¿El testigo de avería del motor se queda encendido? Así es cómo debes actuar

En los vehículos matriculados después del año 2008 es obligatorio que el testigo MIL se ilumine tres accionar el contacto

El testigo Mil encendido significa avería grave. Y eso impedirá superar la ITV | Fuente: Dreamstime
El testigo Mil encendido significa avería grave. Y eso impedirá superar la ITV | Fuente: Dreamstime FOTO: La Razón (Custom Credit)

En rigor, esta lucecita amarilla con la forma de un motor y que está situada en el cuadro de instrumentos, no es el “testigo de avería del motor”, sino testigo “MIL” o Malfunction Indicator Light. El único contacto que han tenido muchos conductores con este testigo, ha sido durante esos breves momentos en los que se enciende tras accionar el contacto. Y es lo mejor que les puede ocurrir, porque esa lucecita nunca significa nada bueno:

El testigo Mil encendido significa avería grave. Y eso impedirá superar la ITV
El testigo Mil encendido significa avería grave. Y eso impedirá superar la ITV FOTO: La Razón (Custom Credit)

¿Por qué se enciende el piloto MIL?

En los vehículos matriculados después del año 2008 es obligatorio que el testigo MIL se ilumine cuando estamos encendiendo el motor. Este mecanismo sirve para verificar que el sistema de alerta de avería funciona… y que el conductor será consciente cuando eso ocurra. Algo muy importante, teniendo en cuenta que el testigo MIL se ilumina -entre otras cosas- cuando existe un defecto grave en el sistema de inyección, de alimentación, una mala combustión, etc.

Sin embargo, independientemente de la fecha de matriculación de tu coche, si el indicador MIL está encendido, el vehículo no podrá ser sometido a la prueba de gases, la cual supone un pequeño sobreesfuerzo para el motor. El objetivo de esta limitación es no poner en riesgo la mecánica del vehículo... por lo que no se podrá superar la ITV.

Aunque también hay que tener en cuenta que, según explican los expertos de itvcitaprevia.es, es común que el testigo de avería motor se encienda esporádicamente o que se quede fijo por otras averías de menor gravedad. De hecho, algunos talleres mecánicos le dan tan poca importancia a que salte este testigo (cuando no existen otros síntomas de avería), que es normal que borre directamente el fallo de la centralita. De forma que no nos de problemas a la hora de superar la ITV. En cualquiera de los casos, si la avería que accionó el testigo en un primer momento sigue estando presente… la centralita lo encenderá de nuevo.

Mecánico en su taller revisando un vehículo
Mecánico en su taller revisando un vehículo FOTO: La Razón (Custom Credit)

Causas más comunes:

  1. Presión de aceite anómala, consecuencia de un bajo nivel (o excesivo), un filtro muy sucio o en el peor de los casos, una bomba de aceite defectuosa
  2. El exceso de carbonilla provoca el mal funcionamiento del turbo o -en el caso de los coches diésel- del filtro de partículas FAP.
  3. Fallo de la sonda Lambda (sensor de oxígeno), lo que provoca valores erróneos en la centralita que gestiona la combustión.
  4. Inyectores sucios (lo notaremos porque el coche da tirones).
  5. Mal estado de las bujías o del cableado de las mismas.
  6. Fallo de las bobinas de encendido, imprescindibles en el arranque del motor y que pueden estropear el catalizador.
  7. Suciedad en la válvula EGR, que se encarga de devolver los gases de escape a la cámara de combustión.
  8. Fallo en el funcionamiento del catalizador.
  9. Mal funcionamiento del caudalímetro (mide la cantidad de aire que entra en el motor).
  10. Avería en el sensor del árbol de levas y el cigüeñal.