima del mundo con sus vídeos virales, que ya superan las 500 millones de reproducciones en redes sociales

Javier Peña, creador de Hope!
Javier Peña FOTO: Javier Peña Javier Peña

Javier Peña reconoce que, en 2018, le ocurrieron dos cosas que cambiaron su vida: se convirtió en padre y el IPCC (panel de expertos de la ONU) publicó un informe demoledor en el que advertía que sólo tenemos 12 años para evitar una catástrofe climática irreversible. Esto le llevó a abrir una página en una red social llamada «Hope! En pie por el planeta» y a elaborar vídeos cortos, dinámicos, bien documentados, en los que denuncia el maltrato que le damos al planeta. En los primeros doce meses, los vídeos superaron los 200 millones de reproducciones.

Hábleme de los inicios.

La cuenta atrás del informe del IPCC de 2018 coincidió con tener a un bebé en brazos que va a tener que vivir toda su vida en un escenario por definir. Eso te hace sentir la imperiosa necesidad de hacer algo. Así que empecé a hacer vídeos cortos traduciendo la realidad científica. En aquel momento no tenía mayor expectativa. Al poco tiempo, hasta dejé mi trabajo.

¿Cuántos vídeos has subido desde entonces?

Unos 500, que ya han tenido más de 500 millones de reproducciones en 80 países.

Ya no estás solo detrás de las cámaras, ¿quién te acompaña?

Un gabinete de científicos como Fernando Valladares, profesor de investigación del CSIC, o Fernando Prieto, CEO del Observatorio de la Sostenibilidad, que forman parte del Consejo Asesor de «Hope!», y que me han ayudado a garantizar que el rigor científico sea una marca de la casa. Que todo lo que expongo sea completamente irrefutable.

¿Por qué «Hope»?

Le puse el nombre de «Hope» (esperanza), porque es muy fácil entrar en pánico cuando te pones a investigar sobre la crisis climática. Me rebelo rotundamente a dejar esa bomba a nuestros hijos, ese mundo en crisis, con carencias y clima extremo. Pero defiendo la esperanza activa basada en hechos, porque es una herramienta muy movilizadora. El miedo paraliza.

¿Es difícil divulgar sin caer en el derrotismo?

Sí. Los datos que los científicos han puesto encima de la mesa son para echarse a temblar. Pero hay que entender que lo que el IPCC nos propone es un escenario en el que no somos lo que debemos ser: una parte activa. Es decir, que en 2030 o 2040 pasará lo que dicen si y solo si no cumplimos los objetivos climáticos fijados. Tenemos la tecnología, tenemos los recursos económicos. Lo único que falta es voluntad política.

¿De qué lado?

Me preocupa mucho que en España el tema del medioambiente esté tan polarizado e influenciado por los sectores políticos. Parece que es «algo propio de la izquierda». Esto no está pasando en otros países europeos, o se ha superado. Mark Rutte, presidente de los Países Bajos, es de derechas y defiende políticas climáticas ambiciosas; Macron, Merkel o Boris Johnson son líderes climáticos adscritos al lado derecho del tablero; eso es algo que aquí todavía no ha pasado y no entiendo por qué. Independientemente de a quién votemos, todos queremos un planeta sano. Esto no va de ideologías, va de supervivencia y bienestar social.

¿Cuál es la clave para que un vídeo sobre el clima se convierta en viral?

Hay una especie de mantra muy instalado cuando se habla de divulgación científica que dice que para llegar a mucha gente hay que simplificar el lenguaje y utilizar metáforas divertidas. Yo la verdad es que he hecho todo lo contrario [ríe]. No he rehuido a la complejidad y algunos de mis vídeos más complicados se han compartido millones de veces. Creo que esto es una gran noticia y que ha refutado ese mantra de que la audiencia no está preparada para que les hablen como adultos.

Este año darás el salto del vídeo al documental.

Así es, este año rodaremos «Hope! Estamos a tiempo», fruto del crowfunding medioambiental más grande de España, gracias al cual hemos logrado recaudar más de 130.000 euros para la realización de la primera docuserie de la historia sobre cómo resolver la crisis climática. Investigaremos que cambios se necesitan, a qué escala y a cuánta velocidad para mantenernos en los objetivos más seguros de calentamiento. Nos centraremos en dibujar un horizonte posible y en mostrar las opciones que existen para que la ciudanía pueda tomar sus propias decisiones. Será una docuserie de primer nivel, inspirada en el legado de Carl Sagan, que no se limitará al nicho de la gente que ve documentales medioambientales, sino que será un producto que pueda traer altísimos niveles de audiencia por el lenguaje utilizado y por utilizar recursos de realidad aumentada para explicarlo todo de forma impactante y didáctica.

¿Cómo puede ser el primer documental sobre cómo solucionar la emergencia climática?

¡Eso mismo me pregunto yo! Para mí, después de estudiar el problema es esencial responder a la pregunta «¿pero qué se puede hacer?», ¿qué se puede hacer para restaurar el equilibrio natural?

Cartel promocional de «Hope! Estamos a tiempo»
Cartel promocional de «Hope! Estamos a tiempo» FOTO: Gatoverde Producciones Javier Peña

¿Y qué se podría hacer?

¡Hay muchísimas! La clave es reducir el uso de combustibles fósiles, que suponen tres cuartas partes del total de las emisiones globales, pero también reducirlas en el transporte, la industria, la electricidad... La verdad es que, cuando te pones a resolver el puzle de lo que se puede hacer, te das cuenta de que es complejo pero ni mucho menos imposible. Hay muchísimas soluciones a nivel económico y tecnológico que, además, crearán empleo y nos permitirán realizar la que es la mayor aspiración del ser humano: entregarle un planeta mucho mejor a nuestros hijos.