Economía

Las fábricas de coches de Stellantis en España, obligadas a parar por la falta de componentes

Los problemas en la factoría de Opel de Figueruelas (Zaragoza) y en la planta de Vigo por la escasez de microchips incrementan los plazos de entrega de vehículos a los clientes

Coronavirus.- Zaragoza.- La producción del Opel Crossland X se retoma en la planta de Figueruelas con 1.500 trabajadores
Imagen de un operario en la planta de Opel en Figueruelas (Zaragoza) FOTO: PSA

El retraso en la llegada de componentes, y más concretamente en los microchips que regulan todos los sistemas electrónicos de los vehículos, ha obligado a suspender las actividades en las plantas de producción en España del grupo Stellantis. Esta situación, que de manera generalizada está afectado a casi todos los fabricantes mundiales, está retrasando la entrega de vehículos terminados a los clientes. Como media, las principales marcas tienen un plazo de entrega de unos cinco meses en casi todos sus modelos.

De las tres plantas que tiene Stellantis en España, la madrileña de Villaverde se encuentra en un proceso de preparación para el inicio de la producción de nuevos modelos, por lo que tiene sus líneas en trabajo de puesta a punto. Los otros dos grandes centros, en Zaragoza y Vigo, si que se han visto directamente afectadas por la falta de suministros. En concreto, la fábrica de Opel de Figueruelas se ha visto obligada a cancelar la actividad en las dos líneas de producción desde el turno de noche de este martes y hasta el del sábado por la mañana por la falta de componentes.

Ya hubo paros de actividad en la pasada semana, concretamente en el turno de noche del jueves y en los de mañana y tarde del viernes en las dos líneas, tanto la que ensambla el Opel Corsa como la que fabrica el Citroën C3 Aircross y el Opel Crossland. En principio no se ha anunciado cuando se va a reanudar la actividad productiva

Por su parte la planta de Vigo, que ya había sufrido asimismo la semana pasada paradas en ambos en sus principales cadenas de montaje, anunció ayer que la situación se ampliará hasta la próxima semana. Esta detención, que afecta a las líneas de producción que fabrican los modelos Peugeot 2008, Peugeot 301 y C-Elysée y las furgonetas Berlingo, Peugeot Rifter y Partner, Opel Combo y Fiat Doblò, se prolongará al menos hasta el próximo lunes 5 de septiembre.

La crisis en la producción de microchips se alarga ya desde hace más de un año y está afectando duramente a la la industria del automóvil a nivel mundial. A pesar de que algunos analistas afirmaron que la situación de normalizaría durante la primera mitad de este año, la realidad es que la escasez de estos componentes se mantiene y ya hay opiniones que afirman que puede prolongarse incluso durante todo el año 2023.