Más cerca de la píldora anticonceptiva mensual

Investigadores del MIT están desarrollando un anticonceptivo oral que sólo debe tomarse una vez al mes, lo que podría reducir los embarazos no deseados que resultan de olvidarse de tomar una dosis diaria. Según los autores, este tipo de anticonceptivo mensual podría tener un impacto significativo en la salud de las mujeres y sus familias, especialmente en el mundo en desarrollo.

El nuevo anticonceptivo está contenido dentro de una cápsula recubierta de gelatina y puede transportar un medicamento anticonceptivo por tres semanas. Esta cápsula permanece en el estómago después de ser tragada y libera gradualmente el medicamento. Las pruebas en cerdos mostraron que este tipo de liberación del fármaco puede lograr la misma concentración del fármaco en el torrente sanguíneo que tomar una dosis diaria. La nueva píldora anticonceptiva se basa en sistemas de administración de medicamentos en forma de estrella que el equipo del MIT desarrolló previamente, y que pueden permanecer en el tracto digestivo durante días o semanas después de ser ingeridos. Los sistemas de entrega se colocan en cápsulas de gelatina que se disuelven una vez que alcanzan el estómago, lo que permite que los brazos cruzados de la estrella se expandan y liberen lentamente su carga.

Para hacer que dure de tres a cuatro semanas los investigadores tuvieron que incorporar materiales más fuertes que los usados en las versiones anteriores, que podrían sobrevivir en el ambiente hostil del estómago hasta dos semanas. Probaron materiales sumergiéndolos en fluido gástrico simulado, que es muy ácido, y descubrieron que dos tipos de poliuretano funcionaban mejor para los brazos y el núcleo central de la estrella. Así, cargaron el medicamento anticonceptivo levonorgestrel en los brazos del dispositivo y vieron que al cambiar las concentraciones de los polímeros que mezclan con el medicamento, podían controlar la velocidad a la que se libera. Una vez que la cápsula llega al estómago, se expande y queda alojada.

En un estudio de cerdos descubrieron que las cápsulas podían liberar el medicamento a una velocidad constante hasta cuatro semanas. La concentración del fármaco en el torrente sanguíneo de los cerdos fue similar a la cantidad que estaría presente después de ingerir tabletas diarias de levonorgestrel. Sin embargo, las cápsulas mantuvieron estos niveles durante casi un mes, mientras que las tabletas duran sólo un día. Para su uso en humanos, la cápsula estaría diseñada para descomponerse después de tres-cuatro semanas y salir del cuerpo a través del tracto digestivo.