Romance al teléfono de Pedro Sánchez por lo de Ucrania

Chapu Apaolaza

Ring-riiiiiiiiing

¿Quién es? Soy Pedro

Sánchez, ¿me oís?

Tengo un teléfono,

un cargo, un avión,

un cáctus, una cita con Potus,

un marrón,

una vice emperatriz,

y esta cartera tan bonita

de presidente de mi país.

Por culpa de Vladimir

en Ucrania están muy mal

La guerra va a cogerme

en camisa color coral.

Pero la vida sigue,

he cenado pescado,

El lío de Cataluña

es cosa del pasado.

La mesa de diálogo,

el descanso estival,

el precio de la energía,

sería coyuntural.

Ahora que lo pienso,

no tiene pinta de bajar.

Al aparato, el señor Biden,

“¿How are you, amigo mío?”

Joe siempre tan familiar,

sedante, y dormido,

¿Y este tipo grabando?,

debe ser amigo mío.

En la foto me pongo así y ‘asao’,

el bolígrafo en la izquierda,

el teléfono con la derecha.

Ahora cambiamos de lado.

No creáis que se trata de un conjuro siniestro,

Lo hago para que se entere la peña,

Que hasta estando las potencias a la greña,

Pedro Sánchez es ambidiestro.

¿La vicepresidenta dónde está?

En casa con covid, muy harta,

Iglesias le ha sacado del ‘No a la guerra’ la pancarta.

De Pablo Yolanda está hasta el moño,

los de Podemos la tienen hasta el mismísimo pacto de Estado por la reforma laboral.

Todo pasa no preocuparse, la suerte a mí me adora.

Ayer en mi Peugeot cruzaba España con una cantimplora.

Ahora van a ponerle al Falcon un par de ametralladoras.